¿Es adecuada la formación turístico hotelera de nuestro país? - 1

Un post de Miguel Angel Campo Seoane, en Hoteles y alojamientos

08 de Septiembre del 2015

0

¿Es adecuada la formación turístico hotelera de nuestro país?- 1

Buscando otra noticia encuentro el artículo publicado el 12/05/2011 con el título “Un director de hotel tiene que ser un excelente líder”, en el que Tom Kline, director de Executive Education de Cornell School of Hotel Administration, habla de la importancia de la formación para el desarrollo de la industria turística.

Leyendo el artículo, cualquiera podría estar de acuerdo con cuanto se desprende del mismo, el problema es que en algunos momentos la música y la letra no se acompasan, como cuando nos habla de los principales retos a los que se enfrenta el director de hotel en España, y nos dice que “una de las mayores dificultades puede ser el no tener suficiente negocio”, y ante esa situación nos dice que “parece que la salida más directa es la reducción de los gastos”, preguntándose cómo combinar la reducción de costes sin que impacte sobre la calidad del servicio que obtienen los clientes de ese hotel, y nos dice, como hablando con un director de hotel londinense, en un momento en el que estaba decreciendo el mercado, aquel director le comentaba “Estoy contratando equipos de ventas, personas de ventas, no podemos perder una sola oportunidad …”, concluyendo que en una situación como esa los hoteles españoles tienen que centrarse en eso, en vender cada vez más, y que hay un futuro para el que deben prepararse, porque los cambio en el sector son constantes y no pueden desatenderlos. En definitiva, NADA más que opiniones que no nos indican con un mínimo de garantía que camino debemos tomar.

Me pregunto que había aprendido durante su etapa formativa y luego en el ejercicio de su función directiva aquel director de hotel, si no se había dado cuenta de que su equipo de venta debía estar formado por todos y cada uno de sus empleados, y aun más importante por los que ya eran sus clientes, porque de que le servía encarecer sus costes contratando más equipo de ventas si cuando llegasen al hotel nuevos clientes, les enseñaban a donde no tenían que volver.

Desde mi perspectiva, llevamos demasiado tiempo perdido en el terreno de la formación turístico hotelera, intentando transmitir nuestros conocimientos de un pasado que nunca volverá, en lugar de preparar a las nuevas generaciones para que mediante el análisis de ese pasado, adquieran las capacidades necesarias para saber cómo hacer frente a los retos a los que les está enfrentado la situación actual y a los que puedan presentárseles tanto en el próximo como en más lejanos futuros.

Si lo que nos señala el Directivo de uno de los más prestigiosos centros de formación turístico hotelera del mundo, son tan básicas ideas de lo que se puede hacer para mejorar la situación de la formación en nuestra industria, no es de extrañar la escasa capacidad de nuestros actuales directivos, y las pocas expectativas de futuro que tienen nuestros jóvenes profesionales para poder crearse un plan de carrera esperanzador.

El 11/03/2015 publique el post ¿Sabemos gestionar el negocio turístico?,en el que lo ponía en duda, y trataba de aclarar las razones de dichas dudas, el día 16 del mismo mes publique el titulado ¿Se encuentra su hotel en crisis?, dando mi opinión bastante diferente a la del señor Kline sobre cómo hacer frente a la situación actual, el día 22/03/2015 publique el titulado Camino del Precipicio – DOS,en el que entre otros puntos de vista incluía una referencia a una primera parte del anterior publicada el 13/08/2013 con el título Camino del precipicio, y a otro publicado el 03/06/2013 con el título ¿Qué es más importante en turismo, la ocupación o la rentabilidad?, en el que trato de poner en valor la necesidad de un cambio de paradigma de las formas de gestionar la hotelería actual, anclada en unas prácticas que si pudieron ser útiles en el mercado de demanda del tercer cuarto del pasado siglo, dejaron de serlo en el último cuarto del mismo, y ya en el siglo XXI, representan un seguro pasaporte a la ruina de muchas empresas, incapaces de adaptarse a los avances tecnológicos y los cambios sociales que derivados de los mismos, se han ido produciendo en la sociedad actual, para terminar este listado de referencias con el post publicado el día 24/03/2015 con el título No existe un nuevo management hotelero, en el que precisamente ponía en duda la posibilidad de mejorar la gestión de los hoteles, siguiendo las recomendaciones que se nos ofrecen en el artículo con el que se empieza éste, para dejar clara mi opinión sobre la falta de adecuación de la formación que se da en los centros formativos de nuestro país.

