El archipiélago balear es el segundo mercado en oferta de HomeAway en España

El alquiler turístico genera en Baleares el 11% del PIB

Las Islas Baleares, con 23.000 viviendas vacacionales, supone el segundo mercado en oferta de HomeAway y es uno de sus principales mercados receptivos a nivel global. En 2016, a través de esta plataforma de alquiler turístico, se completaron 1,4 millones de reservas y una facturación de 1.000 millones de euros, lo que supone el 3,6% del PIB de las Islas Baleares; mientras que, en su conjunto, esta actividad generaría ingresos de más de 4.000 millones de euros, que representa el 11% del PIB balear.

Tales cifras fueron expuestas durante la jornada “Impacto de las plataformas de alojamiento turístico”, celebrada este jueves en Palma de Mallorca, convocada por la Universitat de les Illes Balears (UIB). En concreto, en la mesa redonda centrada en el impacto económico de dichos portales, moderada por Andreu Sansó, profesor de la UIB, en la que participaron los representantes de cuatro diferentes modelos de negocio de alquiler de alojamientos turísticos y el sector hotelero: Joseba Cortázar, HomeAway España; Guillem Murgui, Airbnb España; Pako Rodríguez, de OuiShare; y Almudena Ucha, de Rentalia; frente a Jaume Horrach, de la Asociación Hotelera de Alcúdia / Can Picafort, en representación del sector hotelero.

El debate era desigual en número; no obstante, tal y como acotó Horrach, era casi imposible y poco fiable cuantificar tal impacto cuando, salvo HomeWay y Airbnb, ninguna de las plataformas ofreció cifras de facturación y reservas sobre las que hacer cálculos.

El alquiler turístico genera en Baleares ingresos que suponen 11% del PIBEl alquiler turístico genera en Baleares ingresos que suponen 11% del PIB

Segmento familiar

Cortázar explicó que HomeAway trabaja fundamentalmente con segundas residencias en 190 países, siendo su principal segmento de clientes el familiar que, según afirmó, “las familias encuentran en la oferta alojativa de la plataforma la flexibilidad y el espacio que buscan, nuestra propuesta se adapta a sus necesidades, de allí el éxito que han alcanzado”.

Señaló que Islas Baleares es el segundo mercado en oferta de alquiler vacacional en España con 23.000 alojamientos y uno de los principales mercados receptivos de HomeAway a nivel global.

Precisó que, de las familias que atienden, el 39% corresponde a familias españolas, el 32% familias británicas, el 20% a alemanas y el 4%, italianas.

Otro dato revelado es que la oferta de HomeAweay en Baleares supone el 10% del total de viviendas vacías. En 2016, a través de esta plataforma se completaron 1,4 millones de reservas y regitsró una facturación de 1.000 millones de euros, lo que supone, según calculó el profesor Sansó, moderador del debate, el 3,6% del PIB de la Islas Baleares.

Por su parte, Murgui, de Airbnb España, que comercializa viviendas, cuyos propietarios, a los que denomina ‘anfitriones’, bien alquilan su propiedad completa o comparten un área con el turista, señaló que en 2016 la plataforma facturó 551 millones de euros, de los cuales 115 millones fueron entregados a los anfitriones, quienes alquilan sus propiedad una media de 42 noches al año y reciben por familia unos 6.800 euros anualmente.

Ucha, de Rentalia, dijo por su parte que, reflejo del impacto económico de estas plataformas, era el hecho de que, por una parte, las viviendas estaban siendo remodeladas y conservadas gracias a esta actividad, y que localidades que no habían podido explotar el turismo por falta de planta hotelera, ahora se habían convertido en un destino turístico, alojando a visitantes en viviendas vacacionales que además estaban impulsando el comercio y la oferta complementaria en esas zonas.

Las normas en entredicho

Frente a los diferentes modelos de plataformas de viviendas vacacionales, Jaume Horrach, único representante del sector hotelero, comenzó señalando que le sorprendía hablar de impacto en la economía tratándose de plataformas que comercializaban viviendas como alojamiento turístico dentro de la economía sumergida, un argumento que fue rebatido por Cortázar afirmando que “la economía sumergida es patrimonio de España y no de ninguno de los segmentos de alquiler turístico que representamos”.

Horrach también afirmó que el sector hotelero observaba el proceso y que no estaban en una posición de ataque sino de defensa, dando respuesta a una de las alusiones de HomeAway, y recordó que se encontraban en un marco fiscal desigual. Reconoció el crecimiento exponencial que estaban teniendo, destacado que, con ello “han puesto en entredicho nuestro ordenamiento turístico y nuestro ordenamiento jurídico-turístico”.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.