Diario 1965 21.02.2019 | 15:45
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Coyuntura en Sudamérica

¿Qué hacer para no depender del turismo argentino?

Los datos de 2018 y las primeras cifras de 2019 confirman que Argentina se resfría y la región estornuda 8 febrero, 2019
  • Chile recorta a la mitad su presupuesto de promoción en Argentina: “es un error” depender tanto de un solo mercado, dice Mónica Zalaquett
  • Haciendo una política regional de turismo podemos evitar que las coyunturas nos peguen a unos o a otros, dicen en Uruguay
  • En Paraguay, donde casi 72% de las visitas internacionales llegan desde Argentina, el año 2018 mostró una reducción de 27% en los arribos

Cuando los bolsillos de los argentinos se vacían -como ocurrió este año en 2018 con la megadevaluación- sus vecinos sufren. Al menos en lo que respecta al turismo. En el informe central de la revista especial de HOSTELTUR LATAM para la FIT lo exponíamos así: "Este verano, y a lo largo de 2019, el acento argentino se extrañará en Brasil, Uruguay y Chile, porque la devaluación y el alto índice de inflación han corroído los salarios y desestimulado el consumo. La inestabilidad del dólar avivará la vuelta al turismo interno y su alza hará de Argentina un destino barato". Ver. Pausa argentina: Disparada del dólar trastoca los planes

El emisivo argentino empezó a mostrar cifras a la baja a mediados de 2018 por primera vez desde 2015. Venía de un año récord, con 12,3 millones de viajes al exterior en 2017. Por eso la caída acumulada a lo largo del resto del año, y las cifras de este verano resultan tan estrepitosas.

En Paraguay por ejemplo, un país donde casi 72% de las visitas internacionales llegan desde Argentina, el año 2018 mostró una reducción de 27,2% en los arribos. Abrir nuevos mercados fue uno de los objetivos de la delegación paraguaya en FITUR 2019. Ver: El turismo extranjero en Paraguay cae 27,2% y 25% las divisas en 2018

La contracción del turismo argentino es muy pronunciada en todos los países limítrofes.

En Chile los argentinos fueron 25% menos en todo 2018, luego de un auspicioso año 2017. La base más diversa de mercados emisivos que tiene Chile evitó que la caída general fuera mayor. El país perdió 11% de sus visitantes internacionales por el efecto Argentina, pero creció a buen ritmo en casi todos los demás mercados: Brasil y el resto de Sudamérica, EEUU y Europa.
Para el verano 2019 la caída es más pronunciada. Como en otros destinos -Uruguay, por ejemplo- Chile acusa una reducción de 40% del turismo argentino. Ver: Cayó 11% la llegada de turistas internacionales a Chile en 2018

La subsecretaria de Turismo de Chile, Mónica Zalaquett, dijo que “es un error” depender tanto de un solo mercado y anunció que los esfuerzos e inversión en promoción serán más diversificados. Sólo 8% del presupuesto en promoción de 2019 será destinado al mercado argentino, una baja de 50% respecto a los 12 puntos porcentuales dedicados hasta ahora.

“Nosotros dependíamos casi en un 52% de Argentina” y ese es un porcentaje “muy alto”, señaló Zalaquett. El comportamiento del mercado en los últimos 10 meses dejó esa proporción en 43%.

Enero, mes bisagra

En Uruguay, a lo largo de 2018, la disminución del turismo internacional fue de 5,8% en el número de visitantes. Los argentinos bajaron 12,7%, una tendencia que se profundizó desde mediados de año pero que, de todos modos, tuvo un impacto menor que en otros destinos regionales también dependientes del mercado argentino, como Chile y Paraguay. Ver: Uruguay perdió 6% de visitantes y 7,7% de divisas en 2018

Sin embargo enero -mes clave- marcó un quiebre: 41% menos arribos. Llegaron 207.000 argentinos menos.

El impacto en Brasil es más localizado, en el sur -estado de Rio Grande do Sol y Santa Catarina- y los datos que se manejan son los de la contracción del emisivo argentino: entre 40% y 50% según CAME, para el mes de enero. Hasta 70% por vía terrestre

Tanto las autoridades como los actores de las industrias turísticas de los diversos países estaban advertidas. Si bien se hicieron los deberes -precios, beneficios, promociones- la aguda crisis argentina mantuvo a los países vecinos fuera del radar de la clase media y media-alta argentina como destinos de vacaciones. Pero tampoco se incrementó tanto el turismo interno en Argentina. Sólo creció 2,2% según CAME.

"Es difícil sustituir un mercado tan importante como el argentino en toda la región; se hacen algunas cosas, lo que es posible, con precios, con financiación y plazos, pero cuando estamos muy complicados es difícil levantar ese volumen que aporta Argentina -solo a Uruguay fueron 2,5 millones el año pasado-", apuntó Juan Martínez, presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo.

Y mucho menos siendo países limítrofes que se comunican por tierra -o por ferry, en el caso de Uruguay y Argentina-. Las alternativas no son sencillas ni de corto plazo. "Creo que haciendo una política regional de turismo podemos evitar que las coyunturas nos peguen a unos o a otros", arriesga Martínez.

Hay iniciativas en este sentido: unificación de visados, multidestino, nuevas rutas, vuelos regionales. Mucha burocracia para superar, voluntades políticas que van y vienen y vaivenes económicos impredecibles condicionan los procesos.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.