Hosteltur: Noticias de turismo
Por Laura Pena, en Innovación

Fiesta del Albariño de Cambados.

Cambados en un municipio que se encuentra en el noroeste de España, en la provincia de Pontevedra, en el centro de las Rías Bajas, uno de los mejores donde disfrutar en Galicia. 9 diciembre, 2020 (23:43:59)

Cambados, como muchos otros lugares de la comunidad Gallega, es un sitio donde disfrutar del mar, del clima agradable de verano, de su gastronomía y de sus fiestas.

Si juntamos gastronomía y fiesta se obtiene el resultado de unas de las mejores fiestas de Galicia, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, la Fiesta del Albariño, que además es la fiesta vinícola más antigua del país.

Galicia, en el mundo de los vinos, es famosa por la uva albariño, y Cambados es considerada la capital mundial del Vino Albariño, una uva con la que producen una buena cantidad de referencias de vino blanco en la comunidad. Esta fiesta, que se celebra de miércoles a domingo durante la primera semana de agosto, junta a muchas bodegas para dar a conocer sus nuevos y no tan nuevos vinos y productos.

España es uno de los lugares con la superficie cultivada de viñedos del mundo, con más de un millón de hectáreas de cultivo de vid, y el albariño supone un porcentaje muy grande de esa producción que se realiza en el país. La uva albariño tiene varias características que la hacen especial como su aroma, su ligereza, su brillo y su aroma floral y afrutado. Resumiendo, y como generalización, los vinos albariños suelen ser vinos frescos, jóvenes, suaves, equilibrados y completos.

Imagen nota de prensa Hosteltur

La Fiesta del Albariño nace hace más de 60 años con una reunión de amigos para elegir el mejor albariño, de esta forma se celebró un concurso para juntar a las bodegas y cosecheros para que presentaran sus vinos albariño a cata. Año tras año fue cogiendo fama y peso hasta llegar a ser la multitudinaria fiesta que es a día de hoy, a la que se suman multitud de actividades complementarias, como conciertos, atracciones, verbenas, teatro y desfiles.

La inauguración de la fiesta se realiza cinco días antes del primer domingo a las 13:00 en el Paseo de la Calzada tocando un grupo de gaitas. En ese momento se abren las casetas, centro neurálgico de la fiesta, y se empiezan a realizar multitud de actividades, convirtiéndola en una de las fiestas más importantes de Galicia y de España.

La fiesta tiene dos caras: la más formal y la festiva. La formal es la de los actos oficiales, como el desfile del Serenísimo del Albariño, saliendo desde la plaza del ayuntamiento hasta el Pazo de Fefiñans, donde se realiza el acto de nombramiento de las damas y caballeros de honor. En este acto se toca a los elegidos con una hoja de vid, se les da a beber una copa de vino y se les entrega una medalla. Tras los nombramientos se realiza una comida oficial dándose a conocer los tres albariños ganadores en el certamen de cata.

La otra cara de la fiesta es la conocida por todo el mundo, en la que se recorren, más veces de las que se debiera, las casetas donde se sirven los vinos y el resto de actividades unidas como conciertos o atracciones. Esta fiesta, en la que se degustan los mejores vinos de la región, junta a más de ciento cincuenta mil personas.

El cierre de las fiestas se produce el domingo a las doce de la noche, tras la última verbena, con un espectáculo de fuegos artificiales.

Otra de las partes importantes de la fiesta son las Peñas. Las Peñas se forman por personas organizadoras y promotoras, en la que cada miembro lleva a sus amigos, haciendo que se junten grandes grupos de amigos que año tras año se reúnan con un objetivo claro: volver a verse degustando un buen vino y divertirse. Las peñas se hacen camisetas específicas para lucirlas en las fiestas, haciendo que se llene de colorido la zona de las casetas. En las camisetas de cada Peña destacan dos cosas: el lema de la Peña y el dibujo. Aunque esta es una tradición relativamente nueva, con el paso de los años ya se encuentran peñas famosas que no defraudan y año tras año siguen llenando las calles de color y buen humor. Como anécdota, el famoso vaso atado al cuello con un cordel, fue inventado hace treinta años por la Peña más antigua de la Fiesta del Albariño, “unha grande chea”, que utilizan un chaleco de gaiteiro, de forma que se les reconozca de manera sencilla.

Si nunca has ido a una fiesta del albariño te voy a dar varios consejos para que la disfrutes de la mejor manera posible. Lo primero que debes hacer es ir con tiempo, aparcar va a ser complicado porque la cantidad de gente que se desplaza de Galicia y parte de España es importante, por lo que puedes aparcar cerca de tu hotel y luego moverte caminando, ya que es un pueblo pequeñito y no tardarás mucho en situarte en cualquier parte andando. Para comer queso, embutidos, cocido etc... y beber, tienes varias alternativas, como en toda fiesta siempre hay casetas o puestos que sirven comida, siendo generalmente bastante caros para lo que ofrecen, lo mejor es ir a la plaza de Fefiñans donde vas a encontrar restaurantes, bares y mesones donde vas a comer mucho mejor a un precio mucho más razonable. A la hora de beber, primero, hazlo con moderación, no quieras probar todos los vinos en dos horas. Bebe de forma tranquila, el albariño es un vino para tomar de manera relajada y saboreándolo, y sobre todo y muy importante con el estómago lleno. No dudes en beber vino y solamente vino, no mezcles con otro tipo de bebida alcohólica, nadie se va a extrañar que bebas vino hasta altas horas de la noche, así que evita los combinados en esta fiesta. Disfruta del vino. La tradición es recorrer las casetas (La Calzada) y degustar por copa o por botella (dependiendo del número de amigos que vayáis) el vino que te ofrecen. Entrada la noche, tocan bandas famosas en la plaza de Fefiñans, año tras año van cambiando y que podrás conocer con antelación en el programa de fiestas. También como tradición, el domingo se van a probar los vinos de las bodegas ganadoras.