Diario 5801 26.01.2020 | 12:35
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Impuestos al turismo

Los cruceros critican el incremento de la tasa turística en Cataluña

"Este tipo de iniciativas al final perjudican al destino, haciéndolo menos competitivo", dice la asociación CLIA España 20 diciembre, 2019
  • Los cruceros con estancias superiores a 12 horas que hacen escala en Barcelona pasarán a pagar 3 euros por pasajero
  • Si la estancia del crucero en el puerto de Barcelona inferior a 12 horas, la tasa será de 1 euro (ahora es 0,65 €)
  • Los cruceros no repercuten el impuesto turístico a sus clientes por razones operativas, como sí hacen muchos hoteles

El incremento de la tasa turística que pagan los cruceros en Cataluña, previsto para 2020, acabará perjudicando a los puertos catalanes, haciéndolos menos competitivos, según ha advertido Alfredo Serrano, director Nacional de CLIA España.

Estos nuevos impuestos a los cruceros forman parte de un paquete de reformas fiscales pactadas entre el gobierno catalán (Junts per Cat-ERC) y el grupo político Comunes-Podemos, como paso previo a la aprobación de los Presupuestos 2020 en el Parlament.

Concretamente, los cruceros con estancias superiores a 12 horas que hacen escala en Barcelona pasarán a pagar 3 euros por pasajero (ahora son 2,25 horas). Si la estancia es inferior a dicho período, la tasa será de 1 euro (ahora es 0,65 €).

En el resto de puertos catalanes, el tributo a pagar será de 1 euro.

Repercusión

Pero el incremento de las tasas no ha sido bien recibido en CLIA (Cruise Lines International Association).

"Las compañías de cruceros contribuyen al Impuesto de Estancias en Establecimientos Turísticos tanto en el caso de los turistas a bordo de barcos que pernoctan en los puertos de Cataluña, como para los que solo pasan unas horas. Se trata del único medio de transporte para el que esto sucede, puesto que para los establecimientos turísticos de la ciudad solamente se abona la tasa en caso de pernoctación", expone el director de CLIA España.

"Además, las compañías de cruceros absorbieron el impuesto desde el primer momento, no repercutiéndolo a sus clientes por razones operativas. Esto tampoco sucede en los establecimientos turísticos que sí pueden repercutir dicho impuesto a sus clientes", añade Alfredo Serrano.

Impacto económico

CLIA recuerda además que "las compañías de cruceros ya están contribuyendo fiscalmente de forma muy notable a la economía catalana, y no solo a través del impuesto turístico. De hecho, y según el Estudio de Impacto Económico elaborado por la Universidad de Barcelona (2016), las rentas fiscales generadas por los impuestos estatales y autonómicos a la actividad de cruceros alcanzaron los 206 millones de euros en Cataluña".

"Un incremento del impuesto turístico supondría agravar la injusticia y discriminación que vive la industria de cruceros"

"Este tipo de iniciativas al final perjudican al destino, haciéndolo menos competitivo sobre todo cuando se produce una discriminación entre los cruceros y otro tipo de medios de transporte".

Pero esto no acaba aquí. La reforma fiscal que prepara la Generalitat de Catalunya incluye “en fase de estudio previo” un nuevo impuesto “sobre las emisiones portuarias de grandes barcos”.

Avatar redactor Xavier Canalís Redactor en Economía

Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.