Nota de prensa remitida

La prefectura de Gifu se presenta en Madrid

Susana Alvaro Sánchez

Economía

30 de Octubre del 2017

En pleno centro de Japón se encuentra la prefectura de Gifu, un territorio dividido a su vez en las regiones de Hida (norte) y Mino (sur) que atesoran algunos de los grandes atractivos de Japón y forman parte de los destinos destacados de turismo rural en el País del Sol naciente. La Oficina de Turismo de Japón invita al viajero a conocer los puntos más atractivos de cada territorio.

Arquitectura tradicional y paisajes de ensueño en la región de Hida

La región de Hida se caracteriza por sus nevados inviernos y sus grandes montañas, con picos de más de 3.000 metros de altitud sobre el nivel del mar. La ciudad principal es Takayama, que conserva en su centro histórico el encanto de las antiguas villas de Japón. Esta ciudad feudal es conocida por sus tradicionales casas de madera y sus tres calles principales albergan curiosas tiendas de productos tradicionales y antigüedades, museos, talleres de artesanía y tabernas y restaurantes donde probar las especialidades locales. Entre ellas destaca el sake, sobre cuyo proceso de producción se puede conocer más en las diferentes bodegas del centro.

Takayama es también conocida por su famoso festival San-no Matsuri, fundado en el siglo XVI y considerado uno de los tres más importantes de Japón. En esta fiesta doce carrozas recorren la ciudad en procesión, mostrando los bellos acabados de relieves y bordados realizados con sofisticadas técnicas por maestros artesanos. Por la noche, las lámparas de papel iluminan cada carroza y ofrecen un bello espectáculo. Estas obras de arte forman parte de los “Yama, Hoko y Yatai, procesiones de carros alegóricos de Japón” que han sido inscritas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2016.

A tan sólo unos minutos en tren desde Takayama se encuentra Furukawa, otra de las ciudades que conserva la arquitectura propia del periodo Edo. Cuenta también con un festival donde se puede apreciar la artesanía en sus tradicionales carrozas. Además, es una localidad con una creciente popularidad entre los visitantes, gracias a la exitosa película de animación ‘Kimi no na wa’ (Your name).

Otra de las ciudades destacadas es Shirakawa-go, declarada Patrimonio de la Humanidad. Esta aldea, situada en el corazón de las montañas, conserva la arquitectura de las casas de estilo gassho-zukuri, construcciones de madera con techo triangular de paja que permite resistir el peso de la nieve. Divididas en cuatro plantas, son grandes edificaciones en las que conviven varias generaciones. La original estructura de las casas, los campos de arroz de los alrededores y el bello paraje en el que se encuentra la aldea, ofrece imágenes de ensueño.

Entre los puntos más altos de la prefectura de Gifu, en la zona norte de los Alpes Japoneses, se encuentra Okuhida, una zona famosa por sus aguas termales, descubiertas en el siglo XVI. En total, alberga más de 140 baños termales al aire libre, entre los que se pueden encontrar públicos o privados, mixtos o exclusivos por género, todos ellos con espectaculares vistas a las montañas.

En cuanto a la gastronomía, la carne de Hida o Hida-gyū es uno de los productos más preciados y destaca por su calidad en textura, color y otras características. Se trata de la carne de vaca de ganado japonés que se cría en Gifu durante al menos 14 meses. Es idónea para degustar como solomillo o en cortes finos en platos como Sukiyaki, Shabu-shabu y Yakiniku.

Aguas cristalinas, artesanía y cultura en la región de Mino

La región de Mino ofrece bellos paisajes de extensas llanuras surcadas por ríos de aguas transparentes. Uno de los más destacados es el río Nagara, designado como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial como ejemplo de sostenibilidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En su curso superior e intermedio se encuentra una especie de pez japonés denominado Ayu, considerado un elemento crucial en el desarrollo de la cultura alimentaria de la región y de la conservación de las técnicas tradicionales de pesca, como la pesca con cormoranes – una especie de ave acuática-.

Este tipo de pesca, que se lleva a cabo entre el 11 de mayo y el 15 de octubre, tiene una tradición de más de 1.300 años. La ceremonia, conocida como Ukai comienza al anochecer, cuando los pescadores guían sus barcos tradicionales a la luz de las antorchas, acompañados por varios ejemplares de cormoranes.

Uno de los puntos más atractivos por sus aguas es el llamado ‘Estanque de Monet’, situado junto a parque de flores Itadori, en la ciudad de Seki. El agua cristalina, los coloridos peces japoneses y los hermosos nenúfares ofrecen una imagen similar a las obras del pintor Claude Monet en su serie Nenúfares.

Entre las ciudades más destacadas se encuentra la capital, Gifu, donde está situado el Castillo de Gifu, y la localidad de Magome, por donde transcurre la antigua ruta de Nakasendo que unía Edo (hoy Tokio) con Kioto. El tramo que enlaza Magome y Tsumago (prefectura de Nagano) es idóneo para realizar una excusión de un día y disfrutar del encanto de la arquitectura tradicional.

Por su parte, la localidad de Gujo es conocida por el famoso festival Gujo-Odori, una fiesta de danza Bon-Odori que se celebra desde mediados de julio hasta principios de septiembre. Es uno de los festivales de danza más importantes de Japón y atrae a visitantes de todas partes del territorio, que junto a los viajeros, disfrutan bailando al son de la música local.

Además de la música, los bailes y las celebraciones tradicionales, la región de Mino destaca por ser especialista en la producción de un tipo de papel muy característico del país, denominado Washi, o papel japonés con una textura y aspecto muy peculiar. Está hecho de fibra de la morera de papel y se fabrica con una técnica que data del siglo VII. Desde el año 2014, el Washi es reconocido como parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Otro de los tesoros artísticos de esta región es el Ji-Kabuki, un tipo de teatro interpretado por aficionados o actores amateurs locales, cuya tradición se conserva principalmente en la prefectura de Gifu.