Diario 5407 21.10.2018 | 04:05
Hosteltur: Noticias de turismo
Cancela 177 vuelos

ANA deja en tierra sus Boeing 787 con más de 21.000 pasajeros afectados

Suspende su programación hasta el 28 de enero 21 enero, 2013

La aerolínea japonesa All Nippon Airways (ANA) ha anunciado la cancelación de 151 vuelos nacionales y 26 internacionales programados para entre el 23 y el 28 de enero tras dejar en tierra el Boeing 787 Dreamliner después de un aterrizaje de emergencia, lo que afectará a más de 21.000 pasajeros.

ANA y JAL fueron las primeras en suspender las operaciones de sus Boeing 787 tras un aterrizaje de emergencia, según publicó HOSTELTUR noticias de turismo. Tras ellas, Europa prohibió los vuelos del Boeing 787 Dreamliner, mientras en Estados Unidos se ha iniciado una investigación al Boeing 787 tras cinco incidentes en una semana.

Estas cancelaciones se suman a las 72 operaciones anuladas anteriormente, y previstas para entre el 19 y el 22 de enero, mientras que la aerolínea comunicará este jueves sus planes de vuelo para a partir del día 29.

Por su parte, Japan Airlines ha cancelado cuatro vuelos que operaban la ruta Tokio-San Diego para el 27 y 28 de enero, que se suman a los ocho originalmente programados para entre el 19 y el 25 de enero y que fueron suspendidos la semana pasada.

Los investigadores visitan la fábrica de las baterías

Estas cancelaciones coinciden con la visita este lunes de funcionarios de seguridad aérea de Estados Unidos y Japón a la sede del fabricante nipón de las baterías del Boeing 787 Dreamliner, GS Yuasa, en busca de pistas sobre los fallos técnicos que causaron el aterrizaje de emergencia de un avión de ANA la pasada semana en el aeropuerto de Takamatsu, con la colaboración de la propia compañía para esclarecer las causas.

Los expertos estadounidenses descartaron este domingo el exceso de voltaje como la causa del incendio de una de las baterías registrada por una aeronave de este modelo el pasado 7 de enero en Boston, insistiendo en que se ampliaba la investigación para examinar el cargador de la batería y la unidad de alimentación auxiliar.

Un funcionario de seguridad ha explicado que se ha demostrado que la batería era “anormal”, tanto en el caso de Boston como en el de Takamatsu, por lo que la investigación busca concretar si el proceso desarrollado desde el diseño hasta la fabricación fue el adecuado.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.