Consecuencias para España

Rusia: tendencias de un mercado emisor en transformación

El turismo individual va ganando cuota a las llegadas por turoperador

La llegada de turistas rusos a España cayó un 36% en los ocho primeros meses del año, alcanzando un total de 806.000 viajeros. Pero problemas coyunturales al margen -que son muchos y variados- este mercado emisor está viviendo un cambio de paradigma y el turismo individual será cada vez más importante. Así lo apunta Josep Maria Perramon, director de la oficina de promoción turística de Cataluña en Moscú. Esta entrevista tuvo lugar durante el Congreso Internacional de Turismo Familiar, que se celebró la semana pasada en PortAventura.

¿Para qué ha venido a este congreso?

El turismo familiar representa el 70% de toda la demanda de la ex-Unión Soviética. Es nuestro producto estrella. En la oficina de Moscú conocemos cómo funciona la demanda allí, pero nos interesa saber cómo está reaccionando la demanda en los destinos.

¿Y cuál es la situación en Rusia ahora mismo?

Hace cuatro años, el 80% del turismo que salía de Rusia era turoperado y sólo un 20% era turismo individual. Pero todo el sector hizo un esfuerzo para que desde el consulado español se concedieran visados múltiples, de modo que un turista pudiera viajar con el mismo visado varias veces. Y esto ha dado fruto ahora, pues cada vez más gente es repetidora gracias a ese tipo de visado. La proporción ahora es 50-50, según mis estimaciones.

¿Por cuánto tiempo es válido un visado múltiple para un viajero ruso que quiera ir a España?

El visado biométrico tiene en cuenta las huellas digitales durante cinco años, así que no es necesario ir a hacer otra lectura, sólo solicitar el documento. Ahora se están dando visados múltiples a uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco años.

No obstante, la economía rusa pasa dificultades, lo que repercute negativamente en su turismo emisor...

Persisten muchas incógnitas: el precio del petróleo sigue bajo y es su materia prima de exportación; hay un desfase entre rublo y euro; las disputas Rusia-Ucrania han creado una escisión social pues mucha gente tiene parientes en ambos países; 17 turoperadores rusos han quebrado en los dos últimos años... Y aún no estamos seguros si habrá más quiebras.

¿Y ante estas incógnitas, cómo está reaccionando el turista ruso que puede seguir viajando?

Muchos están llamando a los hoteles de España para confirmar si el turoperador ha pagado ya por el viaje que ellos han contratado en sus ciudades de origen. Esto nos dice que hay una pérdida brutal de confianza del turista final hacia el turoperador.

Josep Maria Perramon.Josep Maria Perramon.

¿Los rusos están sustituyendo los viajes al extranjero por vacaciones en su propio país?

De hecho, el propio gobierno ruso está pidiendo a sus ciudadanos, sobre todo a los funcionarios -y en Rusia hay muchísimos- que dejen sus pasaportes en casa. Incluso están subvencionando vuelos a Crimea.

Usted lleva 23 años promocionando Cataluña en Rusia. ¿Cree que asistimos a un cambio de paradigma?

Totalmente. La cuota del turismo individual en Rusia sigue creciendo y pronto superará al turismo de turoperador, gracias al sistema de multivisados. Por eso no me canso de repetir a las empresas turísticas que desarrollen sus propias webs en idioma ruso.

¿Qué canales usan principalmente los turistas individuales rusos?

Booking.com es el más importante en la ex-Unión Soviética, por lo que me dicen las empresas turísticas de aquí.

Además de Rusia, ¿qué otros países de la exórbita soviética son interesantes?

La estrategia de la marca Cataluña, sector público y privado, es ir a abrir otros mercados con un potencial tremendo: Azerbaiyán, aprovechando que ya tenemos un vuelo semanal Bakú-Barcelona operado por Vueling; Armenia, donde ya tenemos una central de visados y también tenemos vuelos; Bielorrusia, mercado igualmente conectado con la misma aerolínea; Ucrania, donde se mantienen vuelos directos a pesar de todos los problemas... Otro mercado a desarrollar: Uzbekistán.

¿Conclusión?

Todos los países de la órbita exURSS irán creciendo poco a poco, a la espera de que se resuelvan las incógnitas pendientes en Rusia, que son muchas. Estamos picando piedra otra vez, como en 1992, cuando llegué a Moscú con 34 años. Lo bueno es que contamos con un equipo muy bueno allí y el apoyo de la Agencia Catalana de Turismo aquí para la organización de famtrips, gestión de permisos de vuelos, etc. ¿Mi mensaje al sector turístico? Estamos abriendo otras Rusias y vale la pena ir a algunas ferias importantes que dan una rentabilidad.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.