Cambios en los modelos turísticos del cicloturismo

Un post de Raúl Villacampa, en Hoteles y alojamientos

11 de Abril del 2018

0

Es bien sabido que el conocimiento avanza cada día más rápido. Así, si ahora se duplica cada cinco años, según la mayoría de las estimaciones, dentro de 17 se duplicará cada 75 días. Es lo que anticipaba la ley de Moore, según la cual la potencia de los ordenadores se duplica aproximadamente cada 18 meses. Un smarthphone de hoy tiene más tecnología que la NASA en 1969 cuando envió a dos hombres a la luna.

El mundo avanza ya a una velocidad difícil de digerir para muchas empresas y las personas que las forman. Ahora las empresas “actualizadas y eficientes” son las que tienen interiorizadas las últimas tecnologías y redes sociales, y saben leer con antelación las nuevas tendencias que llegarán. La transformación digital añade otra complejidad: hoy existen muchos y muy variados canales de venta , como motores de reserva, portales de experiencia y last minute, grandes plataformas como Booking y Tripadvisor, etc., que tienen grandes cuotas de mercado ,y como consecuencia de ello, channels managers y programas de revenue manager que actualizan la demanda y los precios al minuto, plataformas de carga de producto online etc. etc. La empresa, sus recursos y conocimientos, se tienen que adaptar a ellos para ofrecer una respuesta rápida y eficiente.

Estos cambios tecnológicos y de conocimiento producen cambios en los paradigmas empresariales que hasta ahora se daban por válidos y, por consiguiente, también cambian los mercados en los que operamos. ¿Cómo nos afecta esto en el mundo de la bicicleta y en el cicloturismo en particular? En el sector se están produciendo cambios muy rápidos de forma paralela. En primer lugar, está la adquisición de la consciencia, en los últimos años, de que la bicicleta está cada vez más presente en nuestros entornos, bien a nivel deportivo, donde cada vez más el deporte y, en especial, el ciclismo está creciendo, o bien como elemento de movilidad donde vemos como se transforman las morfologías de las ciudades para dar cabida a las bicicletas y todas las empresas de sharing (parques de alquiler tanto de vehículos eléctricos como de bicicletas).

Otro de los grandes cambios está en la importancia creciente que, tanto en turismo como en elpropio sector de venta de bicicletas, tiene el canal online. Así, cada día van ganando en importancia y en ventas las OTAS (online travel agencies) y el propio consumidor cada día esta más preparado para buscar la información de los destinos que quiere visitar y contratarlos. Es por eso que el mundo de la touroperación y agencias se está reinventando para aportar cada día más valor en las experiencias que proponen, así como en la originalidad de los viajes.

De igual forma, las marcas de bicicletas y componentes cada vez están más interesadas en el consumidor final y en la venta de productos a través del canal online. La actual tienda de bicis experimentará un cambio hacia un modelo de prestación de servicios y entrega de producto. Por lo tanto, se supone que la propia distribución también se tendrá que reinventar, hacerse más presente en los medios y estar más cerca del consumidor final. De hecho, ya vemos movimientos en esta dirección, con marcas que permiten personalizar la pintura del cuadro e incluso los componentes.

Todo lo anterior genera un universo de adversidades u oportunidades, dependiendo de las políticas de cada empresa, de la adaptabilidad y de los recursos que cada compañía destine a la formación y a la adaptación y premonición de las nuevas tendencias de mercado. E, igual que Netflix nos ofrece las propuestas que más se adaptan a nuestro perfil indicando incluso el grado de coincidencia con nuestros gustos y preferencias, las empresas deben hacerlo con experiencias, viajes e, incluso, bicicletas. Así, términos como big data, machine learning e incluso inteligencia artificial darán paso a propuestas que hoy ni siquiera podemos imaginar.

Ahora mismo, bajo un punto de vista de total enfoque de tendencia, ya deberíamos estar pensando en el comportamiento y gustos de la generación millenial o Z, los próximos consumidores que están llegando al mercado y que tienen unas características y pautas de consumo particulares y diferentes a las actuales.En este caso, el cicloturismo está de enhorabuena, y es que según datos procedentes de un estudio de Booking el ciclismo está a la cabeza -con un 31%- en las selecciones de alojamiento de los millenials cuando filtran por ítem de actividad.

Sin embargo, y tras esta exposición, el resultado es que, de los 44 billones de euros que mueve el cicloturismo en Europa, tan solo un 4% se queda en España, cuando en clima, infraestructuras, orografía, seguridad y gastronomía somos de los mejores de Europa, como así se demuestra en turismo generalista, donde España siempre ocupa puestos de cabeza.

Estos datos deben motivar una reflexión: de cómo debemos mejorar y cómo nos reinventamos y nos adaptamos a las nuevas tendencias en el cicloturismo en España, tanto a nivel de territorios turísticos y ciudades como, por supuesto, de empresas del sector. En esta línea, desde Bikefriendly Group ya hemos trabajado en las primeras Jornadas de Cicloturismo Público-Privadas donde apostamos por generar un espacio de mejora colaborativo para abordar de forma conjunta las diferentes problemáticas del sector.

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.