El enoturismo crece en seguidores y en innovación

Las cifras son todavía modestas -no más de millón y medio de personas al año-, pero el enoturismo, muy extendido y consolidado en Francia e Italia, o en el californiano valle de Napa, avanza imparable en España, el mayor viñedo del mundo.

"Está en auge porque el vino está de moda y porque es un turismo muyemocional, experiencial", ha manifestado Mónica Figuerola, directora general de Turismo de La Rioja, comunidad a la que el 70% de sus visitantes acuden atraídos por las excelencias de sus caldos y la cultura creada a su amparo.

Por su parte, Mercedes Cantalapiedra, concejala de Cultura, Comercio y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid sostiene que "aún falta el último empujón para que podamos considerarla una actividad plenamente consolidada, pero ya se ha demostrado que no se trata de una moda, aunque inicialmente pudiera parecerlo, sino de un tipo de turismo totalmente establecido, rentable y con muchas perspectivas de futuro".

Fue hace cuatro años cuando, al amparo del prestigio y la calidad de los vinos de Ribera del Duero, y de otros valores gastronómicos, monumentales y culturales de la zona, el Ayuntamiento de Valladolid decidió aunar esfuerzos -bodegueros, empresarios hosteleros, agencias de viajes, entre otros miembros del secto- para convertir la ciudad y su provincia en un "referente enoturístico".

Los resultados son satisfactorios, con veinte mil visitantes más en 2008 respecto al año anterior y unos ingresos anuales de unos 20 millones de euros, destaca Cantalapiedra. "El vino y la gastronomía -insiste- son dos de nuestros principales reclamos turísticos".

Escapadas regadas de vino


Son turistas que viajan en familia o en grupo, por periodos cortos (fines de semana y puentes), con pernoctación en hoteles de cierta categoría (tres y cuatro estrellas) y que se organizan personalmente aprovechando las recomendaciones de amigos y familiares, con la ayuda de internet y de las oficinas de turismo en el destino. Su nivel de gasto (unos 100 euros diarios) se sitúa por encima de la media nacional y su índice de satisfacción es muy elevado.

El Penedés catalán es, con casi medio millón de visitantes en 2008, uno de los destinos con más éxito, si bien hay que tener en cuenta que en esta comarca tienen su sede tres de las bodegas españolas más visitadas: Codorniú, Freixenet y Torres. Los otros son La Rioja, Rías Baixas, Ribera del Duero y Jeréz.

Para Angels Piñol, gerente del Consorcio de Promoción Turística del Alt Penedés, esa cifra es el fruto de años de trabajo, "hemos sembrado para recoger esto", dice, si bien entiende que el auge no ha hecho más que empezar. "Nuestros cavas y vinos son la excusa para conocer este territorio, su cultura y paisajes", destaca. "Creemos en el enoturismo", insiste.

El mismo convencimiento tienen en Andalucía. "La cultura del vino añade un plus de calidad a nuestra oferta turística", comenta a EFE Antonio Muñoz Martínez, director general de Planificación y Ordenación Turística de la Junta. "Hay que mimar -dice- el turismo del vino", y convencer a los grandes operadores turísticos sobre las oportunidades de negocio "claro" que existe.

Para el secretario general de la Federación Española del Vino, Pau Roca, el vinculo creado entre el cliente y el bodeguero durante las visitas,  ha motivado que "las últimas inversiones que están llevando a cabo las bodegas se centren en el enoturismo", tanto en remodelación de las infraestructuras y construcción de hoteles como en los proyectos de rutas turísticas en la región.

Roca ha afirmado que "el enoturismo aún no ocupa gran parte de la facturación de las bodegas" y que las inversiones suponen un "esfuerzo personal y económico para el bodeguero" y ha añadido que España, "aún tiene una oferta atomizada" y, por tanto, es difícil saber "qué nos ofrece cada región".

En este sentido, la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin) intenta concentrar y estructurar la oferta enoturística española, y según su presidente y alcalde de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), José Fernando Sánchez Bódalo, este tipo de actividades son "una vía de ingresos complementaria y cada vez de mayor importancia a la producción vitivinícola".

Bódalo ha explicado que, por medio de la certificación de las "Rutas del Vino de España", con 13 itinerarios en las principales regiones vitivinícolas, Acevin ha planteado el enoturismo "como una estrategia de desarrollo local del territorio" y ha añadido que dicha actividad "impulsa el progreso socioeconómico integral y sostenible y mejora la calidad de vida de la población".

Reunión enológica

Organismos públicos y entidades privadas se unirán, del 21 al 24 de octubre en Barbastro (Huesca), en una apuesta conjunta por el turismo enológico.

La capital del Vero acogerá esos días el segundo Congreso Internacional de Turismo Enológico, en el que tomarán parte personalidades en la materia, como Pancho Campo -primer Master Wine español- y Valentino Valentine -Presidente de la Asociación de Ciudades del Vino de Italia-, además de doce instituciones públicas y entidades privadas.

El encuentro quiere promover la participación de los diferentes sectores vinculados al vino y al Turismo Enológico junto a la gastronomía y la cultura.
 
Noelia Cedrés (actualidad@hosteltur.com)
 
VINO_B~1.JPGVINO_B~1.JPG

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.