Diario 5352 17.08.2018 | 19:14
Hosteltur: Noticias de turismo

La cueva de Altamira se reabrirá con númerus clausus

10 junio, 2010
La cueva de Altamira reabrirá sus puertas al público general a finales de año, aunque a través de un programa de visitas restringidas. En el pasado, había llegado a recibir hasta 175.000 visitantes al año, un aluvión que ponía en peligro la conservación de sus pinturas rupestres del Paleolítico.
La masiva presencia de visitantes en la que está considerada la "Capilla Sixtina" del arte rupestre, hizo que en 1979 saltaran "las alarmas" y la cueva se cerrara al público siguiendo las recomendaciones de los expertos. Aunque los científicos llevaban décadas alertando del deterioro de la cavidad.

El primer cierre de Altamira se prolongó tres años. En 1985, tras la reapertura de la cueva, la UNESCO la declaró Patrimonio de la Humanidad.

Tras esta declaración se intensificaron las medidas para preservar esta gran obra maestra del arte rupestre y se comenzó a trabajar en la creación de una réplica, para reducir al mínimo las visitas a la cavidad original.

De hecho, en esos años el régimen era restringido, con una lista de espera para los visitantes, que no fue suficiente medida para garantizar la conservación de las pinturas y se produjo el segundo cierre de la cueva, en 2002.

La neocueva suma ya 2,5 millones de visitas

En los últimos ocho años, los visitantes han tenido que contentarse con las pinturas de Altamira sólo en su réplica, una instalación que ha atraído ya a 2,5 millones de turistas.

Mientras, el CSIC elaboraba un estudio, que advertía del deterioro de las pinturas y de la necesidad de su conservación y aconsejaba la restricción de las visitas.

Y este consejo científico ha sido aceptado por el nuevo Patronato de Altamira, que ha decidido reabrir la cueva, pero después de que un grupo de expertos fije cuál es el número de personas que puede acceder a la cavidad sin dañar sus pinturas. Las primeras visitas podrían producirse a finales de este año.

Reacciones

Por su parte, el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC), Emérito Astuy, ha destacado el "efecto llamada" que tendrá para el sector turístico de la región la decisión de reabrir la cueva de Altamira.

"Que entren más o menos personas, lo tendrán que decir los técnicos, pero, desde luego, tener una joya como la que tenemos y que no lo pueda disfrutar la gente era más un hándicap que un beneficio", ha dicho Astuy.

HOSTELTUR (actualidad@hosteltur.com)
http://twitter.com/hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.