Diario 5404 18.10.2018 | 01:10
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

El presidente balear reclama que se trate al turista «con la consideración y el respeto que merece»

4 diciembre, 2003

El Fomento del Turismo de Mallorca celebró anoche con una cena en la Escuela de Hotelería su 98 cumpleaños. Invitó a su fiesta al president Jaume Matas y al conseller de Turismo Joan Flaquer. Y les pidió un único regalo: que pongan todos los medios que tengan a su alcance para superar el mal ciclo turístico que está viviendo la Isla, y Baleares en general. El presidente del Fomento, Miquel Vicens, recordó que por tercer año consecutivo el balance turístico vuelve a ser «poco halagüeño». «Si 2001 ofreció más sombras que luces y 2002 certificó el hundimiento de la demanda desde Alemania y otros mercados centroeuropeos, la estadística de gasto turístico en 2001 y las estimaciones para 2002 son estremecedoras». También señaló que lo más preocupante de todo es que «Mallorca no da hoy la impresión de poder liderar la recuperación del turismo de masas». «¿Será que nos hemos dormido en los laureles como Aníbal en Capúa?», se preguntaba. «Tal vez lo primero que necesitamos es una cura de humildad para convencernos de que no somos los más listos ni los mejor preparados», ya que «en otras muchas partes del mundo hoy en día el más tonto hace relojes». Más tarde pasó a analizar los posibles errores que han podido conducir a Baleares a esta situación. «El sentido de la hospitalidad ante los visitantes es menguante; algunas infraestructuras son insuficientes; y existe una relativa ineficacia en servicios públicos como la seguridad y la limpieza, que generan una publicidad negativa». Con respecto a las líneas de actuación que habría que desarrollar en un futuro, Vicens declaró que al ser «muy difícil bajar los precios», Mallorca tendrá que ganar en «competitividad a través de la excelencia de la calidad», lo cual «requerirá mayores inversiones públicas y privadas; más formación profesional; y una mayor promoción y publicidad en España y en el extranjero». Y tuvo también tiempo para criticar a los políticos. «La incapacidad de nuestra clase política para consensuar el plan de carreteras, el tratamiento de residuos sólidos y líquidos o el suministro de energía ha sido digna de una película de los hermanos Cohen», comentó. Concluyó su intervención con un mensaje claro y directo dirigido a las instituciones: «Si Baleares no está presente en enero en las radios y en las televisiones de los mercados de origen, en pie de igualdad con Canarias, Andalucía, Turquía, Egipto y tutti quanti, seguiremos perdiendo cuota de mercado». El president, Jaume Matas, contestó a la petición de Vicens declarando que la intención del Govern, ante la crisis que están viviendo los mercados turísticos alemán y británico es la de «dirigir sus esfuerzos a la captación de mercados alternativos». Así, se «abrirán las puertas a clientes de otras nacionalidades que puedan asumir un nivel de gasto medio-alto» y se utilizarán otros medios. Entre ellos recordó los ya conocidos de la imagen del actor estadounidense Michael Douglas vinculada a la promoción de Baleares, la creación de un equipo ciclista y la supresión de la ecotasa. Además, reconoció como «un problema real» el trato que se dispensa al turista por parte de los ciudadanos de las Islas. Y confesó que se ha puesto en marcha una «campaña de concienciación» para conseguir que al visitante, que constituye «la mayor fuente de riqueza», se le trate siempre con «toda la consideración y el respeto que se merece». (E.U., Diario El Mundo-El Día de Baleares, 04/12/03) 

Más sobre Innovación