Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. Crisis por coronavirus

Argentina: privados relativizan el “éxito” de la temporada de verano

Admiten tener algo de “oxígeno” en medio de la pandemia, pero estiman una ocupación nacional del 40% 8 febrero, 2021

Mientras el Gobierno argentino habla de una temporada récord, con más de 8 millones de turistas viajando por el país, la Cámara Argentina de Turismo (CAT) dio a conocer sus números del verano. Aunque aceptan que el movimiento es aceptable para un escenario pandémico (y en comparación con los peores momentos), sostienen que una ocupación promedio del 40% es muy baja para una alta estival.

El ministro de Turismo y Deportes de la Argentina, Matías Lammens, informó la semana pasada que en lo que va de la temporada alta estival, el verano del coronavirus, más de 8 millones de argentinos se movilizaron por los destinos de todo el país sin que se produjera hasta el momento un alza significativa de casos, por lo que aseguró que se trata de una temporada récord, a la que calificó como “exitosa”.

Y no es para menos. Argentina tuvo una de las cuarentenas más extensas del mundo y, pese a no encontrarse en condiciones ideales en materia sanitaria, ratificó en octubre que habría temporada. “Es una decisión política”, insistió Lammens en reiteradas oportunidades. Por en comparación con los peores momentos de la crisis o incluso con lo que ocurre en algunos de los países vecinos, existen motivos para que tanto el funcionario como los destinos se muestren conformes.

Para la CAT, la ocupación promedio nacional durante enero fue del 40%

Sin embargo, al mismo tiempo, el ministro admitió que el sector privado, especialmente el hotelero, no estaba viendo reflejado en sus habitaciones ese gran flujo de visitantes. La demanda de la “nueva normalidad” prefiere alquilar casas o departamentos en vez de los alojamientos tradicionales, mientras que el consumo general sería menor al de años anteriores.

Por eso, desde la Cámara Argentina de Turismo (CAT) le habían adelantado a HOSTELTUR que ese optimismo debía ser relativizado y que, si bien existen poco más de 20 destinos del país con buenas ocupaciones, el resto del territorio seguía atravesando una situación crítica, especialmente en las grandes ciudades.

Este fin de semana, la entidad publicó su balance estadístico correspondiente a enero -en base a un relevamiento de la Federación de Cámaras de Turismo de la República Argentina (Fedecatur)-, y el resultado ratifica esas proyecciones: la ocupación hotelera promedio nacional fue del 40%.

Al respecto, el presidente de la CAT, Aldo Elías, opinó: “Es un número muy bajo teniendo en cuenta que es el mes más fuerte para el turismo, pero si miramos los últimos nueve meses del 2020 -con la actividad prohibida e ingresos cero-, este porcentaje significa algo de oxígeno para un sector asfixiado”.

Por regiones

En un análisis por regiones, la cámara indicó que en la Provincia de Buenos Aires se destacaron los destinos de sol y playa: Pinamar alcanzó el 71%; Mar de las Pampas, el 77%; Cariló, el 81%; en tanto, Miramar, un 40%; San Clemente del Tuyú y Mar de Ajó, un 35%; y Necochea, 25%.

Mar del Plata, principal destino de la Costa Atlántica, permanecieron cerrados el 36% de los hoteles. Asimismo, durante la primera quincena se registró una ocupación del 20% y en la segunda, del 35%. Hubo un total de 832.230 turistas, según el Ente Municipal de Turismo, pero en el acumulado de la temporada (del 1° de diciembre de 2020 al 31 de enero de 2021) se verificaron 1.418.312 arribos, con una estadía media de 7,9 noches.

Como es habitual, los destinos de playa argentinos se impusieron en el doméstico estival

En tanto, entre los destinos que no son de playa, Sierra de la Ventana tuvo un 63%; San Pedro, 60%; Tandil, 56%; Junín y Baradero, 50%; San Antonio de Areco, 41%; y Pergamino, Carmen de Areco, San Nicolás y Chascomús, entre el 40% y 30%.

En Córdoba, otro de los grandes destinos estrella de verano argentino, no abrió el 35% de los hoteles, mientras que los porcentajes de ocupación llegaron en promedio al 40% en Villa Carlos Paz, con picos durante los fines de semana. Hubo un 35% en Valle de Punilla y Alta Gracias, al igual que en Córdoba Capital; y en Miramar y Valle de Calamuchita llegó casi al 40%.

Durante un enero cualquiera, los porteños se van de vacaciones y los principales puntos turísticos de la Ciudad de Buenos Aires se ven copados por los visitantes internacionales, que llegan por todas las vías, especialmente los cruceros. Pero en medio de la pandemia, la capital ha quedado desolada: una temporada doméstica récord y fronteras cerradas al turismo llevaron a que el 90% de los establecimientos hoteleros se mantuviera cerrado en el primer mes del año. Según la CAT, aquellos que pudieron abrir sus puertas reportaron una ocupación promedio inferior al 10%.

