El post: Monocultivo turístico

A partir de la facilidad percibida por los habitantes de una zona determinada de generar recursos económicos a través de la actividad turística se genera una tendencia en el que tiende a abandonarse la actividades tradicionales.

La consecuencia de este abandono es la excesiva dependencia al destino de la llegada de personas de fuera. La causa es la falta de interés por lo tradicional por parte de una población que ve que el éxito está en establecer mayores relaciones económicas con los visitantes con lo que se genera un impacto económico, cultural y social y muchas veces medioambiental.

Las pequeñas comunidades no pueden ni deben exponerse a vivir únicamente del turismo. Esto afectará negativamente a la sostenibilidad de la economía de la región porque tarde o temprano llegará una crisis, una mala noticia, un huracán, unas lluvias mal dadas, un atentado a 500kms, un secuestro en la parte del mundo donde vives, etc y se acabó. En dos años no viene más gente... Y las cosechas sin sembrar.

Este peligro real y tan repetido en tantas zonas en todo el mundo es el que hay que tratar de evitar y por tanto se hace importante un espacio en el que el turismo sea un apoyo a la estructura económica tradicional y no una solución a todos los problemas. La razón es que el turismo trae una enorme potencia de desarrollo tanto en capital humano cómo económico pero, en caso de éxito, genera una presión insufrible para la comunidad local tanto en social, cultural, medioambiental como económico.

En una apuesta territorial por la actividad turística no se debe hacer una apuesta todo o nada. Porque aunque el todo sea exitoso va corroyendo el territorio hasta que deje de ser atractivo para los visitantes. El valor de este territorio es cada vez menor y necesitas generar más facilidades, normalmente bajando precios, para que la demanda siga consumiendo unos productos cada vez más devaluados.

Posibles soluciones consiste en una planificación en la que el turismo forme parte de un todo que retro alimenta el resto de la actividad así cómo se beneficia del resto del desarrollo económico de la región. Para ello se debe de apoyar la compra de insumos locales por parte de los empresarios turísticos y el desarrollo de regímenes de alojamiento que permitan la utilización de una oferta complementaria por parte de los viajeros para que el beneficio turístico esté igualmente repartido de tal manera que se convierta en una lluvia fina que riega lo preexistente y no un empacho de agua que lo inunda todo.

Por otra parte es interesante la puesta en marcha de talleres de formación-sensibilización entre la población local para que ésta pueda ser consciente de lo que significa el monocultivo turístico y actúe en consecuencia.

Finalmente es bueno estudiar estrategias de marketing no costosas y que busquen al cliente directo... No se trata de traer a cuanta más gente mejor sino a traer aquellos realmente interesados en lo que puedo ofrecer y que paguen por ello un precio justo.Y esto me hace pensar en destinos de las dos partes del mundo, los pobres y los ricos, el norte y el sur... España tiene este problema, al igual que, por ejemplo, el incipiente negocio turístico en Mauritania.

España (Artículo de Manuel Vicent) es un enorme ejemplo para que hablemos de todo estos problemas de la actividad turística en territorios empobrecidos pues si hay un país que deba agradecerle al mismo tiempo que reprocharle cosas al turismo es España. Salíamos renqueantes de una posguerra, del aislamiento, de la oscuridad y, de repente, el turismo trajo capital extranjero, ideas frescas y enormes dosis de ladrillo con el que sustentar el paso de país pobre a país rico.

Hoy es uno de los destinos más importantes del mundo aunque mantener toda la enorme maquinaria ha costado (y sigue costando) la parcelación de toda la costa mediterránea en establecimientos donde bajo un disfraz de servicio al turismo se escondía el lobo de la especulación inmobiliaria. Esto, evidentemente, quita valor al territorio.

Sintomático es el caso de Marbella donde en esta crisis económica estamos viendo cómo el control de los servicios turísticos por especuladores (Declaraciones del Consejero de Turismo de Andalucía el pasado viernes) está generando una serie de cierres empresariales que huelen a construcción de segunda vivienda que proyecte un mayor beneficio para unos empresarios obsesionados en el corto plazo y trabajar lo menos posible.

En Mauritania el problema ha sido que el incipiente nacimiento de la actividad turística ha venido acompañado, al menos en el mercado español, con una acumulación de noticias sobre Al-Qaeda y el terrorismo fundamentalista de corte islamista. En este caso fue especialmente duro el caso del París-Dakar que pasó a convertirse un París-Dakar en Chile Argentina??? en su edición del 2008. Al año siguiente tres cooperantes son secuestrados en las carreteras del desierto mauritano.

Todos estos mensajes han hecho que a Mauritania no vaya ni el Tato. Por tanto los guías turísticos, los alojamientos preparados, las aldeas donde iban los grupos de acompañantes del rally generando una relación de dependencia al regalar libros y lapices (y ropa, y pozos). Estos grupos humanos se han quedado sin la demanda que les permitía crecer y los grupos salafistas son, cada vez más, los mejores turistas de un territorio abonado en el descontento...

Más información en http://haciaunturismoresponsable.ning.com

Daniel Villagrán
Post extraído de la Comunidad Hosteltur
 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Izabel Reigada6/04/2010 15:04:00

Muy interesante la visión de Daniel. Les escribo desde Brasil que, aunque tenga potencial increíble para el turismo, recién empieza a desarrollarlo. En las aldeas más pequeñas de la costa, donde llegan un par de resorts u hoteles lujosos, son los pescadores de ahí que, una vez calificados, empiezan a trabajar como camareros. Me pregunto que clase de desarrollo puede ofrecer la industria turística en tales situaciones...

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.