Diario 5511 19.02.2019 | 12:49
Hosteltur: Noticias de turismo
Por Manuel Ruiz de Assín, en Innovación

¿Centralita física o virtual?

17 enero, 2019 (11:42:21)

Cada vez es mayor el número de empresas que se decantan por la telefonía IP, a través de Internet. Será materia de otro texto analizar las numerosas ventajas de la telefonía por Internet, pero por el momento nos centraremos en la centralita, el “cerebro” de tus telecomunicaciones.

Imagen nota de prensa Hosteltur

Una breve definición

Una centralita telefónica es justamente eso: el sistema que permite la gestión de las comunicaciones telefónicas de tu empresa. Esencialmente, organiza las llamadas entrantes y salientes siguiendo los parámetros que le programemos. No obstante, ¿cuál es la diferencia entre una centralita física y una virtual?

Centralita IP: Es un conjunto de hardware y software que nos permite establecer comunicaciones telefónicas utilizando la red de Internet. Necesitamos un hardware y un software, y contratar los servicios de un operador VoIP. Un técnico especializado se encarga de la instalación y la configuración de la centralita, que requiere de un mantenimiento y tiene una vida útil determinada, como todo dispositivo físico.

Centralita virtual o en la nube: En este caso no hay un dispositivo físico en las instalaciones de la empresa, y no hay inversión inicial, sino una cuota mensual variable en función de las extensiones (usuarios y líneas telefónicas) y los servicios que se contraten. La instalación y configuración corre a cargo del operador que ofrece el servicio VoIP. Las diferencias esenciales

Para muchas empresas, la diferencia fundamental está en los costes. Pero hay muchas más:

Escalabilidad: Las centralitas físicas tienen una capacidad de líneas y extensiones determinada por las licencias compradas, mientras que la centralita virtual te permite incrementar y reducir el número de usuarios siempre que lo necesites, y de manera inmediata y ágil.

Múltiple localización: Si la empresa tiene varias sedes, la opción será comprar varias centralitas IP, una para cada sede, mientras que con una centralita virtual tendrán toda la telefonía unificada y simplificada.

Seguridad: Las empresas proveedoras de servicios de telefonía en la nube cuentan con medidas de seguridad muy avanzadas; igualmente, los teléfonos IP son difícilmente accesibles por terceros desde Internet.

Obsolescencia: Como ocurre con todo el hardware, las centralitas IP se modernizan y quedan obsoletas con relativa rapidez. Sin embargo, las centralitas en la nube están siempre actualizadas y van evolucionando al mismo ritmo que lo hace la tecnología.

Proveedor y factura única: Una centralita virtual aúna todos los servicios en un mismo proveedor, incluyendo el mantenimiento y soporte técnico, y recibes una sola factura al mes, obteniendo una solución integral, mientras que una centralita física (o centralita IP) obliga a contratar después un acceso a Internet, un servicio de telefonía IP, y un servicio de mantenimiento de la infraestructura.

Extensiones móviles: Las centralitas en la nube integran telefonía fija y móvil, que funcionará como una extensión más de la centralita; una integración que no es posible con centralitas IP.

Más sobre Innovación

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.