Diario 6013 01.10.2020 | 04:36
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. En Playa de Palma esperan que los TTOO apoyen el cambio

Decreto de excesos, terapia de choque para cambiar el modelo

4 febrero, 2020

Ni un verano más con esas escenas de jóvenes alcoholizados perdiendo el control. Una buena parte del sector lo tenía claro y el nuevo decreto de excesos que se debate este martes en el Parlament balear debía cumplir esa misión (Ver: Hoy se debate en el Parlament balear el decreto de excesos). Se trata de una medida urgente para frenar de una vez un tipo de turismo que daña a los destinos y que se desarrollará durante los próximos cinco años.

Con él "se intenta sustituir el tipo de turista", señala a HOSTELTUR el vicepresidente de la Asociación Hotelera de la Playa de Palma, José Antonio Fernández de Alarcón, asegurando que la asociación apoya plenamente el decreto y entre los hoteleros hay un gran consenso, así como entre las asociaciones vecinales no solo de la Playa de Palma sino también del resto de zonas.

La vigencia del decreto está prevista para cinco años, a los tres años se tiene que hacer una valoración para ver si merece la pena mantenerlo o a lo mejor renovarlo.

"Creemos en esta estrategia de choque contra el turismo de borrachera; tiene sus riesgos, precisamente por ese cambio de paradigma"

Hay en toda la zona de Can Pastilla y el Arenal un "clamor favorable" a que esta decisión se tomara. Es verdad ese cambio "genera unas incertidumbres que vamos a vivir todos juntos a partir de esta temporada".

En este sentido recuerda que era importante que quedara claro que no podía afectar a los contratos ya firmados, un aspecto que ya destacó la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), a la que pertenece la Asociación Hotelera de la Playa de Palma, justo tras el anuncio de la nueva normativa, según informó HOSTELTUR en El sector balear valora en positivo la ley contra el turismo de borrachera. A partir de la siguiente temporada sí que el decreto actuará plenamente en el tipo de todo incluido que sí contribuye al turismo de borrachera. Entretanto este año ya se espera una acción efectiva sobre los comercios y locales de ocio y restauración que inciden el modelo que se quiere erradicar.

A partir de los nuevos contratos que se firmarán para la temporada que viene, "Ojalá que tengamos la complicidad de los turoperadores, que yo creo que sí, porque la zona es un área de ocio espectacular pero para un ocio que podríamos denominar un upgrade de lo que había anteriormente", un ocio de calidad en el que recibir a un turista que actue con civismo.

Señala que se han hecho grandes inversiones en los hoteles para atraer a este tipo de clientes y ahora considera que "la clave de todo es cómo lo va a ejecutar la administración esta temporada". Si se vuelven a ver las escenas de otros veranos en Punta Ballena o en la Calle del Jamón es que no se habrá hecho lo que se espera. Las autoridades tendrán que actuar con la misma contundencia con que se ha elaborado el decreto.

Buscando el apoyo de la turoperación

"Hay una medida cautelar, que se aplicará contra aquellos que sean reincidentes en su falta de voluntad de cumplir con la normativa, que se les precinta el establecimiento". Si tiene una repercusión pública por su difusión en los medios y en los mercados emisores servirá para que la turoperación lo entienda "y si quiere seguir con ese tipo de turista en Malta o Bulgaria pero aquí nos tiene a los hoteles con otro tipo de turista, que viene a comer y a beber pero con un grado más de educación y de gasto, que es lo que queremos, porque los hoteleros hemos apostado por eso".

Respecto a las voces que pueden pedir una modificación del decreto o su tramitación como proyecto de ley, señala que "están en su derecho a opinar de modo diferente pero en el caso de la asociación en Playa de Palma, puede que no tengamos la unanimidad pero sí la mayoría y desde luego de las grandes cadenas, de hoteleros que llevan muchos años en la zona desarrollando hoteles y elevando la categoría". El caso es que, en cuanto al turismo de borrachera "o vamos contra él no no vamos".

La normativa era necesaria ya, sin demoras, "de ahí que se haya optado por la fórmula del decreto-ley. Si no entraría como proyecto de ley, pero para tramitarlo como ley y que entre en vigor en un par de años no sirve de nada"

Añade que "el debate social es lógico, no espero una unanimidad". También, comenta, habría que preguntarse "por qué todas las asociaciones de vecinos están a favor, y todas las asociaciones hoteleras".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.