El Gran Meliá Shanghai espera una "muy alta ocupación" en su primer año de vida

El Gran Meliá Shanghai, inaugurado oficialmente el pasado día 3 aunque abierto desde el 12 de diciembre, quiere ser "un espacio de cultura latina" en el corazón económico de China. El hotel es una realidad gracias a un acuerdo "histórico" entre los gobiernos cubano y chino, que confiaron en el "know how" de Sol Meliá para gestionar el hotel. Este primer año de vida esperan que la ocupación será "muy alta" y ya se produce "mucha demanda" sobre todo de países latinos y europeos.

La agenda política bilateral entre Cuba y China contiene muchos campos de interés común para las dos naciones. Pero quizá haya sido la única agenda política del mundo que preveía, además, la construcción de un hotel.

El acuerdo entre ambos gobiernos hizo posible crear una empresa mixta, formada por las sociedades públicas Cubanacán (Cuba) y Suntime (China), para construir y explotar un nuevo hotel de lujo en Shanghai, el centro neurálgico de la economía en mayor crecimiento del mundo.

Cuba y China confiaron en Sol Meliá para ejecutar este proyecto, algo lógico puesto que esta compañía es líder en Cuba, con 24 hoteles en ocho destinos diferentes y más de 10.000 habitaciones repartidas entre las cuatro marcas Paradisus, Meliá, Sol y Tryp.

El fruto del acuerdo político bilateral y de la experiencia de Sol Meliá fue inaugurado el día 3 de febrero, aunque está abierto desde diciembre. El Gran Meliá Shanghai se ubica en el distrito financiero de esta ciudad y se beneficiará este año de la Exposición Universal que tendrá lugar en Shanghai entre los meses de mayo y octubre, lo que según ha explicado a HOSTELTUR el representante de Sol Meliá en Cuba y China, Gabriel Cànaves, garantiza “ocupaciones muy altas” para el nuevo establecimiento.

De hecho, “ya estamos recibiendo muchas demandas sobre todo de países de habla latina y europeos” de cara a la Expo.

Cànaves explica que la elección de Sol Meliá por parte de los gobiernos cubano y chino es una “gran responsabilidad” para la hotelera, y también un “orgullo que hayan confiado en nuestro know how y en nuestra experiencia” para  llevar a cabo la construcción del hotel a partir de un  proyecto -del arquitecto Álvaro Sans- y explotarlo una vez abierto.

La propiedad recae en las sociedades Cubanacán y Suntime, y su explotación es responsabilidad de la hotelera española. Cànaves destaca que el hotel “ha sido calificado de proyecto esencial para la colaboración bilateral cubano-china” y que es, para ambos países, “un sueño hecho realidad” puesto que representa el triunfo de un empeño de amistad que ha superado todas las barreras.

Sol Meliá en Cuba... y en China

La hotelera española es líder en Cuba con 24 hoteles incorporados a su cartera en régimen de gestión. El Sol Palmeras fue el primer establecimiento de la compañía en el país, en 1990, por lo tanto se celebra este año el vigésimo aniversario de Sol Meliá en la Isla.

Por su parte, el Gran Meliá Shanghai representa el primer hotel español en China, aunque es el séptimo de la compañía en Asia -uno en China, uno en Malasia, uno en Vietnam y cuatro en Indonesia-. Sol Meliá fundó su primer hotel en el extranjero hace 25 años en Bali.

El Gran Meliá Shanghai ha requerido una inversión de más de 182 millones de euros (250 millones de dólares), tiene 30 plantas y da trabajo directamente a 557 personas. La voluntad de la hotelera es que sea un espacio de cultura latina dentro de China, y por ello decoran el hotel 2.500 piezas de 60 artistas cubanos. 

Esta opción reconoce por una parte su génesis cubana y por otra, significa un claro factor de diferenciación del hotel respecto a sus directos competidores en Shanghai.

Esther Mascaró (hoteles@hosteltur.com)
 
melia.jpgmelia.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.