Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. No existe riesgo sanitario respecto a la COVID-19 en los viajeros aéreos internacionales

Test y cuarentenas: limitada efectividad según nueva directriz europea

Nueva guía de la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), a solicitud de la Comisión Europea 2 diciembre, 2020

"Los viajeros no deben ser considerados automáticamente como población de alto riesgo de propagación de la infección ni tratados como potenciales casos de COVID-19, a menos que hayan estado en contacto conocido con un caso positivo confirmado", según las nuevas directrices europeas para viajes aéreos en el continente, emitidas por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) conjuntamente con el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). El documento que formará parte del Protocolo de Seguridad Sanitaria de la Aviación publicado en mayo establece que los pasajeros aéreos procedentes de otros países deben ser tratados de la misma manera que la población local que no ha tenido contacto directo con una persona infectada. La Comisión Europea (CE) considera que esta guía hará posible la reunión de muchas familias en Navidad (ver: Lanzan el protocolo de seguridad sanitaria de la aviación frente a la COVID).

Estas directrices para la aplicación de pruebas de COVID-19 y cuarentena a los pasajeros aéreos fueron publicadas a solicitud de la Comisión Europea. El documento constituye un anexo del Protocolo de Seguridad Sanitaria de la Aviación publicado por primera vez en mayo de 2020.

Con base en la información y la evidencia científica más reciente, las conclusiones del documento reflejan el hecho de que se estima que la prevalencia del nuevo coronavirus entre los viajeros es menor que en el caso de la población general. Además, las medidas implementadas en la aviación minimizan la posibilidad de transmisión durante el proceso de viaje en avión.

"Este nuevo documento es una verdadera contribución europea en beneficio de los ciudadanos europeos", dijo Patrick Ky, director ejecutivo de EASA. “Sus hallazgos pueden ser importantes para hacer posible muchas reuniones familiares durante la Navidad. Se basa en las medidas que ya implementamos con el Protocolo de seguridad sanitaria y refuerza la opinión de que no existe ningún riesgo inherente en los viajes aéreos; de hecho, los viajeros aéreos se consideran una población relativamente “segura para los COVID”. Alentamos a los tomadores de decisiones nacionales a tener en cuenta las recomendaciones que se dan aquí al formular sus políticas".

Dirigidas principalmente a las autoridades nacionales en cada país, responsables de la toma de decisiones, y promoviendo un enfoque coordinado, las recomendaciones también tienen en cuenta la amplitud actual de la pandemia: el hecho de que el virus esté ahora bien establecido en todas las áreas de la Unión Europea y la economía europea y el Reino Unido, así como en la mayoría de las demás zonas geográficas del mundo, es una consideración subyacente importante para sus conclusiones.

En tal escenario, las pruebas y la cuarentena tienen solo un impacto limitado en la reducción del riesgo de propagación, particularmente con respecto a los viajes entre áreas de riesgo similar o cuando se pasa de áreas "verdes" de menor riesgo a áreas "naranjas" o "rojas" con mayor prevalencia de la enfermedad De hecho, las pruebas de rutina de los pasajeros en tales casos podrían tener un impacto negativo: desviar recursos de necesidades más urgentes como la localización de contactos y las pruebas de aquellos que tuvieron contacto directo con casos infectados.

“La evidencia científica incluida en el apéndice del ECDC - Protocolo de seguridad de la salud de la aviación de la EASA concluye que los Estados miembros no deben centrarse en examinar a los viajeros”, dijo Andrea Ammon, directora del ECDC.

Agrega que las pruebas a los viajeros entrantes sería una medida eficaz si los países lograran un control sostenido del virus SARS-CoV-2. "En este momento, es probable que los casos importados contribuyan poco a la propagación continua del virus. Por lo tanto, recomendamos a los Estados miembros que se centren en desarrollar capacidades sólidas de prueba para casos sospechosos, junto con el aislamiento de las personas que dan positivo en la prueba, así como el rastreo de contactos y la cuarentena de los contactos en la comunidad".

Por el contrario, la EASA y el ECDC recomiendan encarecidamente que los viajeros proporcionen con antelación información sobre el COVID-19, la situación epidemiológica en los países de destino y las medidas implantadas en los aeropuertos y a bordo de los aviones para evitar la transmisión. También es imperativo un procedimiento simplificado para obtener información de contacto a través de los formularios de localización de pasajeros, preferiblemente en formato digital, y compartirla entre las autoridades según sea necesario.

El escenario principal en el que un régimen de pruebas y cuarentena podría ser útil, de acuerdo con las directrices, es cuando los viajeros se mueven desde un área de incidencia extremadamente alta, mucho más allá del umbral "rojo" más bajo de 50 casos por 100.000 en 14 días. - a otra zona "roja" con una tasa de infección mucho más baja o a cualquier zona "naranja" o "verde". Las recomendaciones evalúan diferentes estrategias de prueba / cuarentena a adoptar en este caso, exponiendo las opciones para que los países puedan manejar el riesgo residual de infección que se importa.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.