Diario 5328 21.07.2018 | 06:08
Hosteltur: Noticias de turismo
Entrevista con Anna Castan, directora del Hotel Barcelona 1882

El compromiso social, una cuestión de valores y no de recursos

8 julio, 2018
  • El hotel ha puesto en marcha el denominado banco de horas de mantenimiento, para ayudar a los vecinos del barrio con menos recursos
  • "No somos ni una fundación ni una ONG, pero creemos que un hotel tiene unos recursos que permiten ayudar a la sociedad con facilidad"
  • "Aportamos nuestro granito de arena para que el cliente sea consciente de que es mejor ir a un hotel que contribuye que a uno que destruye"

El Hotel Barcelona 1882, un establecimiento de cuatro estrellas, ubicado en la capital catalana, muy próximo a la Sagrada Familia, ha recibido este año el Premio RSC Hotelera en la categoría denominada 'económica' por su implicación y la de sus empleados con la comunidad local. Organizados por la Fundación InterMundial Seguros, en colaboración con Tourism&Law y la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), estos galardones, que celebran su cuarta edición, quieren reconocer el compromiso de los hoteles en materia de Responsabilidad Social Corporativa.

 

El hotel será inaugurado el próximo mes de noviembre, pero ha desarrollado ya una completa política de RSC. Pertenece a la gestora Izaka, una firma muy implicada en la sostenibilidad, que ya ha puesto en marcha estrategias similares en algunos de sus establecimientos, como en el Barcelona Catedral.

El compromiso empieza desde la construcción del establecimiento. De hecho, en la pasada edición de Fitur, el Hotel Barcelona 1882 fue galardonado con un premio Re Think Hotel, en su cuarta edición, en la categoría TS Media, como reconocimiento al mejor proyecto en sostenibilidad y rehabilitación hotelera en España por apostar por "soluciones globales basadas en criterios de sostenibilidad tanto en términos de sostenibilidad global del edificio como en marketing y RSC”.

Además, cuenta con la certificación Leed Gold, que garantiza que se ha construido bajo parámetros de eficiencia energética y consumo responsable.

Imagen “El compromiso social es una cuestión de valores, no de recursos económicos
Anna Castan, directora del Hotel Barcelona 1882.

El gran cambio que introduce el Hotel Barcelona 1882 respecto a otros hoteles de la citada gestora, según explica su directora, Anna Castan, es que al estar en el barrio de Gracia –muy cerca de la Sagrada Familia-, “tiene una estructura de red social muy amplia y esto nos permite hacer cosas diferentes, que antes no se habían planteado”.

Una de sus principales iniciativas consiste en el denominado banco de horas de mantenimiento, que ofrece una serie de servicios a los vecinos con menos recursos. Para localizar a estas personas tienen acuerdos con organizaciones que conocen las necesidades y carencias del barrio.

Gracias a esta iniciativa, empleados del departamento de mantenimiento del hotel dedicarán dos horas al mes a desplazarse a casa de estas personas para ayudarles en lo que necesiten a nivel técnico.

Pequeños detalles, como arreglar un enchufe, cambiar una bombilla o configurar un mando de televisión que se ha desprogramado, pueden resultar un problema para personas sin recursos, que tienen una cierta edad o determinadas limitaciones, si lo tienen que resolver ellas mismas o costoso si se ven obligadas a llamar a un profesional para que lo solucione, según detalla Castan. “Incluso nuestro jefe de mantenimiento, que ha valorado que seamos una empresa con una apuesta por el turismo responsable, sostenibilidad y RSC, aportará dos horas personales más”, añade.

Gracias al banco de horas de mantenimiento, el personal del hotel dedicará dos horas al mes a ayudar a personas del barrio sin recursos

Además, el hotel se ha adscrito como miembro del camino escolar . Esta cooperación permite que, en caso de necesidad, los escolares puedan entrar al hotel y solicitar cualquier tipo de ayuda si fuera necesario.

Desde hace varios años en Barcelona existen los denominados caminos escolares, que distinguen con un logo verde a las vías por las que discurren y están sujetas a una serie de condicionantes, como la circulación de vehículos, limitada a 30 kilómetros por hora. Los establecimientos que se suman a esta iniciativa lucen una pegatina en la entrada y, ante cualquier emergencia, el niño puede entrar en el mismo y pedir ayuda. “Normalmente son los comercios los que forman parte del mismo, pero la ventaja del hotel es que está abierto las 24 horas, todo el año”, agrega Anna Castan.

Compromiso por convicción

La directora del hotel defiende que el compromiso social “es más una cuestión de valores y de filosofía que de recursos económicos”. Y añade, “me gusta dejar claro que somos una empresa, no somos ni una fundación ni una ONG, pero creemos que un hotel tiene unos recursos que permiten ayudar a la sociedad local con facilidad".

Señala que “podemos aportar nuestro granito de arena para que el cliente sea consciente de que es mejor ir a un hotel que contribuye que a uno que destruye".

Asimismo, explica que cada vez que hay un excedente de artículos, en casos de renovación de productos que estén en buen estado, como la lencería -toallas, sábanas- e incluso televisores, los distribuyen entre personas que los puedan necesitar a través de una organización social.

Su compromiso se extiende a la plantilla, con una política de contratación de igualdad, y a los proveedores, dando prioridad a los locales.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.