Diario 5454 15.12.2018 | 02:52
Hosteltur: Noticias de turismo
Se ha convertido en un fuerte competidor del sol y playa

El crecimiento del turismo urbano exige un nuevo modelo de ciudad

25 septiembre, 2017
  • “Las ciudades con sol y playa necesitan reinventarse, saber qué van a hacer, cómo van a funcionar”, afirma el profesor Antonio Puig
  • El arquitecto Salvador Moreno defiende el cocepto de urbanismo turístico, que no tiene cabida en este momento en la legislación vigente
  • “Las ciudades son los motores de la economía y de la vida”, indicó Ignacio Alcalde, arquitecto urbanista

El turismo urbano es una tendencia cada día más presente en las preferencias de los viajeros. Las ciudades se han convertido en serio competidor del producto de sol y playa y en una sólida alternativa para desestacionalizar. Londres recibe más de 18 millones de turistas internacionales; París, 15 millones, Barcelona, más de ocho millones, y Madrid, cerca de cuatro millones. Pero, ¿están preparadas para albergar tal cantidad de viajeros? Hay que recordar que, los últimos tiempos, se ha empezado a extender la denominada turismofobia, motivada en parte por la congestión del espacio público.

"La gran fuerza del turismo está en la ciudad, ha pasado la hora del sol y playa”, según el arquitecto Salvador Moreno Peralta, Premio Nacional de Urbanismo y responsable de destacados proyectos en Málaga.

"Estamos ante el reto de la rehabilitación, no de los centros históricos, que en España se sabe hacer muy bien, sino de los centros modernos, donde está todo por hacer”, indicaba en un reciente encuentro organizado en Torremolinos (Málaga) por la Alianza de los Municipios Turísticos de Sol y Playa.

“Al turismo de sol y playa le ha salido mucha competencia”, aseveró Antonio Puig, profesor de Marketing Público en ESADE. Criticaba que “los gobiernos municipales parecen estar encantados con las llegadas masivas de turismo”, cuando, a su juicio, “el gran tema es cómo reinventarse, no poner cifras”.

Málaga se ha convertido en un ejemplo de apuesta por un nuevo modelo de ciudad.Málaga se ha convertido en un ejemplo de apuesta por un nuevo modelo de ciudad.

En este nuevo contexto, las ciudades se enfrentan a un cambio de modelo para dar cabida a nuevos visitantes, con mayores exigencias y nuevas necesidades. Un objetivo en el que también entra en juego el diseño y la arquitectura de las mismas.

De hecho, Salvador Moreno defendió el concepto de urbanismo turístico, que “no tiene cabida en este momento en la legislación vigente porque trata sobre un terreno muy singular, el territorio turístico, que no es un territorio normal, concita la fascinación por lo exótico”.

"Hay un momento en el que el turista pasa de ser un viajero a convertirse en un ciudadano. Manifiesta el mismo vínculo que el residente con el lugar y no el desapego del turista accidental, y eso es bueno porque compromete al lugar en el que está, en sus exigencias de servicios, de buena arquitectura, de gran calidad en las infraestructuras. Que el turista sea considerado un ciudadano no puede más que redundar en beneficio de la propia ciudad”, añadió.

Para Ignacio Alcalde, arquitecto urbanista y director de máster en la Universidad San Pablo Ceu y vicepresidente de la Fundación Metrópoli, “las ciudades son los motores de la economía y de la vida”. Considera que los integrantes de la Alianza de Municipios Turísticos de Sol y Playa - Arona, Adeje, Benidorm, Calviá, Lloret de Mar, Salou, San Bartolomé de Tirajana y Torremolinos- “se diferencian de otros destinos de sol y playa que hay en el mundo en que tienen ciudad. Yo los llamaría destinos de playa y ciudad. La ciudad es el gran valor, es la convivencia, la creatividad, el futuro… y estos destinos están vinculados a ciudades”.

Antonio Puig apremió a los ayuntamientos a abordar una transformación de las urbes con “visión de ciudad de futuro”, ya que cree que “las ciudades con sol y playa necesitan reinventarse, saber qué van a hacer, cómo van a funcionar”.

Sin embargo, durante el encuentro se puso también de manifiesto las dificultades que se encuentran con frecuencia los planes de desarrollo urbanístico, en su mayoría motivados por la tardanza de los procesos admininistrativos.

Antonio Puig,profesor de ESADE, en primer término; Salvador Moreno, arquitecto, y Pilar Martínez, moderadora de la mesa.Antonio Puig,profesor de ESADE, en primer término; Salvador Moreno, arquitecto, y Pilar Martínez, moderadora de la mesa.

Andrés Gutiérrez, arquitecto y director de Fomento de la Diputación de Málaga, indicó que la tramitación para conseguir una licencia se alarga durante años, con una media de diez años. En su opinión, “en las ciudades se legisla demasiado y cada vez es más complicado. En cualquier tipo de obra, la licencia se eterniza".

Cuando “esta industria requiera una capacidad de respuesta administrativa inmediata porque los costes de oportunidad están ahí”, como señaló Salvador Moreno.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.