EE UU da luz verde a la alianza entre American, British e Iberia

El gobierno estadounidense autorizó el sábado la alianza de American Airlines con otras compañías, incluida Iberia y British Airways, recomendando no obstante concesiones mínimas para que no afecte la competencia en vuelos trasatlánticos.

“El Departamento de Transporte de Estados Unidos (DOT) propuso acordar la inmunidad antimonopolio a American Airlines y cuatro socias extranjeras para formar una alianza mundial”, dijo el comunicado oficial.

Si la propuesta es llevada adelante, American y cuatros de sus socios de la alianza oneworld -Iberia Airlines, British Airways, Finnair y Royal Jordanian Airlines- “podrán coordinar operaciones internacionales y mercados trasatlánticos de forma más coordenada”, dijo el comunicado.
Con su nueva "joint venture", BA, Iberia y AA podrán crear una red combinada que servirá a 443 destinos en 106 países con más de 6.200 vuelos diarios.
 
Tras la decisión del Departamento de Transporte, las críticas no se hicieron esperar. El propietario de Virgin Atlantic, Richard Branson, uno de los más enérgicos críticos de esta fusión, dijo que las condiciones que ha aceptado el Gobierno de EE UU son una "completa broma" y urgió a la Unión Europea a imponer más cláusulas de protección para los consumidores.

Branson recordó en un comunicado que antes de dar a conocer su decisión el DOT, “el Departamento de Justicia, que son los expertos en asuntos de competencia, pidió medidas estrictas para proteger el interés público, porque la alianza dañaría de manera flagrante a la competencia y a los consumidores. Millones de viajeros transatlánticos se verán afectados negativamente si la alianza recibe la aprobación final. En mi opinión, este borrador de decisión es una auténtica patada en los dientes para los consumidores, que serán quienes paguen el precio en los próximos años", dijo el empresario británico.

El propietario de Virgin Atlantic aludía a la posición tomada por el Departamento de Justicia el año pasado frente a una solicitud similar de nueve miembros de la Star Alliance y Continental Airlines.

Los reguladores europeos aún estudian la solicitud de las tres empresas y el posible daño a la competencia y se encuentra en pleno proceso de consultas al resto de competidoras, especialmente a Virgin Atlantic que ha calificado la fusión de la tres aerolíneas como “una monstruosa mega-compañía” que anularía prácticamente la competencia en las principales rutas trasatlánticas, especialmente en el rentable trayecto entre Londres y Nueva York.

Las tres aerolíneas –American, British e Iberia- participaron a la CE que estaban dispuestas a hacer concesiones e hicieron una propuesta para la cesión de slots en algunas rutas de largo recorrido, a fin de lograr que los reguladores europeos les otorguen la inmunidad antimonopolio a su proyecto de fusión para la explotación conjunta de rutas trasatlánticas, algo a lo que inicialmente se habían opuesto.

En Europa, aún en estudio

En septiembre pasado la CE envió una "declaración de objeciones" de carácter confidencial a las tres compañías en la que se señalaban algunas preocupaciones sobre el eventual impacto del acuerdo desde el punto de vista de la competencia.

Según ha trascendido, la fusión propuesta probablemente afectase negativamente a la competencia en siete rutas transatlánticas, por lo que las compañías tendrían que renunciar a valiosos permisos de despegue y aterrizaje.

Antes de decidir si la oferta satisface las objeciones hechas entonces, la Comisión Europea quiere conocer la opinión de las compañías que compiten en esos mercados. Las tres aerolíneas solicitaron hace ya cerca de año y medio la luz verde a su proyecto cooperativo de los organismos reguladores tanto de Bruselas como de Washington.

Polémica triple alianza

La propuesta de joint venture entre las tres aerolíneas implica la gestión conjunta de horarios, capacidad y fijación de precios y el reparto de los ingresos en las rutas transatlánticas entre Europa y América del Norte que efectúe el trío de compañías.

En el mes de julio de 2008, trascendió la información acerca de las negociaciones que adelantaban British, American e Iberia para explotar en forma conjunta el mercado trasatlántico; una alianza que, de inmediato, desató fuertes cuestionamientos desde Virgin Atlantic, uno de los principales competidores de la aerolínea británica en ese mercado, que calificó de anticompetitiva la alianza que intentan formar las tres empresas al mismo tiempo que anunciaba una campaña ante distintas instancias para evitar su integración.

A este cuestionamiento, se sumó el año pasado el de la Asociación de Pilotos de American Airlines, con más de 12.500 afiliados, insta al Departamento de Transporte de Estados Unidos a rechazar la solicitud de la aerolínea estadounidense para obtener la inmunidad antimonopolio de su alianza con British Airways e Iberia.

Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)
 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.