Diario 5670 25.08.2019 | 04:53
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. La aerolínea española pagaría unos 20 M € por las conexiones entre París y Portugal

Aigle Azur estudia ceder líneas a Vueling para intentar remontar el vuelo

Atraviesa problemas económicos al negarse sus dos accionistas, HNA y David Neeleman, a inyectar más dinero 14 agosto, 2019

La compañía aérea francesa Aigle Azur planea ceder sus líneas entre París y Portugal a la española Vueling para tratar de salir de las dificultades financieras que se han agravado recientemente y amenazan su futuro.

“Lo que proponemos es separarnos en unos meses de una parte de nuestra actividad”, explicó este martes el presidente de Aigle Azur, Frantz Yvelin, en declaraciones al canal ‘France 2’.

La operación, según los esquemas que se han filtrado a la prensa, se realizaría por una veintena de millones de euros que pagaría Vueling por la actividad que la compañía francesa tiene entre el aeropuerto parisino de Orly y los portugueses de Funchal, Oporto y Faro.

Previamente, Aigle Azur crearía una filial, en la que incluiría un avión y el personal navegante necesario para cubrir esas rutas, que sería lo que se vendería cuando pusiera fin a sus vuelos propios a Portugal el próximo octubre.

Yvelin subrayó que la transferencia de una parte del personal –la empresa tiene una plantilla de unas 1.150 empleados– se haría de manera “voluntaria”.

La compañía francesa cedería a Vueling sus conexiones entre Orly y los aeropuertos portugueses de Funchal, Oporto y Faro.

La dirección de la empresa ya presentó la semana pasada en una reunión a los representantes de los trabajadores un plan de salvamento, que pasaba por la cesión a Vueling de ese negocio.

Para la filial española de IAG, uno de los puntos de interés de la operación estriba en recuperar derechos de despegue y aterrizaje en Orly, un aeropuerto en el que ya tiene actividad pero en el que no tiene muchas oportunidades para crecer, porque el número de operaciones está limitado por la saturación de las pistas y el cierre nocturno obligatorio.

Siete años de números rojos

La que es la segunda compañía aérea francesa con 1,8 millones de pasajeros, creada en 1946 por el empresario Sylvain Floirat, está en números rojos desde hace siete años y acumula varias decenas de millones de euros de pérdidas.

Su situación se ha deteriorado significativamente en los últimos meses porque sus dos accionistas, el grupo chino HNA –propietario entre otros de Hainan Airlines y de Hong Kong Airlines– y el empresario brasileño David Neeleman –fundador de la aerolínea Azul y accionista a su vez de TAP Portugal– se han negado a inyectar más dinero en la aerolínea.

En las últimas semanas, incluso, habían corrido rumores de una posible desaparición de la aerolínea cuando se supo que a comienzos de junio una compañía de alquiler de aviones le había retirado uno de los aparatos con los que operaba.

Aigle Azur reaccionó el pasado día 8 con un comunicado de "rectificación y desmentido", en el que hacía hincapié en que cuenta con una flota de once aeronaves – nueve Airbus A320 y dos A330 de largo recorrido– y que tenía intención de recuperar el próximo invierno otra que alquila a TAP.

Además, insistía en que dispone de 25 millones de euros de tesorería y en que garantizará “todo su programa de vuelo”, aunque admitía que “como muchos actores del sector” atraviesa “dificultades en un contexto particularmente difícil”, a lo que se suma la falta de confianza de los accionistas.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.