Innovar en tu empresa, ¿una cuestión (sólo) de tecnología?

Cuando trabajas con pymes y micropymes, muchas veces circula un tabú que dice que la innovación tiene que ver sólo con la invención de alguna patente o con la existencia de un laboratorio en la empresa. Pero es en estos momentos de recesión económica y estrangulamiento de la financiación donde la falta de recursos económicos ha hecho aflorar ideas como la creatividad, la imaginación o el inconformismo como bases para una auténtica innovación en las empresas.

Además, hay un segundo tabú que identifica e iguala la innovación con la tecnología. De tal manera que se confunde el objetivo (la innovación) con el instrumento o la herramienta (la tecnología). Es evidente que tecnología e innovación han ido muchas veces de la mano. Como también han ido de la mano la tecnología y la mejora de la productividad en las empresas por la automatización de las formas de trabajar. O en mejorar la información y el conocimiento para tomar mejores decisiones a las pymes.

La tecnología ha sido palanca de cambio y mejora en nuestras empresas.
Pero contra estos dos tabúes, dejadme proponer algunas tendencias que te permitan innovar en tu organización y que no necesariamente requieren de tecnología.

Posiblemente algunas propuestas te parezcan básicas, pero son las que realmente echamos en falta cuando diseñamos proyectos de consultoría para pymes:

  1. En tu estrategia: Planifica el presente y el futuro. Observa las tendencias de tu mercado y la situación de tu competencia. Amplia el espectro de mercado, internacionalizando tu actividad si es necesario. Innova en mercados nuevos, con mejores posibilidades que el actual, diversificando el riesgo de depender demasiado de un solo mercado. Colabora a la vez que compites, aprovechando las posibilidades de la especialización y del networking.
  2. En tus finanzas: Trabaja con presupuestos, fijando objetivos de venta que te permitan trasladar objetivos concretos (diarios, semanales, mensuales) a tus equipos de venta. Controla las desviaciones en coste, creando relaciones más fuertes y exigentes con tus proveedores y recortando de forma inteligente los gastos. Presta atención a la hora de recortar gastos (comerciales, personal o consultoría) que suponen inversión y que pueden condicionar tu productividad y ventas a medio y largo plazo.
  3. En tus equipos: Apuesta por la formación continua para innovar en aptitudes y actitudes de tus equipos. Invierte en el trabajo en equipo y el trabajo colaborativo. En habilidades de dirección. En la creatividad. En la inteligencia emocional como un factor clave para retener y cultivar uno de los capitales más importantes de las empresas: las personas y los conocimientos que tienen.
  4. En tus productos y servicios: Escucha a tus clientes y centra tu organización en torno a lo que desean y necesitan de nosotros como empresa. Analiza el grado de satisfacción que tienen. Crea un relacional cada vez más fuerte e intenso con los clientes aprovechando las posibilidades de la web 2.0 pero también apostando decididamente por la comunicación corporativa en la empresa. Investiga sobre tu mercado.
  5. En tus procesos de trabajo: Documenta y automatiza todo aquello que te sea posible. Incorpora a la empresa ya tus equipos un ciclo de mejora continua que te haga crecer e innovar constantemente.
Seguramente que en muchos de estos aspectos la tecnología te podrá ayudar. Si es así, no dudes en aplicarla. Pero en el mundo de la empresa, la innovación es algo más que tecnología.  O dicho de otra forma: la innovación no sólo es una cuestión de tecnología.

Joan R. Sánchez Tuomala
Extraído del blog InnovEm 2010
 
innovacion-innovem-menorca-2010.jpginnovacion-innovem-menorca-2010.jpg

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Focalizador de Opiniones18/05/2010 12:05:00

La innovación en el turismo y en la hotelería no es solo una cuestión de tecnologías sofisticadas. Mas que eso, es ser creativo en servicios que sean apreciados por los usuarios; y darles la calidad que les hagan sentirse a gusto y satisfechos. La tecnología debe ser una ayuda para llegar a ese fin; no un fin en si. La tecnología no remplaza la empatía humana. A los usuarios no les interesa pagar por tecnología sofisticada, pero si por un buen servicio.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.