Diario 5715 16.10.2019 | 11:24
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

La industria aérea dejará atrás la peor década de su historia en 2010

16 diciembre, 2009
La Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA), en sus siglas en inglés) considera que el año que viene la industria aérea dejará atrás una de las peores décadas de su historia, a pesar de que se esperan pérdidas netas para el conjunto del sector de 5.600 millones de dólares (unos 3.860 millones de euros), mientras que para este año mantiene la previsión de 11.000 millones de dólares (7.600 millones de euros).
"Comenzamos en el 2001 con los ataques en Estados Unidos, seguimos con la epidemia del SARS, padecimos el aumento de los precios del petróleo y, ahora, acabamos de atravesar la peor recesión desde hace 60 años. Nuestra industria es muy volátil pero es que ha pasado por una presión extraordinaria", señaló en rueda de prensa el economista jefe de la IATA, Brian Pearce.

"Cuando veo las cifras de este año me asusto. Todo el mundo sabe que no somos una industria normal, pero lo peor quedó atrás. Para el 2010 algunos datos claves están yendo en la dirección adecuada. La demanda seguirá mejorando, aunque los costes del combustible siguen creciendo", señaló por su parte el director general de la asociación, Giovanni Bisignani.
 
Se elevan las pérdidas

A pesar de este optimismo, la IATA anunció que la industria aeronáutica perderá 5.600 millones de dólares (unos 3.860 millones de euros) en 2010. La cifra supera con creces los 3.800 millones de dólares de pérdida calculados en la anterior previsión de la IATA para el año próximo.

"Estamos acabando un 'annus horribilis' que cierra una década de desafíos para la aviación que podemos llamar 'decenio horribilis'. Entre el 2000 y el 2009 las aerolíneas perdieron 49.100 millones de dólares, lo que de media representan 5.000 millones por año", aseguró Bisignani.

Aerolíneas desaparecidas

La IATA calcula que en 2010 los ingresos crecerán un 4,9% respecto al 2009, unos 22.000 millones de dólares (más de 15.150 millones de euros), para alcanzar los 478.000 millones de dólares (330.000 millones de euros).

Sin embargo, los ingresos del 2010 se mantendrán en 57.000 millones de dólares (39.245 millones de euros) por debajo del pico que lograron en el 2008, de 535.000 millones de dólares (368.000 millones de eurows), lo que representará un retroceso del 11%.

"Las principales compañías están comenzando a recuperarse y a acceder al crédito, lo que nos preocupa más son las aerolíneas medianas, a las que les va a costar más volver a los niveles anteriores", explicó Pearce.

Las pérdidas serán generalizadas en 2010 en todas las regiones del mundo a excepción de Latinoamérica, la única zona del mundo que cerrará en negro tanto 2009 como 2010, con unas ganancias estimadas para ambos años de 100 millones de dólares. "Las aerolíneas en Latinoamérica han sabido actuar de manera inteligente, y han hecho operaciones que han tenido mucho éxito", señaló Pearce.

La IATA estima que en el 2010 se registrarán 2.500 millones de dólares (1721 millones de euros) de pérdidas en Europa, 2.000 millones (1.377 millones de euros) en Norteamérica, 700 millones (782 millones de euros) en Asia-Pacífico, 300 millones (206 millones de euros) en Oriente Medio y 100 millones (69 millones de euros) en África.

Durante el presente año, han desaparecido del mercado 14 aerolíneas.

En relación a los accidentes, este año se contabilizó un percance por cada 1,75 millones de vuelos, lo que representa la mitad del índice del año 2000.

Tasa europea, ilegal

Bisignani también se refirió al cambio climático y a cómo la industria aeronáutica puede colaborar en la lucha contra el calentamiento global.

El director general recordó que el sector se ha comprometido a reducir sus emisiones a la mitad en 2050 en relación al 2005 y a mejorar la eficiencia del consumo de combustible.

Sin embargo, Bisignani criticó ampliamente la intención de la Unión Europea de establecer en 2012 una tasa a las emisiones de las aerolíneas que despeguen o aterricen en el territorio comunitario. "Esto es simplemente ilegal, es contrario a la Convención de Chicago y la Unión Europea sabe que está siendo y será cuestionada".

Finalmente, consultado sobre la pandemia del virus de la gripe H1N1 y los efectos en la industria, Bisignani señaló que "las consecuencias fueron bastantes limitadas, con una reducción de entre 1,5 y 2% en el número de pasajeros, especialmente en las zonas donde la epidemia comenzó, y posteriormente en algunos países asiáticos como China o Japón".
Avatar redactor Carlos Paquito

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.