Diario 2136 20.10.2019 | 16:22
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición Latam. CEO Oscar Muñoz dijo sentir "vergüenza" y asumió la responsabilidad

United asegura que no usará más a la Policía para sacar pasajeros de un avión

12 abril, 2017

El director ejecutivo de la aerolínea United, Oscar Muñoz, afirmó hoy que no se volverá a utilizar a la policía para sacar pasajeros de los aviones en caso de sobreventa de billetes y reiteró su "vergüenza" por el episodio del hombre expulsado a la fuerza el pasado domingo de uno de sus vuelos.

"Sacar a un pasajero que ha reservado, pagado y se ha sentado, no podemos hacer eso", aseguró Muñoz en una entrevista en el programa "Good Morning America" de la cadena ABC, para agregar que sintió "vergüenza" al ver las imágenes.

Los videos con la actuación de la Policía se convirtieron en un fenómeno viral en las redes sociales y mostraban cómo la Policía sacaba de manera violenta al pasajero David Dao, que rechazó salir de un avión de United que hacía la ruta de Chicago a Louisville (Kentucky).

Se trató de un "fallo del sistema", agregó Muñoz, ya que "no ofrecimos a los supervisores y gestores de primera línea los procedimientos adecuados que les habrían permitido usar su sentido común"

"Este fallo es mío. Tengo que arreglarlo, y creo que es algo que podemos hacer", subrayó.

La violencia empleada por la Policía del aeropuerto O'Hare de Chicago provocó indignación en la opinión pública estadounidense, y rápidamente una petición en internet para pedir la dimisión de Muñoz alcanzó las 50.000 firmas, aunque, por ahora, el ejecutivo de United ha señalado que no piensa dejar el cargo.

Oscar Muñoz, CEO de United, en el programa Good Morning America. Foto: ABC.
Oscar Muñoz, CEO de United, en el programa Good Morning America. Foto: ABC.

La compañía también fue castigada en Wall Street, y sus acciones perdieron en la jornada del martes casi un 1%, lo que representa una pérdida de valor bursátil de 225 millones de dólares. Durante la jornada llegó a perder hasta 4% de su valor, casi US$ 1.000 millones.

Los testigos que se encontraban en el avión afirmaron en redes sociales que la compañía pidió cuatro voluntarios para abandonar el vuelo, después de haberlo abordado con dos horas de retraso, y tomar uno al día siguiente a cambio de 400 dólares y una estancia de una noche en un hotel.

United necesitaba esos asientos para trasladar tripulaciones, pero ningún pasajero aceptó la oferta, la aumentó a 800 dólares y amenazó con no despegar hasta que cuatro personas se levantaran de su asiento y abandonaran la aeronave, aunque la empresa aseguró en el correo a sus empleados que la compensación era de 1.000 dólares.

Ante esa situación, la empresa seleccionó al azar, mediante una computadora, a los pasajeros que tendrían que salir.

Una pareja se fue a regañadientes, pero David Dao contestó que era médico y necesitaba ver a sus pacientes el lunes por la mañana.

Tras rechazar ser uno de los voluntarios que la aerolínea pedía, Dao fue apartado a la fuerza de su asiento por un policía y sacado a rastras por el pasillo del avión, suceso frente al que incluso reaccionó el martes el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien calificó de "preocupantes" las imágenes del incidente. EFE


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.