Catalogado como Bien de Interés Cultural, podría contar en el futuro con un campo de golf

Un monasterio de Ciudad Rodrigo abrirá como complejo hotelero

La Reconquista, la Guerra de la Independencia y la Desamortización de Mendizábal son algunos pasajes de la historia de España que han condicionado la vida del monasterio de Nuestra Señora de la Caridad en Ciudad Rodrigo (Salamanca), que abrirá como un núcleo hotelero y de ocio.

Fundado en 1171 por el rey Fernando II de León y situado a varios kilómetros de Ciudad Rodrigo, el cenobio ha sido vendido por sus propietarios a un grupo inversor que lo quiere rehabilitar para convertirlo en un centro hotelero y de ocio.

La compra a la familia Uhagón de Foxá, dueño de este complejo monástico que presenta escasos testimonios del medievo y fuertemente restaurado a partir del siglo XVI, ha sido formalizada por el grupo Weston Hill, han confirmado hoy a Efe fuentes que han participado en la operación.

El monasterio de La Caridad, catalogado como Bien de Interés Cultural, incluye doscientas hectáreas, algunas de regadío, y uno de los objetivos a medio plazo, aunque no prioritario, es complementar la oferta hotelera y de ocio con un campo de golf.

Un monasterio de Ciudad Rodrigo abrirá como complejo hotelero

Para el alcalde de Ciudad Rodrigo, esta iniciativa "es muy importante para el desarrollo del sector turístico y además generará empleo".

Fue construido por encargo de los monjes de la orden francesa Premontré, fundada por San Norberto al amparo de la doctrina de San Agustín en la ciudad francesa que da nombre a la propia orden (premostratenses).

De origen románico, tiene como señas de identidad la conocida como capilla de Nuestra Señora de La Caridad, un edificio principal de tres plantas y sótano donde se asienta el claustro y varios locales auxiliares.

Al igual que ocurriera con las catedrales de Ciudad Rodrigo y Salamanca, el convento de La Caridad también sufrió serios daños a causa del terremoto de Lisboa de 1755.

La reconstrucción fue encargada a Juan de Sagarvinaga y fruto de esta restauración es el claustro, considerado la joya de este majestuoso convento.

Este enclave monástico fue decisivo a partir del 31 de mayo de 1810, cuando el mariscal francés Ney estableció allí el cuartel general del Sexto Cuerpo del Ejército de Portugal, bajo su mando durante la invasión de Napoleón en la Guerra de la Independencia.

El mariscal Massena, también del ejército francés, estableció su cuartel general en La Caridad, donde planificó la ocupación de Ciudad Rodrigo (1810) y la posterior invasión de Portugal para expulsar de este país a las tropas inglesas de Lord Wellington.

En 1835, tras la desamortización de Mendizábal, fue sacado a subastas con sus propiedades, que fueron adquiridas por la familia Uhagón de Foxá, cuyos descendiente han formalizado su venta la pasada semana.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.