Hosteltur: Noticias de turismo
Por David Cano, en Innovación

Nace el primer diccionario de turismo termal y Spa

El novedoso glosario, desarrollado por la empresa Evadium, contribuye a impulsar el progreso del turismo de salud y bienestar, uno de los sectores que auguran una mejor recuperación y mayor demanda tras la pandemia del covid-19. 25 marzo, 2021 (11:52:44)

El espectacular auge experimentado por el turismo de salud y bienestar antes del Covid-19, retomará su ritmo de crecimiento después de la pandemia aupado por la transformación de la pirámide poblacional y por las nuevas tendencias turísticas, donde España está llamada a erigirse en potencia mundial.

En este proceso de consolidación del turismo termal y Spa, los establecimientos han ido ampliando su oferta incorporando nuevos servicios de medicina preventiva, fitness, nutrición o belleza. La particular terminología del sector, ya de por sí compleja, ha multiplicado su extensión, lo que ha conducido a los usuarios a cierta desorientación para decidir los servicios más idóneos en cada caso. Talasoterapia, ducha escocesa, parafangos, flotarium, envoltura, frigidarium o reflexología, son algunos de esos términos que pueden resultar confusos para el gran público.

Sensibles a esa necesidad, y fruto de la estrecha relación que mantiene con los usuarios desde hace más de una década, Evadium, empresa española pionera en escapadas temáticas, ha recopilado los términos más comúnmente utilizados en este sector para poner al alcance de todos los viajeros el primer diccionario especializado en turismo termal y Spa.

Con un amplio elenco de términos indexados, el diccionario de turismo termal y Spa –el primero en su clase– se presenta como una sencilla herramienta para que el usuario pueda resolver de manera rápida y fácil las dudas y consultas más frecuentes que pueden surgir relacionadas con el popularmente conocido como turismo termal. De este modo los usuarios podrán disponer de una fuente de información gratuita que les ayude a diferenciar con mayor criterio los distintos tipos de establecimientos, así como las principales terapias y técnicas que se ofertan, y así elegir sin temor a equivocarse el tipo de servicio que mejor se adapte a sus preferencias y necesidades. El proyecto nace en un sector en auge como el turismo de salud y bienestar, que está llamado a ser uno de los que más crecimiento experimentarán en la nueva etapa post covid-19.

Imagen nota de prensa Hosteltur

El turismo termal y Spa, clave en la recuperación turística

Según Miguel Mirones, presidente de la Asociación Nacional de Balnearios (Anbal), el turismo termal crecía ya a muy buen ritmo durante los años previos al covid-19, con cifras cercanas al 20% anual en 2018. Según datos de Turespaña, ya durante el primer semestre de 2015 más de un millón (1.250.747) de turistas extranjeros disfrutaron de los balnearios y centros de talasoterapia de nuestro país, con un gasto total que rozó los 1.500 millones de euros, siendo franceses, alemanes y británicos los más numerosos. Los beneficios generados por turistas extranjeros en nuestros balnearios y centros de talasoterapia sumaron entre 2010 y 2015 más de 15 mil millones de euros.

Ahora, tras la pandemia provocada por el covid-19, la renovada preocupación de la sociedad por la prevención y el cuidado de la salud sitúa al turismo termal y de Spa en una excelente posición de cara a la recuperación turística que ya tenemos a las puertas. Eso, unido al cambio en las pirámides poblacionales europea y española –según el Instituto de Turismo de España, la media de edad de los usuarios de balnearios en Europa es superior a los 60 años– y a la preferencia de muchos turistas extranjeros por los balnearios y centros de talasoterapia españoles –con cifras cercanas a los tres millones de visitas en los últimos años, según datos de la Subdirección General de Conocimiento y Estudios Turísticos–, apuntala este sector con sólidas esperanzas de recuperación para los próximos años.

A ello hay que sumar el alto grado de fidelidad que muestran los usuarios de turismo termal y de Spa con respecto a sus destinos de reposo. Un estudio publicado en 2020 por el Área de Bienestar de la Diputación de Ourense, revela que hasta un 62% de los turistas que anularon sus estancias en balnearios a causa del confinamiento volvería a elegir esos mismos establecimientos para pasar sus próximas vacaciones termales.

España, potencia mundial en turismo de salud

Los centros termales, que además han experimentado una marcada evolución –con una tendencia que sin duda será continuista tras el covid-19– hacia sectores como la medicina preventiva, el fitness, la nutrición o la belleza, se encuentran a menudo en entornos de gran interés natural, turístico y paisajístico, lo cual multiplica por mucho el gran atractivo de la oferta española. Según los datos del Observatorio Nacional del Termalismo, la oferta nacional cuenta actualmente con 116 balnearios y 45 centros de talasoterapia, a los que hay que sumar los más de 1000 hoteles con Spa –según el informe Spafinder Wellness (2019)–, lo que lo convierte a España en una potencia mundial en el turismo de salud.

El turismo de salud y bienestar, un futuro prometedor

El informe “Turismo Post Covid” publicado por la Asociación Española de Expertos Científicos en Turismo (AECIT), refleja no solo ese gran potencial que tiene en España el sector del turismo termal y de Spa de cara a la próxima recuperación –pues además de lo anteriormente expuesto, era considerado antes del covid-19 el país más saludable del mundo y el segundo con una mayor esperanza de vida–, sino que hace hincapié en un alentador futuro inmediato para el mismo. José Antonio Fraiz Brea (Universidad de Vigo) y Edgar Tarrés Falcó (Universidad de Girona) recuerdan en dicho estudio que tanto la Agenda 2030 de Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible como las tendencias del turismo señaladas en 2019 por la Organización Mundial del Turismo (OMT) –que incluyen la “búsqueda de actividades saludables durante los viajes como senderismo, turismo deportivo, wellness, salud y bienestar”– apuntan precisamente en esa dirección.

Ambos destacan en su informe que “el comportamiento del turista se verá condicionado tras la pandemia no solo por la seguridad ciudadana, sino por la seguridad sanitaria; esto afectará tanto a su forma de viajar como a sus criterios de selección de los destinos turísticos, y en este sentido creemos que la tipología turística que se verá más favorecida será la del turismo de salud y bienestar”. Además afirman que “si esta tipología turística estaba creciendo a velocidad de crucero antes de verse truncada por la aparición del covid-19, por su esencia misma se recuperará mucho antes que otras tipologías, adquirirá un mayor protagonismo y volverá al crecimiento exponencial que venía experimentando debido al aumento de la conciencia pública en materia de salud y bienestar social”. Todo ello sin olvidar, por supuesto, el empujón que supondrá para un buen número de balnearios la reactivación –una vez finalizado el plan nacional de vacunaciones– del Programa Nacional de Termalismo Social (IMSERSO), contribuyendo a proporcionar al segmento poblacional senior de nuestro país alternativas saludables para un envejecimiento activo.