Diario 5455 16.12.2018 | 09:20
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

El Gobierno de Baleares aprueba el proyecto de ley de supresión de la ecotasa

14 julio, 2003

El Consell de Govern de Baleares aprobó en su sesión de ayer viernes el proyecto de ley de eliminación de la ecotasa que se tramitará en el Parlament por el procedimiento de urgencia y que podría aprobarse en sesión plenaria en la segunda quincena de octubre, según informó al término de la reunión el portavoz del Ejecutivo balear y conseller de Turismo, Joan Flaquer. El impuesto sobre las estancias en empresas turísticas de alojamiento de Baleares, el proyecto "estrella" del anterior Govern del Pacto de Progreso que empezó a cobrarse en mayo de 2002, grava con una media de un euro diario por cada turista mayor de 12 años alojado en los establecimientos turísticos de las islas. La ley que regula la ecotasa considera a las empresas turísticas como sustitutos del contribuyente obligados a cumplir la norma, y les permite elegir entre dos fórmulas de pago: mediante la inclusión de la tasa en cada factura o por un sistema de módulos que fije una cantidad anual global en función de la media de pernoctaciones previstas. En rueda de prensa, el conseller de Turismo explicó que la supresión de este impuesto no significará la pérdida de recursos para las inversiones medioambientales, pues el nuevo Ejecutivo balear creará un nuevo fondo con este objetivo, que se nutrirá de fondos públicos y, complementariamente, privados. El proyecto de ley, que ayer mismo fue remitido al Parlament, justifica la desaparición del impuesto sobre las estancias en empresas turísticas de alojamiento en que es "inadecuado, habida cuenta del crecimiento del turismo residencial en relación a los visitantes que pernoctan en los establecimientos de alojamiento". Al respecto, argumenta que "la imposición de un carga tributaria sólo a las personas que se alojan en estos establecimientos (y a los titulares de las empresas que los explotan, a título de sustituto) no constituye en la actualidad la forma más adecuada de delimitar un tributo afectado a la financiación de infraestructuras y de políticas públicas relacionadas con el medio ambiente y el turismo". La norma fija que "las últimas declaraciones que tendrán que presentar las empresas de alojamiento como sustitutas del contribuyente se efectuarán durante los primeros 20 días del mes siguiente a la entrada en vigor de la supresión del tributo". Flaquer apuntó que el Govern no ha querido introducir en este proyecto de ley de artículo único el efecto retroactivo "porque plantea graves problemas de aplicación" y aseguró que la existencia de dos métodos distintos de pago de la ecotasa ha impedido derogar el impuesto de forma inmediata, ante la posibilidad de caer en "actuación discriminatoria" entre ambos regímenes. Durante su encuentro con los periodistas, Flaquer reiteró el compromiso del Govern de mantener las inversiones medioambientales "porque son necesarias dentro de esta política de complementar el medio ambiente y el turismo". En este contexto, señaló que todas las consellerias con alguna vinculación con este tributo "están analizando uno por uno los proyectos" heredados del anterior Govern, a fin de determinar si "efectivamente se adecúan a la filosofía que ha de tener el fondo medioambiental". En cualquier caso, señaló que estos proyectos heredados "superan en muchísimo la previsión de ingresos con la ecotasa. Tenemos nuestras dudas de cómo los hubiera financiado el anterior Govern". Sobre este fondo, del que insistió en que se buscarán fórmulas para incentivar la participación de la iniciativa privada, apuntó que por ahora no ha habido ningún ofrecimiento empresarial en concreto aunque el sector ya ha mostrado su "predisposición". Por otro lado, Flaquer rechazó las dudas sobre el hecho de que el Ejecutivo balear mantendrá las inversiones en medio ambiente. "El tiempo lo dirá. Sólo en una semana hemos conseguido un plan forestal que representará la inversión de 30 millones de euros en los próximos años por parte del Ministerio de Medio Ambiente. Es una inversión, como mínimo, más medioambiental que la compra de determinados edificios en circunstancias ciertamente extrañas. Comentando sobre la supresión de la ecotasa, el presidente de Baleares, Jaume Matas, afirma que "el simple anuncio" de la supresión de la ecotasa "está creando ya efectos positivos dentro de los mercados europeos" y agregó que este impuesto turístico "ha perjudicado la imagen" de esta Comunidad Autónoma. Matas se expresaba así durante una conferencia de prensa que ha ofrecido el jueves en Madrid tras la reunión que mantuvo ese día con la ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez. Matas explicó que el anuncio en su momento de la creación de la ecotasa "produjo efectos negativos sobre el turismo" y su implantación "ha repercutido negativamente en la industria turística y ha creado un proceso de recesión, que ha afectado a los puestos de trabajo". "Queremos que los turistas se sientan bien en Baleares y garantizar los puestos de trabajo que han estado en peligro" durante la implantación de la ecotasa, resaltó el ex ministro de Medio Ambiente, quien agregó que esto tiene que ser compatible con las medidas medio ambientales puestas en marcha en el archipiélago. En este sentido, se refirió a la importancia de "separar lo que es el turismo y un impuesto sobre el turismo y lo que son las inversiones de medio ambiente que vamos a garantizar". Por su parte, la diputada autonómica y responsable de Els Verds y ex consejera autonómica de Medio Ambiente, Margalida Rosselló, criticó el viernes la decisión del Govern balear de retirar la ecotasa, por considerar que el único motivo que conduce al Ejecutivo presidido por Jaume Matas a derogar el impuesto turístico se basa en que fue aprobado por el Pacto de Progreso. En tal sentido, Rosselló expresó "la más enérgica indignación" de su partido por lo que considera una "grave equivocación" que, según señaló, tendrá consecuencias negativas para el sector turístico, el medio ambiente y los ciudadanos de las Islas. Para la portavoz del Els Verds esta medida es "el primer escalón que baja" el Govern del Partido Popular para eliminar las actuaciones del Pacto de Progreso y tildó de "falsas y demagógicas" todas las razones que argumentan los populares sobre la necesidad de su supresión. Asimismo reivindicó la validez de esta tasa por su carácter "finalista", ya que los fondos recaudados con este impuesto servían para emprender proyectos concretos que podían ser conocidos por los ciudadanos y los turistas. Con la ecotasa se pierde, según esgrimió Rosselló, la posibilidad de mejorar la oferta turística, aunque consideró que el "gran perdedor" es el medio ambiente. La ex consellera balear de esta materia indicó que "el PP quiere un medio ambiente de cemento", basado "en los paseos marítimos y en los puertos deportivos". (HOSTELTUR) (redacción@hosteltur.com) 

Más sobre Innovación

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.