Puedo comprender que a muchos profesionales dedicados a la formación y la consultoría, así como a muchos inversores y directivos de empresas dedicadas a la explotación hotelera, especialmente en el caso de los procedentes de carreras más directamente relacionadas con las ciencias empresariales, no les guste la distinción que durante mucho tiempo trato de hacer entre inversores en empresas hoteleras y hoteleros, ya que desde una perspectiva profesional y no jurídica, considero hotelero al que con vocación y sentido de lo que, en cuanto se refiere al servicio y el cliente, significa una empresa hotelera, invierte su dinero y/o su trabajo en un hotel, con una visión a medio y largo plazo, sin perder de vista los objetivos a corto plazo, que puedan dar paso al logro de los objetivos de más largo alcance; mientras que a efectos prácticos no considero hotelero, al simple inversionista que arriesga su capital en empresas hoteleras por las que no siente vocación, con una estrategia cortoplacista, sin respeto alguno por los trabajadores y clientes de los hoteles que como propietario o empresa de explotación gestiona,en un continuo proceso de reducción de costes, que a medio y largo plazo les lleva al más rotundo fracaso.

Quien pueda interesarse en saber más sobre lo que siento por la profesión a la que he dedicado toda mi vida, pueden profundizar abriendo muchos otros artículos dentro de los 531 publicados antes que éste, en mi web de Hosteltur, entre otros:

El futuro incierto de la gestión hotelera

¿Quién paga la financiación de especulativas inversiones hoteleras?

Respuesta a la carta abierta al turismo

Empleados temporales con bajos salarios, o empleados rentables ¿Qué crees que buscan las empresas?

Es sorprendente el éxito de muchos hoteleros para conseguir que los clientes no vuelvan a su hotel – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte

Que se ha aprendido de la crisis en el mundo del turismo – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte

Puede aportar beneficios al hotelero hacerse trampas en el solitario – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte4ª Parte5ª Parte6ª Parte7ª Parte8ª Parte

No es insostenible el modelo hotelero, lo que no puede sostenerse es su modelo de gestión – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte4ª Parte5ª Parte6ª Parte

Errores en el planteamiento de la comercialización hotelera XXI – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte4ª Parte5ª Parte6ª Parte7ª Parte8ª Parte9ª Parte10ª Parte11ª Parte12ª Parte

El Director de Hotel frente a los retos del Siglo XXI – 1ª Parte2ª Parte3ª Parte4ª Parte5ª Parte6ª Parte7ª Parte8ª Parte9ª Parte10ª Parte11ª Parte12ª Parte13ª Parte14ª Parte15ª Parte16ª Parte17ª Parte18ª Parte

Me gustaría que nadie pudiera sentirse aludido por las críticas que puedan encontrar en la mayoría de mis post, aunque si alguien se sintiese aludido sus razones tendrá, por mi parte solo trato de conseguir que algún empresario y director cuyos establecimientos se encuentren en apuros, puedan darse cuenta de que hay otros caminos, y a veces es mucho más fácil de lo que piensan sacar sus establecimientos adelante, con un simple cambio de estrategia.

Por mi parte pongo, de forma desinteresada, a disposición de quien crea que puede necesitarlo, la posibilidad de realizar un análisis de la situación de su establecimiento, diseñandole una estrategia de gestión que permita garantizar una adecuada rentabilidad, no tanto por sacar adelante la empresa, como por un sentimiento de solidaridad con trabajadores que no tienen la culpa de la incapacidad del empresario para gestionar su empresa de forma rentable.

Autor: Miguel Angel Campo Seoane

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.