Elecciones locales y autonómicas mayo 2015

Baleares: El sector turístico quiere mayor participación y apoyo

Elecciones/ Las asociaciones empresariales de Baleares piden a los partidos políticos que se centren en simplificar las normativas y facilitar su cumplimiento, en garantizar la participación de las organizaciones privadas del sector en los asuntos públicos que les afectan y en reforzar la conectividad y seguridad. Mantienen también su interés en la necesidad de rehabilitar racionalmente las zonas turísticas maduras, garantizar la calidad de los servicios y dar un mayor apoyo a la inversión.

La Federación Empresa Hotelera de Mallorca (FEHM) se plantea tres objetivos primordiales respecto a la actuación de las administraciones: que garanticen la seguridad jurídica a empresas, inversores y destinos, que impulsen la competitividad turística mediante la racionalización de los costes fijos de las empresas, y que aseguren la participación de las organizaciones empresariales y empresas en la toma de decisiones.

El ex presidente de la FEHM, Aurelio Vázquez, trasladó recientemente a los partidos políticos que considera imprescindible que haya estabilidad política, económica y social, una gestión público-privada más comprometida y compartida, una cultura de ordenación del territorio basada en la rehabilitación que garantice el consumo cero de territorio, la incorporación de talento y calidad de los recursos humanos, mayores compromisos sociales y ambientales del sector y un impulso de un marco financiero y fiscal adecuado.

La Federación considera que infraestructuras estratégicas como las dedicadas a ladepuración de aguas, deben seguir siendo una prioridad para la Comunidad. En
cuanto al aeropuerto de Palma, eje clave de la competitividad, solicitan el aprovechamiento de la nueva etapa iniciada en Aena para garantizar la conectividad.
Vázquez ha insistido en que no se debe cambiar el modelo turístico que ha funcionado en los últimos años. “Queremos decirle al nuevo Parlamento y Gobierno
que se formarán después de las elecciones que mantengan los mecanismos actuales
de colaboración, más allá del diálogo y el consenso. No especular con el modelo
turístico, no hagamos cambios ni experimentos con algo que ha funcionado”.

Desde la Asociación Hotelera de Menorca (Ashome) su gerente, Azucena Jiménez, se centran en solicitar la ventanilla única a la hora de pedir autorizaciones turísticas para coordinar todas las normativas que hay vigentes. También pide una mayor coordinación administrativa a la hora de regular.

A nivel municipal Ashome solicita la reducción de tasas e impuestos, sobre todo
las relativas al uso del agua, que en el caso del sector turístico incentivaría la inversión en obras y mejoras.

Una potencial vuelta de la ecotasa provoca temor. Foto: Cala Turqueta, Menorca. Una potencial vuelta de la ecotasa provoca temor. Foto: Cala Turqueta, Menorca.

Respecto a la propuesta de vuelta de una tasa medioambiental que propone el partido Podemos, desde Ashome señalan que sería “una vuelta al pasado” y que consideran que sería muy perjudicial para el sector turístico porque es “perder competitividad, y ya con la insularidad en Menorca estamos pagando”.

Por su parte, el gerente de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera (FEHIF),
Manuel Sendino, señala como prioritario que se gestionen bien los servicios públicos, que no se retomen medidas impositivas del pasado, como la ecotasa, y sobre todo hacer que el cumplimiento de las normativas sea más sencillo.

Reconversión e infraestructuras

La Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) ha elaborado un documento en el que incluye todas sus prioridades y propuestas de cara a las próximas elecciones ordenadas por sectores. En ellas se incluyen las señaladas por las agencias de viajes de las islas, según han explicado a Hosteltur la Asociación de Agencias de Viajes de Baleares (Aviba).

Entre esas propuestas para el sector turístico destaca la petición de una política
turística integral que recoja las múltiples dimensiones inherentes a la industria turística garantizando la seguridad jurídica; impulsar y desarrollar mejoras de reconversión urbana en zonas turísticas maduras; mejorar las infraestructuras de depuración de aguas y limpieza de torrentes para garantizar al preservación del medio natural y la calidad de las aguas de baño; planificar desde el urbanismo una política turística no basada en maximizar la capacidad; y resolución de las deficiencias y aprobación del Plan de Reforma Integral de la Playa de Palma.

Desde CAEB también señalan la necesidad de planificar mejor la inversión en rehabilitación de infraestructuras turísticas, la creación de una comisión público-privada que identifique los indicadores que definirán la oferta obsoleta, incentivos para los proyectos y empresas orientados a la desestacionalización, modificación de los planteamientos que permitan el cambio de usos de suelo, mayor seguridad adaptada a la afluencia de las zonas turísticas.

También persiguen medidas orientadas a optimizar el aeropuerto de Palma y el estudio de nichos de producto turístico que puedan alargar la temporada. En este sentido, el presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresas de Servicios Turísticos de Mallorca (Acotur), José Tirado, afirma que los empresarios piden fórmulas para reducir la estacionalidad, “no podemos vivir de una actividad
que dura cinco meses”. Destaca la necesidad de incentivar respecto al pago
de impuestos a los negocios que abran más tiempo durante el año y que se regule
mejor el todo incluido.

Respecto a la posible aplicación de una tasa turística, opina que entre un euro y
dos por día que piden los partidos que lo proponen sería razonable, una “buena
fórmula” para obtener ingresos que permitan mantener los recursos naturales
y las infraestructuras turísticas y que ha demostrado funcionar en otros destinos.

Ecotasa, rechazada por casi todos

Los partidos políticos Més y Podemos han destapado la caja de los truenos al hablar de la posiblidad de aplicar una tasa turística, ya que ha recordado la experiencia
de la ecotasa, que se aplicó poco más de un año, entre 2002 y 2003 y que provocó el rechazo de la mayor parte del empresariado turístico. Ahora el sector opina en
su mayoría que restaría competitividad.

Este artículo forma parte el tema de portada de la revista HOSTELTUR del mes de mayo y también puede descargarse como documento pdf a través de este enlace.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.