Diario 5864 08.04.2020 | 17:27
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Iberia analiza ampliar su plan de ajuste y retrasar la llegada de nuevos aviones

21 septiembre, 2001
Iberia es una de las pocas compañías aéreas que no se ha pronunciado aún oficialmente sobre las consecuencias de la crisis desatada en las aerolíneas tras los atentados. Pero la ausencia de una respuesta oficial no significa que sea inmune. De hecho, en la compañía dan por sentado que, al igual que sus homólogas europeas, tendrán que revisar a la baja sus previsiones y sus objetivos, con el consiguiente ajuste.
Iberia es una de las pocas compañías aéreas que no se ha pronunciado aún oficialmente sobre las consecuencias de la crisis desatada en las aerolíneas tras los atentados. Pero la ausencia de una respuesta oficial no significa que sea inmune. De hecho, en la compañía dan por sentado que, al igual que sus homólogas europeas, tendrán que revisar a la baja sus previsiones y sus objetivos, con el consiguiente ajuste.El nuevo recorte, que puede ser estudiado en el comité de dirección de la próxima semana, se sumará al aprobado el pasado mes de julio, debido a la caída de la demanda y el conflicto desatado por la huelga de los pilotos.La compañía que preside Xabier de Irala decidirá también el retraso o la cancelación parcial de la renovación de la flota para el próximo año, en la que tenía previsto incorporar nueve Airbus 320, 3 A-321 y 3 A-340. Precisamente la compañía informó ayer que había completado la renovación de aparatos prevista para este año con la incorporación de 15 Airbus.También se estudiará la posible eliminación de horas de vuelo sobre las 425.000 que figuran en el plan revisado; se suprimirán trayectos y se congelarán en la medida de lo posible las nuevas contrataciones. Irala, que viajó a Bruselas para reunirse con la comisaria de Transporte, Loyola de Palacio, no ocultó ayer su preocupación: 'No hay compañía que se libre de lo que ha pasado el 11 de septiembre y de la consecuencias que los atentados van a tener'. Aclaró que están en contacto con el Gobierno pero no han pedido ayudas de Estado.Su preocupación está fundada. La acción volvió a caer ayer un 4,6% y acumula pérdidas superiores al 25% desde el estallido de la crisis. A ese nuevo desplome colaboró la decisión de Moody's de rebajar la calificación de la compañía de "estable" a "negativa", en línea con lo que ha sucedido con el resto de compañías aéreas, aunque mantiene la de los bonos utilizados para financiar la flota.Mientras, sigue avanzando la aplicación del arbitraje en la compañía, dictado el 19 de julio para poner fin a la última oleada de paros. Ayer venció el plazo de dos meses para que la dirección y el sindicato de pilotos (SEPLA) se pusieran de acuerdo para cerrar la composición de la comisión que debe dirimir los conflictos, y que incluye el laudo. Dirección y pilotos no han logrado un consenso sobre el quinto miembro que debían nombrar de común acuerdo y que, conforme a la composición de la comisión (dos miembros elegidos por cada parte y uno independiente), tendrá un papel relevante como árbitro. El presidente en funciones del Consejo Económico y Social (CES), Federico Durán, que actuó de árbitro, deberá elegir ahora ese quinto miembro, que podría ser él mismo, si las partes se lo piden. (R. M., diario El País, 21/9/01)
Avatar redactor Carlos Paquito
Más sobre Economía Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.