En una mirada a la Patagonia, se puede concluir que se trata de una de las regiones más visitadas, probablemente por su oferta de naturaleza y distanciamiento. Los destinos neuquinos como San Martín de los Andes y Villa la Angostura tuvieron entre un 70% y un 80% de ocupación.

La Patagonia fue una de las regiones con mejores resultados durante el verano del coronavirus

En Río Negro, Bariloche (destino estrella de este verano) alcanzó un 60% en la primera quincena y un 55% en la segunda, mientras que Las Grutas llegó al 32%. En Chubut, Puerto Madryn se mantuvo al 40%. En Santa Cruz, El Calafate alcanzó 26%; El Chaltén, el 33%; y Río Gallegos, el 15%. Y en Tierra del Fuego, Ushuaia promedió el 42%.

Respecto a Cuyo, la CAT informa que la provincia de San Juan reportó un 67% de ocupación en promedio: Y allí, el Gran San Juan alcanzó el 47%; Iglesia, 71%, Jáchal, 43%; y Valle Fértil, 81%. En Mendoza, Potrerillos, un 84%; Malargüe, 81%; San Rafael, 74%; Uspallata, 75%; Tunuyán, 95%; y el Gran Mendoza, 22%. No se publicaron datos de la provincia de San Luis.

En lo que se refiere al Litoral, se informó que los destinos turísticos de Corrientes como Ituzaingó y Esquina tuvieron un 55% de ocupación, mientras que en Paso de la Patria se elevó al 95%. En Misiones, Puerto Iguazú, principal destino de la provincia y uno de los más destacados del país, alcanzó el 40%. En Chaco, Resistencia tuvo el 25% y Sáez Peña, un 15%. En Santa Fe, Rosario y Rafaela no superaron el 20%. Y, en Entre Ríos, la ciudad de Gualeguaychú registró el 37%; Colón, 36%; y Concepción del Uruguay, 47%. Formosa mantiene un estricto aislamiento y no registra actividad turística.

Finalmente, en la región Norte, en Tucumán, su capital, San Miguel de Tucumán, se mantuvo al 30%, mientras que su vecina Yerba Buena, llegó al 63%; San Javier, al 66%; Tafí del Valle, al 77%; y San Pedro de Colalao, al 55%. Por su parte, en Catamarca, la ciudad de Catamarca tuvo un 27% de ocupación en promedio; Fiambalá, un 60%; Fray Mamerto Esquiú, un 55%; Belén, un 37%; y Tinogasta, un 31%. En Santiago del Estero, Termas de Río Hondo tuvo un promedio del 43%. En Salta, su capital homónima promedió el 39%; Cachi, el 72%; Cafayate, el 60%; y Rosario de la Frontera, el 51%. Y, por último, en Jujuy, en la zona de Yungas la ocupación fue del 30%; en la Quebrada, 52%; en los Valles, 41%; y en la Puna, 15%. Tampoco hay datos disponibles de La Rioja.

Algunas tendencias

De acuerdo a la CAT, una de las mayores tendencias registradas durante el verano argentino es la de las escapadas: picos de ocupación durante los fines de semana y bajas muy pronunciadas de lunes a viernes.

Por otra parte, como se señalaba, se observó una creciente demanda de casas y departamentos de alquiler, lo cual signó la baja de los huéspedes en los hoteles. En ese aspecto, la entidad responsabiliza en parte al Gobierno, dada la incertidumbre respecto a una posible retroceso de la apertura para circular por el país y a las restricciones horarias impuestas de manera preventiva.

De acuerdo a la CAT, los pasajeros prefirieron alojarse en casas o departamentos de alquiler, en desmedro de la hotelería tradicional

También se preveía que fuera una temporada de transportes particulares, por temor a posibles contagios en el transporte público de larga distancia. Y ese escenario finalmente se concretó. Según la Cámara de Empresas de Larga Distancia (Celadi), en enero se verificó una caída del 80% en los pasajeros transportados, con respecto al mismo mes del año anterior.

¿Cómo continuará esta historia? En referencia a febrero, Elías proyectó un buen movimiento turístico, incluyendo el fin de semana de, Carnaval (12 al 16), que se extendería hasta el 20 de febrero. Pero en un vistazo a mediano plazo, la situación es desesperante. “Después de esa fecha prácticamente no hay ningún tipo de reservas, salvo las que se pueden generar de último momento, con lo cual la actividad turística volvería a desplomarse fuertemente”.

Avatar redactor Rolando Klempert Izaguirre Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.