Diario 5353 19.08.2018 | 01:45
Hosteltur: Noticias de turismo
La crisis afianza el modelo low cost

El factor precio, del prosumidor a la agencia outlet

28 junio, 2010
Una de las principales consecuencias que ha traído la crisis al sector de las agencias de viajes ha sido la acentuación de una tendencia que ya estaba aquí desde hace unos años: para la mayor parte del mercado el precio es el factor determinante, y su disputa ha generado, además de múltiples guerras de descuentos y ofertas, la aparición de nuevos modelos low cost.
La crisis que atraviesa actualmente la economía mundial no es la primera que le toca vivir a las agencias de viajes, pero sí es la primera en la que internet está presente. Esta circunstancia está haciendo aflorar nuevos modelos de negocio y también de comportamientos del mercado, ante los cuales las agencias de viajes asisten con impotencia en unos casos, y con imaginación en otros.

La gran diversidad de precios que ofrece Internet para un mismo producto, saltándose a la torera en muchos casos los acuerdos de paridad de precios, ha convertido a la Red en una jungla en la que la búsqueda del mejor precio se ha convertido en la meta. En este sentido, últimamente está proliferando el modelo outlet asociado a la figura de club privado, que han adaptado a los viajes un modelo que lleva tiempo funcionando con otros productos, como la ropa. Tales son los casos de Via Vip o Voyage Privé.

En ambos casos, se visten las ofertas y descuentos de exclusividad, y con el requisito de ser socio se ofrecen descuentos de “entre el 30% y 70%” disponibles durante un determinado número de días, normalmente tres.

Por otro lado, también van apareciendo agencias especializadas en conseguirle al cliente “chollos”, usando el método del ‘prosumidor", pero de un modo profesional y remunerado. El caso más llamativo, aunque no el único, es el de la agencia catalana Viajes Outlet, que saltó a la fama hace unos meses debido a la extrema juventud de su impulsor, Jordi Alcaraz. Una iniciativa que ha tenido tal éxito mediático que la está ofreciendo como franquicia.

Y en esta guerra basada en el precio, las grandes redes, con sus proveedores propios y su capacidad de venta no se quedan atrás, además de sumar la capacidad de su red de oficinas a su creciente apuesta por sus webs de reservas.

El prosumidor

Y junto con estas tendencias de las agencias de viajes conviven también las tendencias de los consumidores y sus nuevos hábitos de compra. En este sentido resulta especialmente relevante la figura del ‘prosumidor" o ‘prosumer" (fusión de los términos ingleses ‘producer" –productor- y ‘consumer" –consumidor-), y que en lo referido a Internet y los viajes, se trata de un individuo que puede dedicar horas y horas, jornadas y jornadas, a buscar en múltiples buscadores, metabuscadores y webs ese chollo de viaje del que podrá ‘presumir" durante semanas ante amigos, familiares y vecinos.

En este sentido, Salvador Bellver, director del grupo comercial de agencias Nego Servicios, abrió hace tiempo un portal denominado ‘Yotedoymas", en el que compara al prosumidor con el cliente de la agencia de viajes, pone en valor el papel asesor del agente, pero también asume la responsabilidad de las agencias por la aparición de este fenómeno, preguntándose “¿hasta que punto somos los agentes de viajes independientes responsables de que nuestros clientes hayan emigrado a la red y de que se hayan convertido ellos mismos en agentes de viajes (en prosumidores)?”

Una pregunta a la que responde el agente de viajes José Ramón Díaz, director de XML Viajes, con esta reflexión: “totalmente responsables. El cliente ha encontrado en internet lo que en la agencia de viajes (o al menos en la mayoría de ellas) no le estaban dando, cuando realmente también se le hubiera podido dar. Internet ha hecho más eficientes los procesos en búsqueda de tarifas, comparativa de precios, búsqueda de prescripciones sobre destinos o alojamientos, etc... Pero esa información, que estaba disponible para todo el mundo, ha sido despreciada por los agentes de viaje (o al menos por la mayoría de ellos), y el cliente ha descubierto que existen más opciones que las que el agente le estaba facilitando”.

A este respecto, Bellver argumenta que el consumidor, cuando realiza una reserva en Internet, “interactúa con una aplicación informática. No sólo realiza el trabajo de un agente de viajes, sino que además asume la responsabilidad de que nuestra decisión de compra sea la que más le convenga y la más acertada. Contar con el asesoramiento de un agente de viajes es una garantía de éxito”.

Y desde Madox Viajes señalan que “las agencias físicas y virtuales dan un servicio que, en ocasiones, dejamos de lado por la moda del ‘hazlo tú mismo". Sin embargo, en estos casos, un error, omisión o mala información, pueden costarte mucho más caro en tiempo y dinero”. Esta agencia de Móstoles (Madrid), cuenta en su web con un buscador de ofertas.

Cuestión aparte es la valoración que el ‘prosumidor" hace de su tiempo, ya que normalmente asume emplear un buen número de horas en trabajar gratis para conseguir un viaje un poco más barato. En la mayoría de los casos, el ‘prosumidor" considera este tiempo como parte de la experiencia del viaje, y lo alarga al postviaje, cuando a la vuelta comparte en redes sociales y foros su experiencia.

José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com)
http://twitter.com/JMaDelarosa

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.