Las aerolíneas se blindan ante la incertidumbre sobre las negociaciones UE-Reino Unido

Thomas Cook y Wizz, a prueba de Brexit con nuevos certificados de operador

Wizz Air y Thomas Cook Airlines buscan nuevas licencias de vuelo para estar a prueba de Brexit. Wizz Air Holdings, la mayor aerolínea low cost de Europa del Este, está estableciendo una filial en el Reino Unido para salvaguardar sus vuelos en caso de que la salida del país de la Unión Europea no termine en los mejores términos o sin un acuerdo que preserve el actual régimen en la aviación comercial y se interrumpan sus derechos operativos, mientras que Thomas Cook Group ha establecido una división en España buscando similares garantías.

La aerolínea húngara Wizz Air ha solicitado un Certificado de Operador Aéreo ( AOC, por su siglas en inglés) del Reino Unido que estará efectivo a partir de marzo de 2018, según portavoces de la operadora con sede en Budapest. Thomas Cook Airlines lanzará su nueva filial con base operativa en Palma de Mallorca, Thomas Cook Airlines Balearics , a principios del año próximo, tras obtener un AOC español (ver: Thomas Cook Airlines crea una nueva aerolínea con base en Mallorca).

Las aerolíneas están tomando medidas para asegurar sus servicios en caso de que las negociaciones en el marco del Brexit no logren mantener el régimen actual en el que se permiten vuelos ilimitados dentro del bloque de la Unión Europea. Wizz está tratando de proteger su base en Luton, cerca de Londres, desde donde opera 41 rutas, mientras que Thomas Cook quiere garantizar el acceso a su destino mayor para los turistas en el Reino Unido y garantizar una mayor flexibilidad en el despliegue de aviones.

Wizz y Thomas Cook, a prueba de Brexit con nuevos certificados de operador Wizz y Thomas Cook, a prueba de Brexit con nuevos certificados de operador

"Es un próximo paso natural en el desarrollo de nuestro negocio en el Reino Unido", dijo en un comunicado el presidente ejecutivo de Wizz, Jozsef Varadi, y agregó que la medida , sujeto a la aprobación de la Autoridad de Aviación Civil de Reino Unido (CAA).

Flexibilidad de flota

La división española de Thomas Cook, que se establecerá con un mínimo de tres a siete Airbus A320 que anteriormente operaban para Thomas Cook Airlines Bélgica, está dirigida principalmente a maximizar la flexibilidad instiuyendo una flota libre de restricciones laborales previas, mientras reduce la necesidad de la compañía de arrendar aviones durante el ocupado período de verano. Un acuerdo con Air Transat de Canadá significará que el exceso de aeronaves ahora puede volver a ser desplegado durante el invierno, aliviando las preocupaciones sobre el exceso de capacidad (ver: Thomas Cook Group Airlines y Air Transat se intercambiarán sus aviones).

Los aviones serán limitados a las rutas de Mallorca, según la compañía, y prestarán servicios en la unidad alemana Condor el próximo año. Después del Brexit, también podría ser sensato no tener demasiados aviones vinculados a la flota del Reino Unido, según un portavoz.

EasyJet, con sede en Luton, anunció en julio que crearía una aerolínea europea para proteger sus derechos de ruta y estaba solicitando una licencia austríaca que le permitía establecer en Viena su división EasyJet Europa. La nueva unidad significa que la mayor aerolínea low cost británica puede continuar volando entre y dentro de los restantes estados miembros de la UE, independientemente del resultado de las conversaciones del Brexit (ver: easyJet se prepara para el Brexit y se convierte en un grupo paneuropeo y EasyJet Europe opera su primer vuelo).

Ryanair, la mayor low cost de Europa, con sede en Dublín, ha dicho que puede solicitar la licencia de operación del Reino Unido para salvaguardar sus servicios domésticos británicos, si bien hasta ahora no ha sugerido que necesite una licencia de Reino Unido para proteger su principal operación en Londres Stansted.

Aunque las operadoras, incluida Wizz, han dicho que cualquier cambio en el entorno operativo liberal de Europa podría perjudicar las ganancias, casi universalmente han rechazado la idea de que los vuelos entre Reino Unido y la UE puedan suspenderse, debido principalmente al flujo de viajeros británicos que, de cortarse, dañarían las economías turísticas mediterráneas. Esa visión ha sido compartida por el Ministro de Hacienda del país, Philip Hammond.

Y es que la salida del Reino Unido del bloque europeo, en el caso de la aviación comercial puede tener múltiples y aún desconocidas consecuencias -en la propiedad de las compañías, en sus operaciones y rutas aéreas y, el aspecto de mayor trascendencia, en la conectividad aérea de la Unión Europea-27 Estados (UE-27) y Gran Bretaña-, dada la interdependencia entre ambos mercados (ver: Conectividad aérea, un valor que será volado por el Brexit).

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.