Diario 5509 16.02.2019 | 13:02
Hosteltur: Noticias de turismo

España: La patronal hotelera de Mallorca concede sus premios anuales

23 diciembre, 2002
La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) concedió en la noche del viernes sus premios anuales en el transcurso de su habitual cena de Navidad. Las siete insignias de oro fueron concedidas a: Miquel Ángel Fornés, Bernat Queglas Ferriol, Luis Orejudo Martínez, José Antonio Pujadas, Antonio Munar, Pilar Güell, viuda de Luis Riu y a Margarita Muntaner Guasp, esta última empleada de la federación desde hace 25 años.
La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) concedió en la noche del viernes sus premios anuales en el transcurso de su habitual cena de Navidad. Las siete insignias de oro fueron concedidas a: Miquel Ángel Fornés, Bernat Queglas Ferriol, Luis Orejudo Martínez, José Antonio Pujadas, Antonio Munar, Pilar Güell, viuda de Luis Riu y a Margarita Muntaner Guasp, esta última empleada de la federación desde hace 25 años.A la cena asistieron unas 700 personas, entre ellas representantes de las 26 asociaciones hoteleras de Mallorca, así como representantes de Ibiza y Menorca, personajes relevantes del mundo del turismo y de la economía balear. Entre ellos destacados empresarios hoteleros, tales como Miquel Fluxá, Simón Pedro Barceló, Pilar Güell, Gabriel y Sebastián Escarrer, Pablo Piñero, Joan Casals, Kurt Strojhmayer (de Marrito) y Peng Haymen, entre otros. También estuvieron presentes el presidente de CAEB, Joseph Oliver, el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Lladó, y el presidente de AVIBA, Jaume Bauca. El presidente de la FEHM, Pedro Cañellas, pronunció un discurso en el que reclamó una modificación de la política turística que lleva a cabo la consellería de Turisme balear, "por los malos resultados que ha dado hasta el momento". Valorando el año que termina, Pedro Cañellas destacó que "haciendo abstracción del engaño permanente a que nos somete el Govern es evidente que se trata de uno de los peores ejercicios de los últimos 20 años y las consecuencias están a la vista: se ha perdido la buena imagen que teníamos hace solo tres años, la buena clientela y la batalla de la desestacionalización. Hemos perdido también mucha capacidad competitiva, se ha reducido el gasto turístico y hemos entrado en una situación de mercado muy delicada porque los mecanismos correctores dependen, en gran parte, de una política turística adecuada, que se adapte a la realidad de un mercado estructurado, serio y maduro como el nuestro. Una política turística que no solo no tenemos, sino que la que está al uso barre constantemente contra el turismo". Refiriéndose a los resultados económicos este año, Cañellas señaló que "en el mundo de la hostelería balear la mayoría de los establecimientos cerrarán el año con descensos del 20 % en sus cuentas de explotación". "Una cifra que, si se repite, puede acabar con la empresa más saneada", recalcó. En respuesta al llamamiento que recientemente el conseller de Turisme, Celestí Alomar, hiciera a los empresarios turísticos pidiéndoles un cambio de actitud, Cañellas afirmó: "No es usted el que debe exigir a los ciudadanos, que cumplen la ley, un cambios de actitud, sino que son los ciudadanos los que están en su derecho de exigirle a usted una política turística adecuada y de consenso, sin persecuciones, ni descalificaciones, sin impuestos injustos y que traiga riqueza y prosperidad a esta tierra". (HOSTELTUR/ redacción@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.