Diario 6066 01.12.2020 | 13:46
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. CEHAT, ITH y HOSBEC piden normas "flexibles" que se adapten a la situación que atraviesan las empresas

Los hoteles exigen rebajas del coste de energía y gas ante nuevos cierres

El sobrecosto energético está entre 2.000 y 3.000 euros mensuales por hotel 5 noviembre, 2020
  • En el caso de la electricidad la normativa permite un solo cambio de potencia al año y muchos establecimientos no podrán solicitarlo
  • “Ante un escenario cambiante, necesitamos medidas flexibles”, señala Jorge Marichal, presidente de CEHAT
  • Mantener los costes de potencia o peajes de acceso puede suponer un coste de 7.000 a 30.000 euros por hotel durante los meses sin actividad

La segunda ola de coronavirus, las restricciones y los confinamientos han acelerado los cierres de establecimientos hoteleros y los empresarios exigen al Gobierno que se reanuden las medidas relacionadas con el abono de servicios básicos, como la bajada de potencia eléctrica y de caudal de gas sin penalización. Piden un alivio económico para las pymes del sector, ya que esto supondría un ahorro de sobrecoste energético de entre 2.000 y 3.000 euros mensuales por hotel, según la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH).

En marzo el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico aplico una serie de medidas para pymes, relacionadas con el abono de servicios básicos durante el estado de alarma y los tres meses posteriores. Entre ellas, se contemplaba la suspensión de pago de las facturas tanto de gas como de electricidad a pequeñas y medianas empresas y las modificaciones sin penalización de potencias en electricidad y de caudal en gas.

CEHAT, ITH y HOSBEC han pedido que el Gobierno vuelva a aplicar medidas similares ya que, en el caso de la electricidad, la normativa permite un solo cambio de potencia al año (artículos 79.6 del RD 1955/2000 y 37.6 del RD 1434/2002). Los hoteleros insisten en que necesitan “flexibilidad”, teniendo en cuenta que además de cierre obligado de marzo, muchos establecimientos están volviendo a cerrar por falta de demanda y con la normativa actual no podrán solicitar ese cambio de potencia.

Según los datos de CEHAT, la pandemia está provocando pérdidas por unos 50.000 euros mensuales por hotel, de los cuales el sobrecosto energético supone entre 2.000 y 3.000 euros.

Mantener los costes de potencia o peajes de acceso en las condiciones actuales puede suponer un coste por establecimiento de entre 7.000 y 30.000€ por establecimiento durante los meses en los que va a tener que mantener cerradas sus instalaciones. En el ámbito de la Comunidad Valenciana, el coste que va a asumir el sector hotelero por estos peajes eléctricos está en unos 10 millones de euros, mientras no se generan ingresos”, ha advertido HOSBEC.

Lo que demandan los empresarios del sector es que “se mantengan o prorroguen las dos medidas especiales aprobadas durante el anterior estado de alarma o que se consideren otras similares y que el marco legislativo aporte medidas concretas para que cada establecimiento pueda implementar soluciones particulares de forma flexible. Esto permitiría proteger la viabilidad de las empresas y la competitividad del sector también desde el punto de vista energético”, señalan ITH y CEHAT en un comunicado.

“No se vislumbra solución a corto plazo y muchos alojamientos siguen cerrados o están a punto de cerrar sus puertas ante la falta de clientes. Necesitamos soluciones concretas que permitan la supervivencia del sector hasta que se garantice la reactivación de la actividad turística y la consiguiente reapertura de los establecimientos hoteleros”, señala Jorge Marichal, presidente de CEHAT.

“Ante un escenario cambiante, necesitamos medidas flexibles”, señala Marichal y Álvaro Carrillo de Albornoz, director general del ITH, agrega que “este tipo de medidas para pymes son esenciales para poder adaptar las necesidades de los establecimientos alojativos a las nuevas medidas tomadas desde el Gobierno para combatir la pandemia”.

El sector hotelero de la Comunidad Valenciana, a través de HOSBEC, también ha planteado que por la situación sanitaria en la que se encuentra el país “las empresas turísticas, y en concreto las grandes consumidoras de energía eléctrica, como hoteles y otras instalaciones turísticas de gran consumo, se ven obligadas a echar el cierre por motivos ajenos a su responsabilidad. Y tiene que volver a cerrar sin que se haya habilitado una solución a estos cambios de potencia de suministro, incluso contando con una nueva declaración del estado de alarma que se acaba de prorrogar (hasta el 9 de mayo)”.

HOSBEC remarca que “si el Gobierno no reacciona para corregir esta situación”, los costes para el sector hotelero serán muy cuantiosos y se sumarán a las pérdidas acumuladas del sector

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.