España ante su catársis turística: cuestión de estado y oportunidad (I)

Un post de Dr. J. Ignacio Vega, en Economía

03 de Octubre del 2017

0

Actualmente se vienen sucediendo distintos acontecimientos de todo tipo, relacionados con el turismo en España. Estos acontecimientos, han sido divulgados por los medios de comunicación, criticando al unísono el turismo español, su gestión y como está impactando negativamente en la sociedad española. En especial en las poblaciones residentes de cada destino o municipio donde se están produciendo los incidentes.

Lo cierto, es que estos problemas del turismo reflejados en estos hechos, no son sino un gráfico real de lo que se ha venido gestando en España en los últimos 5 años. Sobre todo con las nuevas tendencias y corrientes de opinión creadas por ecologistas o consultores, que no han planteado la sostenibilidad desde sus tres interconexiones necesarias (medioambiental, social y económica) creando un distanciamiento cada vez más lejano entre empresarios turísticos y ecologistas. La capacidad de carga o limite de carga aceptable (LCA) es un “palabro” desconocido en el turismo urbano o cultural.

Por otro lado, la llegada masiva de turistas a las costas de España, ha posicionado el país como un destino de referencia y record de visitantes, pero ha obviado la posibilidad de la distribución de esos visitantes al interior peninsular, aliviando así la supuesta “presión” que ciertos sectores profesionales y políticos denuncian. Y todo esto teniendo en cuenta que, esta autocrítica está a un paso de convertirse en auto destrucción. Y que España se encuentra ante su catarsis turística; una cuestión de estado y oportunidad.

La distribución de visitantes al interior peninsular es viable por varios motivos:

  1. Los desvíos hacia el interior pueden alargar el número de noches totales de pernocta.
  2. La llegada de turistas extranjeros hacia el interior español podrían hacer de embajadores en sus respectivos países, al hablar del descubrimiento de una “nueva España”.
  3. Ese flujo hacia el interior, supliría en algún modo, la recesión del turismo rural español (así como el cultural), incentivando la resistencia de algunos negocios y acelerando la competitividad de otros destinos de interior, con el municipio a la cabeza.
Y además se dan otras fortalezas y oportunidades trasversales nada desdeñables a tener en cuenta:

INTERNAS

EXTERNAS

  1. Extensión impresionante de espacios protegidos en España (más de 14 millones de Has) sin estar gestionados a disposición del turismo.
  2. Capacidad de adaptación de los municipios o destinos de interior a las nuevas demandas: capacidad de gestión y socioeconomía.
  1. El patrimonio diverso y altamente sugerente para el turismo de experiencias: glamping, Luxury, Experience.
  2. Alta oportunidad externa de crecimiento y de marketing de productos, dirigidos a la demanda creciente de los países emisores de turistas.

Pero de todo esto no se ha hecho nada de nada. Las políticas turísticas de estado han sido inexistentes en estas y otras líneas maestras, y lo cierto es que el papel de los municipios como destinos turísticos, es en la mayor parte de los casos, irrelevante.

El enredo administrativo de las autonomías, diputaciones, destinos en comarcas o grupos de municipios (consorcios, mancomunidades, empresas mixtas, fundaciones o grupos de desarrollo rural), “inhabilita” al municipio a tomar las riendas de su futuro. Como consecuencia, el caso de Barcelona ha despertado la euforia en Baleares e incluso en otros destinos, como el caso reciente de Santorini, donde su alcalde, ante la masificación dice que “…la solución no está en destinar más fondos para nuevas infraestructuras” y el vocal del tejido turístico en la isla que “…hay que poner coto a los alquileres privados…que han aumentado en 15.000 las plazas turísticas” o que “Santorini consiguió su notoriedad gracias a la calidad de los servicios de las empresas turísticas. El sector privado hizo y hace su trabajo. El estado debe hacer el suyo”.

Si un estado, un gobierno marca las reglas del juego al sistema turístico de un país, donde entran escenarios, actores y territorio, recursos y sociedad, exijamos respuestas inmediatas para proteger ese sistema que ellos mismos regulan.

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.