Edición Latam. Los admitió el alcalde, Eduardo Paes

Río de Janeiro analiza prohibir la venta de alcohol a no vacunados

El 90% de los internados por COVID-19 no han sido inoculados 13 enero, 2022

El alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, aseguró que estudia prohibir la venta de alcohol en la ciudad a personas que no puedan acreditar estar vacunadas contra el COVID-19, emulando el modelo impuesto por la ciudad de Quebec, en Canadá. La medida apunta a cercar a los no vacunados, en un contexto en el que el 90% de los internados en el destino no lo están.

Luego de que la ciudad canadiense de Quebec decidiera prohibir la venta de bebidas alcohólicas (y también de marihuana legal) a personas no vacunadas para forzar la inoculación en sector de la población que todavía se resiste, el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, aseguró estar de acuerdo, e incluso aseveró que la medida está en evaluación, teniendo en cuenta sus buenos resultados (creció un 300% la búsqueda de vacunas).

Este miércoles 12 de enero, en su cuenta de Twitter, el funcionario comentó la noticia respecto a la localidad del sudeste de Canadá y afirmó: “Pensando en subirme a ese bus y prohibir el ‘litrão’ (botella grande de cerveza helada) para ellos aquí en Río".

Pero luego de este irónico comentario, realizó una transmisión en vivo a través de redes sociales en la que aseguró que efectivamente se trata de una medida en estudio, teniendo en cuenta las graves consecuencias de la no vacunación en el sistema de salud de la ciudad.

Según los datos de Paes, el 90% de los internados en esta nueva ola disparada por la variante Ómicron son personas no inoculadas, y por eso primero que nada exhortó a los cariocas a vacunarse y a aplicarse las dosis de refuerzo. "No consigo entender a la persona que no se vacuna, que no toma la dosis de refuerzo", expresó.

Eduardo Paes: "No consigo entender a la persona que no se vacuna, que no toma la dosis de refuerzo"

Para el alcalde, son justamente las vacunas las que pueden permitir a la gente retomar su libertad para movilizarse, sin afectar a la sociedad en su conjunto. “Convivir con el virus es muy difícil”, sostuvo al explicar por qué al cierre de 2021 ha debido dar marcha atrás con algunas de las medidas de flexibilización, ante el gran aumento de los casos.

El ejemplo más simbólico hasta el momento fue el de Reveillón, la tradicional y masiva fiesta de Año Nuevo en Copacabana, que debió ser limitada a un show de fuegos artificiales y a un show musical virtual, suspendiendo los festejos callejeros. En tanto, se anunció también la cancelación de los desfiles callejeros para el Carnaval, limitando el evento al Sambódromo de la ciudad. Pero esto será actualizado a finales de enero, en base al escenario epidemiológico, que hoy no parece ser el más prometedor.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.