Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

El Hotel Ritz de Barcelona deberá cambiar de nombre

16 noviembre, 2009
El Tribunal Supremo (TS) ha acordado que el Hotel Ritz de Barcelona, situado en la calle Roger de Llúria, deje de usar dicha marca. Resuelve así una disputa entre el Hotel Ritz Madrid y el establecimiento de la Ciudad Condal, al insistir en que el nombre comercial del alojamiento barcelonés ha caducado porque "se aparta de la calidad y circunstancias que caracterizan" a la marca Hotel Ritz.
Además, sostiene que induce a engaño a los clientes, que pueden resultar defraudados ?por una prestación que no es acorde con la tradicional de lujo que pretendían contratar?. El tribunal considera que el Hotel Ritz de Barcelona carece de razón al sostener que ?el titular del signo distintivo es libre de variar o modular sus prestaciones como mejor convenga a sus intereses?.
 
No obstante, al igual que hizo la Audiencia de Barcelona, el TS sostiene que ?no hubo violación de la marca porque la entidad Roger de Llúria SL no utilizó el signo Hotel Ritz, sino el de Hotel Ritz de Barcelona?.
 
En una sentencia de la Sala de lo Civil, el Alto Tribunal confirma así el fallo de la Audiencia Provincial de Barcelona, que en 2005 consideró caducado el nombre del establecimiento barcelonés y pidió a la compañía que se abstuviera en el futuro de utilizar el signo ?Hotel Ritz".
 

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 2
Deberían hacer lo mismo con el hotel "Ritz" de Florencia, el cual se cae a trozos y también presta a confusión. Uno lo contrata como Ritz y cuando lo ve sale corriendo.
Decisión muy acertada. Hace un par de años estuve alojada un fin de semana y la verdad es que me llevé un chasco tremendo. Sin contar la antigüedad de la habitación y baño, sobre todo destacar la mala educación del personal de la sala de desayunos. La mayoría de los huéspedes eran americanos, lo cual no quiere decir que no entiendan el español. Pues bien, mientras estuvimos desayunando, no pararon de criticar e insultar a los clientes, poco me faltó para levantarme y llamarles la anteción. Cuando semanas más tarde vino el comercial a la agencia, le dije que el comportamiento del personal y el estado de las habitaciones no eran apropiados para la marca que representaban. Me alegra saber que se ha tomado esta decisión.