Diario 5405 18.10.2018 | 09:35
Hosteltur: Noticias de turismo
Turismo gamberro

Dos turistas detenidas en Roma por grabar sus iniciales en el Coliseo

Las jóvenes californianas fueron sorprendidas tras inscribir las letras y hacerse un selfie con ellas 9 marzo, 2015

El Coliseo de Roma vuelve a ser objetivo del turismo gamberro. Si en el pasado mes de noviembre, un turista ruso fue multado con 20.000 euros por grabar la inicial de su nombre en dicho monumento, ahora dos jóvenes de Estados Unidos han sido detenidas por realizar la misma acción.

Dos jóvenes californianas de 21 y 25 años fueron soprendidas tras inscribir sus iniciales en la pared del recinto y hacerse un selfie con ellas. Lograron rascar una "J" y una "N" de unos ocho centímetros de alto en la pared del anfiteatro con una moneda. Una pared que no es original, sino que pertenece al periodo de restauración que se emprendió hacia el año 1800.

La Policía detuvo a las americanas y ahora se enfrentan a una posible sanción por parte de un juez. Pero este tipo de problemas no es nuevo para el personal encargado de la conservación del monumento.

Su estado parcial en ruinas tiende a provocar entre algunos visitantes una mayor tendencia hacia la infracción frente a otros monumentos mejor conservados, y las advertencias ante esas actitudes apenas influyen en el comportamiento de los viajeros.

La pared dañada no es original, pertenece al periodo de restauración iniciado hacia 1800. #shu#La pared dañada no es original, pertenece al periodo de restauración iniciado hacia 1800. Imagen Shutterstock

A ello se le suma los recortes en personal y una ingente cantidad de turistas que se asoma a una de las mayores atracciones turísticas de Roma, lo que complica la posibilidad de controlar a tiempo a todo el mundo.

El pasado año se registraron varias situaciones que causaron daños en el Coliseo por parte de los turistas extranjeros, procedentes de Australia, Brasil, Canadá y Rusia. Uno de los últimos incidentes, cometido en noviembre, fue el primero que acabó en condena. Un turista ruso grabó una enorme "K" de unos 25 centímetros. Fue condenado a cuatro meses de cárcel y a una multa de 20.000 euros, pero ni fue a la cárcel ni pagó la multa por falta de fondos.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.