Diario 5669 23.08.2019 | 17:15
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Destinos de playa y montaña quieren promocionarse con ella

La marca franquicia Barcelona se expande por Cataluña

8 octubre, 2010
Barcelona va camino de convertirse en una marca franquicia para otros destinos de Cataluña, bien sean playas a 30 minutos por autopista o montañas del Pirineo a 260 KM. Es un curioso giro de la historia, teniendo en cuenta el desarrollo turístico que ha vivido la capital catalana durante los últimos 20 años.
Los Juegos Olímpicos de 1992 fueron fundamentales para situar a Barcelona en el mapa.

Pero en los veranos de 1993 y 1994, en plena crisis post-olímpica, los hoteles de la capital catalana tenían niveles de ocupación tan bajos que la ciudad tuvo que pedir el apoyo de los hoteles de playa de la vecina comarca del Maresme, para que les enviaran los turistas que allí no encontraban plazas. Hoy la situación es radicalmente distinta.
 
En 1990 Barcelona era esencialmente un destino de congresos y convenciones que recibía 1,7 millones de turistas al año, que a su vez generaban 3,8 millones de pernoctaciones.

Pero de 2000 a 2007 la ciudad creció un 111% en llegada de turistas. Ha sido el destino urbano que ha crecido más en toda Europa.
 
El año pasado, Barcelona recibió 6,5 millones de turistas y en total se registraron 12,8 millones de noches de hotel. A estas cifras es necesario añadir los 8 millones de visitantes anuales que realizan visitas de día atraídos por la fama de la capital, pero que pernoctan en otras localidades turísticas.
 
Y pese a la crisis, el número de turistas en Barcelona ha crecido un 10% durante los cuatro primeros meses del año y se estima que 2010 se cerrará con una ocupación media del 76%.
 
Según apunta un informe de la consultora Saffron, Barcelona ocupa el tercer puesto en el ránking de ciudades europeas con mejor marca, empatada con Berlín y Amsterdam.
 
En suma, el éxito turístico de Barcelona es tal que su marca se ha convertido en un activo codiciado por muchos destinos.
 
45 Km al norte?

Hace dos años, los hoteleros de la comarca del Maresme, viendo las nuevas tendencias del turismo global, crearon y registraron la marca Costa de Barcelona-Maresme.
 
"Estamos a 45 Km de Barcelona ciudad, comunicados por autopista y tren. El cambio de marca nos ha reportado muchos beneficios, pues los turistas extranjeros antes no situaban la comarca del Maresme y ahora al ser Costa de Barcelona-Maresme la gente identifica el destino como un lugar próximo a la capital", explica Joan Campolier, presidente de la Fundación Costa de Barcelona-Maresme.
 
Y esta marca paraguas, dice Campolier, sirve tanto para venderse en Bilbao como en Liverpool y gracias a ella en el futuro "podremos lanzar productos que tenemos en la comarca, pero que ahora son desconocidos".
 
?Y 45 Km al sur

Las playas del Maresme están situadas a 45 Km al norte de Barcelona, mientras que 45 Km al sur de la capital catalana se ubican las playas de la comarca del Garraf. Y también en este lugar crece el interés por engancharse a la marca Barcelona.
 
"Nosotros estamos a favor de que la actual marca Costa del Garraf sea sustituida por Costa de Barcelona", dice Joan Anton Matas, presidente del Gremio de Hoteles de Sitges.
 
"El nombre Costa de Barcelona nos satisface. En el extranjero, las distancias se miden en tiempo. Y Sitges está a 25 minutos de la capital por autopista (40 minutos en tren). De esta manera, con la nueva marca sumaríamos todos, porque las playas de Sitges pasan a ser un valor añadido de Barcelona y a nosotros nos ubican rapidísimamente".
 
"Mucho más"

Pero la marca Barcelona puede ir mucho más allá de las playas que rodean la capital y abrazar destinos del interior de la provincia.
 
Así lo cree y en esta dirección está trabajando la Diputación de Barcelona, que ha lanzado la campaña de promoción turística "Barcelona es mucho más". El objetivo: dar a conocer desde la comarca pirenaica del Berguedà hasta las rutas del turismo industrial que discurren por el río Llobregat.
 
"Situar una marca en el mercado es muy difícil. Pero ya tenemos una marca situada mundialmente que es Barcelona", recuerda Carles Ruiz, diputado de Turismo de la Diputación de Barcelona.
 
"La estrategia que estamos siguiendo, junto con el consorcio Turisme de Barcelona, es ampliar el concepto de la marca Barcelona, que es mucho más que la ciudad. Es todo un territorio de montañas, enoturismo, playas, románico, nieve?"
 
Sí, nieve. Porque el Ayuntamiento de Barcelona ha presentado su candidatura para acoger los Juegos Olímpicos de Invierno del año 2022.
 
La idea es que algunas competiciones se celebren en las estaciones de esquí del Pirineo, a 260 Km, mientras que en la capital se disputarían las competiciones bajo techo.
 
El propio Plan Estratégico de Turismo de Barcelona ha detectado, a través de encuestas a los turistas, que "el destino supera la ciudad propiamente dicha", según explica Enric Truñó, coordinador general de dicho plan.

Por ejemplo, "el aeropuerto, Sitges, etc, también son percibidos como parte de Barcelona. El consorcio Turisme de Barcelona tendrá que recoger estas realidades", concluye.

El artículo completo puede descargarse como documento PDF o bien leerse a través de la versión electrónica de la revista HOSTELTUR de octubre.

Xavier Canalis (actualidad@hosteltur.com)
http://twitter.com/XavierCanalis
http://twitter.com/hosteltur
Avatar redactor Hosteltur Redacción España

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.