Diario 5428 14.11.2018 | 21:40
Hosteltur: Noticias de turismo
Por Javier Gutierrez Rodriguez, en Economía

Una año más la Ciudad de Frías celebra la Fiesta del Capitán

16 junio, 2018 (12:30:34)

Del 22 al 25 de junio la localidad burgalesa de Frías celebra las Fiestas de San Juan. Verbenas, espectáculos de magia, concursos, comidas de hermandad o talleres infantiles dan forma al cartel diseñando para este año, pero es la Fiesta del Capitán la principal protagonista y sobre la que gira esta celebración.

Para conocer los orígenes de la Fiesta del Capitán tenemos que remontarnos al mes de julio del año 1450. Quince años antes, el rey Juan II había concedido a Frías el titulo de ciudad y once años después la cambia con Pedro Fernández de Velasco, conde de Haro, por la Villa de Peñafiel, tomando posesión del pueblo por un portillo del Castillo que hoy todavía es conocido como “puerta falsa”. Durante cuatro años las relaciones entre la ciudad y el noble fueron buenas, pero una serie de decisiones tomadas por el Conde de Haro colmaron la paciencia de los vecinos. Primero la retirada paulatina de los fueros que a Frías le fueron concedidos por el rey y finalmente una subida de impuestos que los fredenses se negaron a pagar. Y es cuando llega el fatídico mes de julio de 1450 y la Ciudad de Frías es cercada por las tropas del conde y ante esta situación los vecinos nombraron a un joven aguerrido y valiente para encabezar la guerra. Este nombramiento y el recuerdo de aquel asedio dieron origen a la Fiesta del Capitán, que se viene celebrando con bastante rigurosidad desde los mismos orígenes y por ordenanza municipal del año 1481 cada 24 de junio. Desde 1964 se celebra siempre el domingo más cercano a esta fecha.

Como sucede en otros mucho lugares, la vestimenta del Capitán no coincide con la que se llevaba en la época. Viste una chaqueta de corte napoleónico, acompañada de un pantalón blanco con galones de Capitán, sable y gorro. Durante la celebración esta acompañado por cuatro danzantes ataviados con pantalón y camisa blanca, faldón también blanco y almidonado, alpargatas del mismo color con cintas rojas y en la cabeza un clavel a un lado y un cigarro puro al otro. Completan su atuendo con una banda gruesa que les cruza el pecho desde el hombro a la cintura y de donde cuelga un bonito pañuelo. Y en el cuello a modo de corbata, una cinta también roja sujeta por un anillo. En las manos unas castañuelas tocadas con gran habilidad al ritmo marcado por las dulzainas y el redoblante.

Declarada de Interés Turístico Regional, la Fiesta del Capitán da comienzo el sábado 23 con la reunión de los danzadores en la Calle del Mercado donde realizan un solemne baile para posteriormente dirigirse hacia el Ayuntamiento bailando la tradicional danza de San Juan. Una vez en la Casa Consistorial se recoge la bandera y la comitiva se dirige al Castillo donde se llevará a cabo el nombramiento del Capitán, tras el revoloteo de la bandera. Después de dar la Primera Vuelta por las calles de Frías, al anochecer se dan por terminado los actos de las vísperas.

El domingo, día grande, la fiesta comienza muy temprano con los danzantes y gaiteros recorriendo casa por casa en las tradicionales dianas. Una vez finalizado este acto, en la Iglesia de San Vicente Mártir se celebra la Misa del Capitán y a la finalización de la misma, dará comienzo la Segunda Vuelta.

Posteriormente el Capitán recoge la bandera que esta situada en el Ayuntamiento y tras ser alabado por los danzantes al grito de “A la salud del Capitán y su acompañamiento, que Dios le guarde por muchos años. ¡QUE VIVA!”, comienza su desfile por las calles dirigiéndose al puente acompañado por los danzantes, dulzaineros y redoblante, así como por las autoridades, vecinos y visitantes y por unos hermosos caballos enjaezados.

Cuando el Capitán llega a la calzada romana, ordena: “¡Chiquillos a las habas y las cerezas!”, y la chiquillería corre a las huertas y fincas a coger dicho fruto. Continúan hasta el puente románico y se acercan a la Era de Santa María del Puente, donde el Capitán hace una reverencia respondiendo a los vivas de los danzantes, se quita el sombrero y revolotea la bandera a ras del suelo formando una única serie de movimientos, una vez hecho esto la carga elegantemente al hombro.

Tras los vítores se encamina a la ciudad acompañado por los cánticos de las mujeres por el camino de la Rueda, haciendo otra parada en la Era de San Juan, lugar donde estuvo la iglesia del mismo nombre, donde repite lo mismo que hizo anteriormente con la bandera pero en este caso con dos series de movimientos. Una vez ha llegado a la ciudad, el Capitán revolotea la bandera por tercera vez.

Llega la tarde del domingo y con ella el acto más importante y llamativo de la fiesta: el baile de las tradicional Jota de San Juan. El Capitán sale del Ayuntamiento acompañado por los danzantes en busca de la moza que ha sido elegida para ser la Capitana. Vuelven a la Plaza del Ayuntamiento y allí se celebra el baile que es aplaudido por el público. Posteriormente se celebra el Baile de la Justicia en el que los protagonistas son la Corporación Municipal que interpretan el baile con sus respectivas parejas.

Termina la fiesta con la Tercera Vuelta a la ciudad y al llegar a la Calle del Convenio el Capitán clava la bandera en el centro de una piedra circular y blanca y reparte rape entre todos los asistentes en recuerdo del reparto de víveres que se realizó en el famoso asedio.

Imágenes de la Fiesta del Capitán: Turismo Ciudad de Frías.

Más sobre Economía

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.