La tecnología desarrolla soluciones a distancia que amplíen la capacidad de los profesionales

Ojos de robot ante la escasez de controladores aéreos

Las aerolíneas a nivel mundial tienen ambiciosos planes de crecimiento que duplicarán la flota de aviones comerciales durante las próximas dos décadas, cuando el número de pasajeros aéreos ronde los 7.000 millones. El problema: no habrá suficientes controladores aéreos para guiar a esos 44.000 aviones, y despegar y aterrizar con seguridad. Ante este déficit crítico de un personal indispensable, empresas tecnológicas están desarrollando soluciones que sirvan para extender la capacidad de algunos de estos profesionales para el control aéreo a distancia en aeropuertos de muy baja densidad de tráfico.

Torre del Aeropuerto Internacional de Örnsköldsvik de Suecia, en el que la tecnología permite que los aviones sean monitoreados y guiados por controladores a más de 100 kilómetros, en el Aeropuerto de Sundsvall-Timra (Foto: Bloomberg).Torre del Aeropuerto Internacional de Örnsköldsvik de Suecia, en el que la tecnología permite que los aviones sean monitoreados y guiados por controladores a más de 100 kilómetros, en el Aeropuerto de Sundsvall-Timra (Foto: Bloomberg).

La escasez de controladores de tráfico aéreo se está registrando en varios países. En España es un hecho. Hace una semana el presidente de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), Pedro Gragera, advertía de que el Aeropuerto de Barcelona-El Prat podría estar "al límite" este verano, entre su capacidad crítica en épocas pico y el crecimiento récord que se augura para la temporada (ver: El Aeropuerto de Barcelona estará al límite para el verano, advierte USCA). Los nuevos profesionales de relevo no se están preparando al mismo ritmo que la disminución de plantillas, mientras el tráfico aéreo crece continuamente (ver: Cuatro aeropuertos españoles entre los de mayor crecimiento en Europa). De hecho, precisaba que la plantilla de controladores aéreos de España lleva 10 años sin renovarse.

Este déficit presente o inminente en muchos países puede frenar la expansión de la industria de la aviación y del desarrollo económico en el caso de las naciones emergentes como India, que quiere activar cientos de pistas de aterrizaje inutilizadas para estimular el crecimiento. Hay una posible solución tecnológica, y se asemeja al sueño de un empedernido jugador de vídeo: una pared de televisores de pantalla grande y unas cuantos ordenadores de tableta, controlados por un lápiz óptico-.

Un análisis de la agencia Bloomberg señala que algunos aeropuertos están probando "torres remotas" de Saab y Thales SA que permite a los controladores sentarse a cientos de millas de distancia para monitorear las operaciones a través de cámaras de alta definición y sensores. La tecnología es lo suficientemente sensible como para penetrar la niebla y la detección de animales salvajes en las pistas, y las empresas dicen que es también más barato que contratar a personas para llenar las vacantes en los aeropuertos más pequeños o remotos.

Pocas instalaciones

"Es un potencial punto de inflexión", ha afirmado Neil Hansford, presidente de Strategic Aviation Solutions, una empresa de consultoría de Sydney. "Hay una escasez; y a medida que se vaya a más tráfico y más aeropuertos, se va a agravar el problema". A nivel mundial, los proyectos para reconstruir o construir nuevos aeródromos superan los 900.000 millones de dólares (798.000 M €), según el Centro para la Aviación CAPA, una consultora con sede en Sydney.

Para el año 2030, el mundo necesitará otros 40.000 controladores de tráfico aéreo para manejar esos vuelos, según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

Paralelamente, la demanda mundial de equipos de gestión de vuelo, tales como las comunicaciones digitales y los sistemas de vigilancia, se prevé que alcance 5.500 millones de dólares para 2020, según una investigación de MarketsandMarkets. El crecimiento de las flotas y vuelos es más rápido que la capacidad de las autoridades aeroportuarias para mantenerse al día, dijo Brian Jackson, director general de Ambidji Group, una firma consultora de aviación con sede en Melbourne."Hay un verdadero desequilibrio entre la planificación anticipada de las compañías aéreas y la planificación del crecimiento del control del tráfico aéreo", dijo Jackson. "Planear la infraestructura lleva años”.

Primeras experiencias

Algunas soluciones futuristas ya están en el presente. Empresas como Saab con sede en Estocolmo y Thales con sede en París están capitalizando y haciendo experimentos con soluciones que permitirían que un controlador gestione de forma remota varios aeropuertos, precisamente con la utilización de torres cargadas con cámaras y sensores con vista a las pistas que cubren 360 grados y envían vídeo y sonido de alta definición a un centro de control remoto.

El director de Asia y Oceanía de Saab, Dan-AakeEnstedt, afirmó a Bloomberg que están observando “un enorme interés en todos los continentes por esta tecnología. Son soluciones que permitirían operar un aeropuerto que de otro modo podría ser demasiado caro para mantener abierto, o también mitigar el impacto del flujo de tráfico alrededor de los aeropuertos a medida que expanden".

El primer experimento se está realizando en el Aeropuerto Internacional de Örnsköldsvik de Suecia, en el que la tecnología permite que los aviones sean monitoreados y guiados por controladores que se encuentran a más de 100 kilómetros (62 millas) al suroeste, en el Aeropuerto de Sundsvall-Timra. Fue la primera sistema remoto instalado en el mundo (ver: Un aeropuerto sueco controla su tráfico con mando a distancia).

Australia probó la torre remota de Saab en Alice Springs que sirve a algunas aerolíneas, incluidas Qantas y Emirates Airline. El control aéreo se realiza desde una torre de control a 1.500 kilómetros al sur de Adelaida. Airservices Australia, la entidad gubernamental de navegación aérea que emplea a más de 1.000 controladores, dijo que está considerando "una evaluación adicional y el despliegue potencial de este tipo de tecnología."

El aeropuerto ejecutivo en Leesburg, Virginia, ha instalado 14 cámaras, un concepto que es apoyado por la Asociación Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo, añadiendo que reduce los costes y mejora los modelos de dotación de personal.

El mes pasado Tales lanzó su versión con cámaras de visión nocturna, en el marco del encuentro anual de la industria de la navegación aérea, el World ATM Congress, celebrado en Madrid.

Estas tecnologías no sustituyen el trabajo altamente cualificado de un controlador aéreo sino que puede extender su alcance a varios kilómetros para asistir a distancia a los aviones en aeropuerto de baja densidad de tráfico.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.