Diario 6030 20.10.2020 | 11:44
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Tendencias

Brexit & Staycations, ¿sustituirán los británicos Benidorm por Bournemouth?

El 72% de los turistas británicos realizó un viaje por el Reino Unido en 2018 6 enero, 2020
  • Los británicos está tomando un mayor interés en el Reino Unido como destino turístico
  • Las vacaciones en España se apoyan en el paquete turístico, lo que supone una ventaja
  • "No vamos a ver un trasvase masivo de británicos que cambien Torremolinos por Skegness"

Después de varias prórrogas, el gobierno del Reino Unido prevé que la salida del país de la Unión Europea se producirá finalmente el próximo 31 de enero. Y una pregunta que se plantea el sector turístico es ¿tendrá el Brexit una repercusión en las staycations? ¿Hará que los británicos cambien sus vacaciones en España, substituyendo Torremolinos por Skegness y Benidorm por Bournemouth?

Las “staycations” o vacaciones dentro del propio Reino Unido son una “tendencia al alza”, según apuntaron expertos que participaron en la World Travel Market (WTM). Siempre y cuando la meteorología lo permita...

En este sentido, el 72% de los turistas británicos realizó un viaje doméstico en 2018, tal como se apuntó en el debate “The effect of Brexit on staycations” que tuvo lugar en la WTM de Londres el pasado noviembre.

“Los británicos está tomando un mayor interés en el Reino Unido como destino turístico y buscan lugares que sean excelentes, genuinos… y eso es un reto para el turismo receptivo al que represento”, explicó Tom Jenkins, CEO de la asociación empresarial European Tourism Association (ETOA).

Además, Jenkins recordó que el turismo interior “es algo saludable para la economía. El Reino Unido lo necesita”.

Bournemouth, Google Maps.

Un producto diferente

Ahora bien, remarcó este veterano de la industria turística, el turismo de sol y playa en destinos como la Costa del Sol, Tenerife, Alicante, Baleares, etc, es “un producto diferente” en comparación con ir a de viaje a las costas de Northumberland, Escocia, Swansea, Kent, Yorkshire, Debon, Cornwall o Dorset.

Además, explicó Tom Jenkins, las vacaciones de sol y playa en destinos como España se apoyan en un sistema de comercialización muy apreciado por el consumidor británico: el paquete turístico.

En cambio, apenas hay oferta de paquetes turísticos en el propio Reino Unido para ir de vacaciones a los destinos del litoral británico.

"Los británicos tienen una escasa oferta de paquetes turísticos para ir de vacaciones por su propio país"

“Hay buenas razones que explican por qué hay poco producto paquetizado para viajar dentro del Reino Unido, razones fiscales incluso. Y cuando los precios suben, el paquete turístico ofrece una relación precio-calidad muy valorada por los consumidores”, apuntó el directivo de ETOA.

La playa de Bournemouth, en el sur de Inglaterra.

El peor escenario

En todo caso, la principal preocupación de este experto y de muchos otros directivos que participaron en la World Travel Market es que pudiera producirse un Brexit sin acuerdo.

Y es que una hipotética salida de la UE a las bravas repercutiría gravemente en la economía británica, depreciando el valor de la libra esterlina y por lo tanto el poder adquisitivo de los consumidores, por ejemplo.

“De momento, no tenemos que preocuparnos hasta el 31 de enero. Lo importante será cómo se haga el período de transición”, remarcó Tom Jenkins.

Un Brexit sin acuerdo también podría complicar la libre circulación de viajeros, lo que en teoría podría favorecer un repunte de las “staycations”.

“Es inconcebible, por ejemplo, la situación que podría producirse en el aeropuerto Palma de Mallorca recibiendo un avión procedente del Reino Unido cada 10 minutos en temporada alta, donde hubiera líneas de control y se sometiera a los pasajeros al mismo procedimiento de seguridad que se aplica a los viajeros de terceros países como China: revisándoles el pasaporte, preguntándoles por el propósito del viaje, dónde se van a alojar… Esto representaría 60 segundos por pasajero, generando grandes colas”, expuso Tom Jenkins.

Si tal escenario se produjera, “la esperanza es que las autoridades españolas de algún modo ignorasen esa obligación, para facilitar el acceso”.

Staycations como complemento

Según concluyó Tom Jenkins, “no vamos a ver un trasvase masivo de británicos que cambien Torremolinos por Skegness. Los turistas que tienen por costumbre disfrutar de vacaciones de sol y playa en el extranjero no dejarán de viajar allí”.

El mismo punto de vista fue compartido por John Sullivan, director comercial del grupo de agencias de viajes independientes Advantage Travel Partnership.

“En caso de devaluación de la libra, el tipo de cambio podría tener algún impacto, pero no te impedirá ir de vacaciones al extranjero. También estamos viendo el aumento de la demanda de todo incluido para viajar el extranjero dado que permite a los clientes conocer el precio final”.

"Las staycations no serán un substituto de las vacaciones principales en el extranjero sino un complemento en el segmento de shortbreaks”

En suma, remarcó este experto, es difícil que las staycations en el Reino Unido puedan llegar a convertirse en el producto más demandado de la temporada alta, cuando los turistas buscan viajes de una o dos semanas.

“Las vacaciones en el extranjero continuarán siendo las más importantes del año, sin lugar a dudas. Las staycations no serán un substituto, sino un complemento en el segmento de shortbreaks”, señaló.

La playa de Woolacombe, en el condado de Devon, sur de Inglaterra.

El valor del paquete turístico

Además, el director comercial de Advantage Travel Partnership también hizo referencia a la buena reputación que tienen los paquetes turísticos entre los consumidores del Reino Unido. Este factor también juega a favor de reservar vacaciones en el extranjero.

“No creo que ningún producto vacacional en el Reino Unido lo puedas comprar del mismo modo, porque de hecho son cosas que no se pueden comparar”, apuntó John Sullivan.

“El consumidor percibe el valor del paquete turístico, protegido por el sistema ATOL. Esto se vio claro a raíz del cese de operaciones de Thomas Cook. En plena quiebra, la gente incluso pudo disfrutar de sus vacaciones hasta el final en los destinos, nadie quedó colgado en el extranjero, todos pudieron regresar… Gracias a la cobertura que ofrece el sistema ATOL, el paquete está muy vivo”.

Hábitos instaurados

Existe otro factor de peso que invita a pensar que las staycations no substituirán a las vacaciones de sol y playa en el extranjero. Y no es otro que la fuerza de la costumbre. Es decir, los hábitos de viaje plenamente instaurados en la mente del consumidor británico.

“Cuando se anunció el Brexit por primera vez, nadie cambió sus planes de viaje. Esto ha seguido así desde entonces", recuerda John Sullivan. "Parece que los consumidores se han ido acostumbrando a la idea. La vida tiene que continuar y la gente sigue con sus rutinas normales. El Brexit no va a frenar el deseo de salir de vacaciones al extranjero”.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.