La aerolínea española prevé que el brexit afecte sus ingresos en el corto plazo

Iberia reduce vuelos a Brasil y no descarta eliminar su ruta Madrid-Caracas

Iberia, a la que aún el Gobierno venezolano tiene retenidas las divisas correspondientes a sus ventas en el país, no descarta eliminar su ruta Madrid-Caracas si ve que "deja de tener sentido" operarla por la debilidad de la demanda europea hacia ese destino sudamericano, si bien no se plantea seguir a corto plazo los pasos de otras compañías como Lufthansa o Latam. También está reduciendo su oferta a Brasil, afectado por la debilidad de la demanda y su economía.

Así lo ha afirmado el presidente y CEO de Iberia, Luis Gallego Martín, durante el vuelo inagural de la ruta Madrid-Shanghai, primera que opera la compañía con destino a China y al continente asiático.

Gallego asimismo ha señalado a Brasil como otro mercado afectado por la debilidad de su economía y la demanda, y donde Iberia ha reducido su capacidad ofertada, concretamente hacia Sao Paulo, mientras que hacia Río de Janeiro lo hará en agosto, después de los Juegos Olímpicos.

En le corto plazo, el brexit presionará los ingresos de Iberia. En le corto plazo, el brexit presionará los ingresos de Iberia.

No más rutas asiáticas por ahora

Con su desembarco en Asia, Iberia ha avanzado en su objetivo de convertirse en una compañía más global, con la puesta en marcha de sus anunciados vuelos a China esta semana y en octubre próximo la ruta Madrid-Tokio, en una coyuntura marcada por la incertidumbre que ha creado el brexit, que espera no afecte sus planes de crecimiento.

Entre Tokio y Shanghai, Iberia ofrecerá 180.000 asientos anuales, 50% en cada ruta, y mientras que en la primera un 70% de la demanda tiene su origen en Japón, en la segunda, sólo entre un 30% y un 35% proviene de China. Se trata de dos destinos con buenas expectativas, teniendo en cuenta que, en 2015, España recibió a 601.488 turistas japoneses, un 26,6% más que el año anterior, y 399.741 chinos, un 38,9% más que en 2014.

En cuanto a su crecimiento en Asia, el presidente de Iberia ha señalado que no prevé a corto plazo la puesta en marcha de más rutas hacia Asia después de las de Shanghai y Tokio, aunque "siempre tenemos proyectos en cartera y estamos continuamente explorando el mercado en busca de nuevas oportunidades", indicó.

También se ha mostrado cauto respecto a un aumento de vuelos, a pesar de considerar que siempre es mejor ofrecer frecuencias diarias frente a las tres semanales con las que operará la ruta a Shanghai, un tema que será analizado en el futuro, "si todo va bien".

Atentados terroristas y huelgas

Otro problema al que se enfrenta el sector del transporte aéreo abordado por Luis Gallego es la caída de la demanda registrada tras los ataques terroristas de París y Bruselas, sobre todo la de los Estados Unidos a Europa, debido a la recomendación de las autoridades estadounidenses de no viajar al Viejo Continente, un consejo que se ha extendido a los meses de verano.

No obstante, Gallego espera que la próxima visita a España del presidente estadounidense Barack Obama, del 9 al 11 de julio, pueda revertir la situación.

Gallego expresó finalmente su preocupación por las huelgas de los controladores en Francia, ya que “los retrasos e indemnizaciones que generan están repercutiendo negativamente en la operación, en los clientes y sobre todo en los costes de las compañías”.

El directivo ha hecho referencia al reglamento europeo que hace responsables a las compañías por tales incidencias, teniendo que asistir a sus pasajeros, "cuando somos meros sufridores de las mismas. Al final, tenemos un impacto en nuestras cuentas de resultados, por lo que se debe buscar una solución de una vez por todas, para tratar que tengamos un espacio aéreo regulado y no estar a merced de decisiones unilaterales de colapsar el espacio aéreo", ha puntualizado.

El impacto del brexit

Por otra parte, el presidente de Iberia ha afirmado que el impacto del brexit presionará a corto plazo los ingresos de la aerolínea española. “Estamos sufriendo un período de incertidumbre y volatilidad de los mercados", por lo que ha considerado que “no va a ser un año fácil, aunque estamos convencidos de que podemos capear perfectamente el temporal”. Sin mebargo, ha matizado que, en el largo plazo, el brexit no va a tener incidencias en el negocio de la compañía.

El directivo -que no cree que esta situación tenga impactos adicionales más allá de la debilidad de la libra- se mostró convencido de que el brexit no afectará a la demanda aérea y confió en que todo se asentará con el tiempo y con la negociación entre el Gobierno británico y la Unión Europea.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.