Diario 5488 23.01.2019 | 20:46
Hosteltur: Noticias de turismo
Según una sentencia dictada este lunes por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Reino Unido puede revocar el Brexit de forma unilateral

Londres tendría derecho a hacerlo hasta el próximo 29 de marzo, fecha prevista para su salida 10 diciembre, 2018
  • Reino Unido puede retirar el artículo 50, el que inició el Brexit, mientras el pacto de salida entre Londres y Bruselas no entre en vigor
  • El país presidido por Theresa May podría seguir así en la Unión Europea sin cambios en su estatus como Estado miembro
  • May ha aplazado la votación prevista para este martes en el Parlamento británico y promete renegociar el acuerdo con la UE

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado este lunes que el Reino Unido tiene la capacidad de revocar de forma unilateral el artículo 50 de los tratados europeos, el que inició el proceso de su salida de la UE, al activarse el 29 de marzo de 2017.

La decisión de la corte con sede en Luxemburgo se anunció solo un día antes de la fecha prevista para la votación del acuerdo sobre la retirada británica en el Parlamento del Reino Unido, donde la primera ministra, Theresa May, no tenía garantizados los apoyos necesarios para sacarlo adelante. De hecho, a última hora de este lunes May anunció el aplazamiento de la votación del acuerdo en el Parlamento británico (ver: May aplaza la votación sobre el acuerdo de Brexit en el Parlamento).

El TJUE precisó en su sentencia que de revocarse la notificación en la que se informaba al Consejo Europeo de la decisión de abandonar la UE, llevada a cabo de acuerdo con los requerimientos constitucionales británicos, el Reino Unido seguiría en la Unión Europea sin cambios en su estatus como Estado miembro.

La sentencia se ha conocido un día antes de la fecha prevista para la votación del acuerdo sobre la retirada británica en el Parlamento del Reino Unido.

Para Luxemburgo, la posibilidad de retirar el artículo 50 existe mientras el acuerdo de retirada pactado entre Londres y Bruselas no haya entrado en vigor.

Si dicho pacto no se ha concluido, el Brexit se puede retirar antes de que termine el periodo de dos años desde que se notificó la intención de abandonar la UE o cualquier posible extensión que se haya añadido a esos dos años, según añade el TJUE.

El Reino Unido informó al club comunitario de su intención de abandonar la Unión Europea el 29 de marzo de 2017 y, por ese motivo, la salida efectiva de Londres se producirá el próximo 29 de marzo de 2019, pues no se ha decidido prolongar el plazo de dos años.

En cualquier caso, el acuerdo de retirada aún debe ser ratificado por parlamentos como el británico o la Eurocámara para que pueda entrar en vigor el próximo 29 de marzo.

Además de seguir "un proceso democrático de acuerdo con los requerimientos constitucionales nacionales" del país, la revocación debe comunicarse por escrito al Consejo Europeo, órgano que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE. La revocación pone punto final al proceso de salida, según el TJUE.

Según el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el artículo 50 no aborda de manera explícita la posible marcha atrás y, por tanto, ni la prohíbe ni la autoriza de manera expresa

De acuerdo con la corte, la revocación del Brexit refleja una decisión soberana de retener el estatus como Estado miembro del club comunitario, un estatus que ni se suspende ni se altera por la notificación sobre la intención de salir de la UE.

Para el tribunal sería "inconsistente" con el objetivo de los tratados europeos de crear una unión más cercana entre los pueblos de Europa forzar la retirada de un país miembro que, tras notificar su intención de marcharse, decide revocar esa misma notificación mediante un proceso democrático.

La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha afirmado que dicha sentencia abre la puerta a que se celebre un nuevo referéndum sobre el Brexit

El TJUE agregó que someter el derecho a la revocación a la aprobación unánime de los jefes de Estado y de Gobierno de los países, como solicitaban la Comisión y el Consejo, "transformaría un derecho soberano unilateral en un derecho condicional y sería incompatible con el principio de que un Estado miembro no puede ser obligado a abandonar la UE en contra de su voluntad.

¿Un nuevo referéndum?

No solo Nicola Sturgeon habla abiertamente de un nuevo referéndum. En abril se constituyó en Londres un lobby ciudadano llamado People's Vote (Voto del Pueblo), un colectivo pro-UE que busca la convocatoria de un segundo referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en el bloque. El lobby defiende que ese nuevo referéndum en realidad no sería una segunda consulta sobre la misma cuestión, sino "la primera donde el electorado podría pronunciarse sobre el acuerdo de divorcio pactado con Bruselas" sin manipulaciones y conociendo toda la verdad.

Actualmente alrededor de 70 personas trabajan a tiempo completo en la sede de la agrupación, que sobrevive con donaciones privadas, en su mayoría pequeñas aportaciones aunque en agosto el multimillonario Julian Dunkerton —cofundador de la marca Superdry— les donó un millón de libras.

El movimiento cuenta con alrededor de 20.000 activistas, más de un millón de seguidores en redes sociales y con el apoyo de un número cada vez más importante de diputados. Entre ellos, Jo Johnson -el hermano del euroescéptico Boris Johnson-, el primer miembro del gabinete de Theresa May que aseguró, en su carta de dimisión, que la única alternativa que quedaba para evitar el caos absoluto era convocar un nuevo referéndum.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.