Diario 5407 20.10.2018 | 14:31
Hosteltur: Noticias de turismo
Un análisis de José Manuel de la Rosa

Pullmantur: Royal Caribbean no es una ONG

29 octubre, 2013

Análisis/ Parece que Pullmantur se está quemando con su propio fuego. La estrategia basada en precios bajos que la aupara al liderato del mercado español, la está situando ahora en una crítica situación que a su dueña, Royal Caribbean, le está haciendo replantearse las cosas.

El mercado de cruceros en España ha pasado del día a la noche a partir de los últimos tres años. Tras un espectacular crecimiento en el número de pasajeros desde 2005 hasta 2010, impulsado en buena medida por los bajos precios de Pullmantur, 2011 vio como la rentabilidad comenzó a resentirse ante el claro desequilibrio entre el aumento de la oferta y la caída de la demanda. En 2012 el mercado se contrajo y perdió un 18%, pasando de 700.000 a 600.000 pasajeros en el conjunto del mercado español.

Este cambio de tendencia del mercado crucerista, agravado por la recesión del consumo por la persistencia de la crisis, ha pillado con el paso cambiado a Pullmantur y, pese a declarar un aumento de sus venta del 12% en 2012, a primeros de 2013 Royal Caribbean tuvo que inyectarle 306 millones de euros como provisión por el deterioro del negocio de la compañía española. Es decir, pese a vender más, registró más pérdidas.

Royal Caribbean aludía al deterioro del fondo de comercio, y el resto a una corrección en la valoración de créditos fiscales, pérdidas en el valor de la marca y a una dotación por tres aviones de Pullmantur Air. “El volumen de reservas y los precios en España están bajando sustancialmente debido a los efectos de las nuevas medidas de austeridad en este país, el impacto de la tragedia del Costa Concordia y otros factores”, explicaba Royal Caribbean.

La estrategia comercial de Pullmantur se basa en el precio.La estrategia comercial de Pullmantur se basa en el precio.

Royal Caribbean pone a la venta Pullmantur

De modo que las cosas han cambiado a lo largo de este año, y tras esa provisión de 306 millones de euros, Pullmantur ha reenfocado su punto de mira de actividad hacia Iberoamérica, renunciando a crecer en el mercado español, para lo que está llevando a cabo una una reestructuración geográfica que implica también un ERE en su sede española.

Incluso a tal punto se ha acelerado el desencanto de Royal Caribbean que todo indica que está buscando un comprador para todo el grupo Pulmantur (cruceros, circuitos, aviones y Nautalia).

De hecho, varios interesados están estudiando actualmente el dossier de venta con la condición, debido a la confidencialidad de los datos entregados, de un corto plazo de respuesta que podría desvelar en noviembre el nombre del comprador, si finalmente hay un entendimiento con alguno. Royal Caribbean quiere vender todo en primera instancia, o quedarse en segunda fila con la entrada de otro socio mayoritario si no le queda otro remedio.

Lo que está claro es que Royal Caribbean se ha cansado de perder dinero en España. Sus planes eran justo lo contrario cuando en 2006 le compró Pullmantur a Marsans por 430 millones de euros y una deuda de 270 millones más (en total, 700 millones de euros). Pero eran otros tiempos, tiempos de bonanza que prometían pingües beneficios, los mismos tiempos en los que Carlyle y sus socios le compraron a Iberostar su división emisora (Orizonia) por 847 millones.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.