Desde el cambio de la empresa que gesitona esta documentación

El turismo ruso alerta de problemas en la concesión de visados para España

Rusia y España se han propuesto incrementar los flujos turísticos entre ambos países. Éste es uno de los objetivos del Año Dual del Turismo España-Rusia 2016-2017, que comenzó en abril del pasado año. El acuerdo contempla también un esfuerzo mutuo para facilitar los visados. Sin embargo, la concesión de estos permisos está frenando la llegada de turistas rusos a España desde diciembre, como consecuencia del cambio de la empresa que tramita dicha documentación. La patronal de los turoperadores de dicho mercado ha alertado a las autoridades españolas de que en los últimos meses se están registrando problemas con la concesión de visados, lo que repercute negativamente en los viajes a España.

"Lo turoperadores rusos para España se han visto obligados a suspender la organización de vuelos chárter desde ciudades como Perm, Voronezh o Samara, entre otras. Según los datos de las agencias, los turistas cada vez con más frecuencia desisten de sus planes de visitar España y eligen otros destinos más accesibles en términos de visados", señala la Unión Rusa de la Industria Turística (RST, siglas en ruso).

Dicha agrupación envió una carta al Ministerio de Exteriores español a finales de enero -de la que aun no tienen respuesta- en la que exponía que los problemas comenzaron desde que, el 17 de diciembre, la compañía india BSL International empezó a gestionar la concesión de visados para España, tras haber ganado el concurso público para este servicio, externalizado desde hace más de una década.

La nueva empresa que tramita la concesión de visados cuenta con una infraestructura insuficiente.La nueva empresa que tramita la concesión de visados cuenta con una infraestructura insuficiente.

En la misiva se quejan de "retrasos, colas, dificultades para acceder al centro de llamadas" entre otros, además del problema más importante: el cierre de los centros de concesión de visados que España tenía en 24 ciudades rusas con otra compañía, la también india VFS Global.

Fuentes del Consulado español en Moscú reconocieron a EFE que "hay problemas. El Centro de Visados de Moscú ha estado en obras, estaban contratando a personal y la empresa adjudicataria BSL aquí en Rusia solo trabajaba para la India, por lo que no contaba con infraestructura".

"Nuestra gran preocupación es la cobertura regional. Teníamos 26 centros de visados en Rusia y la nueva empresa solo contaba con centros en Moscú y San Petersburgo", añaden.

A principios de febrero empezaron a operar también en Kazán, Ekaterimburgo, Rostov del Don y Novosibisrk, las ciudades con vuelos directos a España, pero no so suficientes ya que los visados biométricos que se introdujeron en 2015 requieren la solicitud en persona para dejar la huella dactilar.

"Tienen que llegar al mismo despliegue que antes. Nos han dicho que van a abrir centros en todas las ciudades para finales de febrero o principios de marzo. No sabemos aun en qué condiciones, pero lo fundamental es que haya ventanillas abiertas", señalan las fuentes.

E insisten: "Estamos muy encima de ellos, hacemos un monitoreo permanente y le estamos dejando muy claro a la empresa qué tipo de servicios requerimos".

Recupeación del mercado

Tras el fuerte retroceso experimentado en 2014 por la devaluación del rublo y las tensiones entre Rusia y Europa, la llegada de visitantes rusos a nuestro país se está recuperando. En 2016, recibimos más de un millón, un 2,2% más que el año anterior. Aunque las cifras aun están lejos de los 1,5 millones que llegaron en 2013.

Por otro lado, cabe recorda que fin de impulsar los flujos turísticos y popularizar los destinos y productos turísticos de Rusia, la entidad de promoción turística Visit Russia acaba de abrir una oficina en MadridVisit Russia acaba de abrir una oficina en Madrid.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.