Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Un análisis de Esther Mascaró

¿Monocultivo del turista británico? Es mejor buscar mercados alternativos

Covid, crisis económica, Brexit... la tormenta perfecta para el principal mercado emisor de turistas a España 17 diciembre, 2020

Análisis/ El Reino Unido es, desde hace unos años, el principal mercado emisor de turistas a España, con el 21,6% del total de turistas internacionales en 2019. Tal y como indica Turespaña, España es, además, el principal destino vacacional del ciudadano británico, con una cuota de mercado de casi el 21,8%. En 2019 pasaron sus vacaciones en España 18,1 millones de turistas británicos, con un gasto total récord de 17.985 millones de euros. A pocos días para que llegue el día 1 de enero, el mercado británico se ve envuelto en muchas incógnitas: las restricciones de viajes por la Covid, un Brexit que no se sabe cómo acabará ni cómo influirá en los viajes de los británicos a destinos de la UE y por tanto, de España, y una emergencia económica efecto de los dos primeros elementos que se espera que sea la mayor contracción económica que sufre ese país en 300 años. Los destinos españoles que se dediquen al monocultivo del mercado británico harían bien en buscar alternativas, porque se avecina la tormenta perfecta.

Cuando escribo estas líneas, día 16 de diciembre, los británicos todavía no saben si cuando concluya el periodo de transición antes del Brexit, o sea, a partir del próximo día 1 de enero de 2021, podrán viajar libremente a sus destinos de vacaciones favoritos como España. De momento no hay acuerdo para el Brexit, pero es que incluso con acuerdo, todas las incógnitas se ciernen sobre el estatus que adquirirán los ciudadanos británicos frente a los países de la Unión Europea, cerrados a cal y canto por las restricciones de viajes de la Covid.

A partir del día 1 el Reino Unido será un país externo a la UE. Por lo tanto, dejarán de regir respecto a él las normas comunes de movilidad de pasajeros y será tratado como un país externo que, además, no cuenta con cifras positivas de coronavirus como para que sus nacionales tengan permitida la entrada en el espacio UE. Esto llena de inquietud a las agencias de viajes británicas, que ya están vendiendo vacaciones para 2021 y todavía no saben qué sucederá, tal y como publicamos en Los británicos, preocupados por no poder viajar a la UE a partir de enero.

Solamente algunos países de fuera de la UE con bajos índices de coronavirus están exentos de las restricciones que prohíben todos los viajes menos los esenciales a los países europeos. Sin un acuerdo de Brexit, el Reino Unido podría pasar a engrosar el listado de países cuyos nacionales tienen prohibida su entrada a Europa

Noruega ya ha advertido de que impedirá la entrada de los británicos al país después de Año Nuevo y la Comisión Europea también ha sido tajante con que no extenderá la excepción hecha con el Reino Unido durante el periodo de transición que termina con el año 2020.

Las pequeñas cosas del Brexit

Pero es que incluso con acuerdo, los británicos tendrán más difícil viajar a España. Según consta actualmente en el acuerdo, que se sigue negociando, vale la pena tener en cuenta lo siguiente:

Hasta el 31 de diciembre de 2020, los británicos podrán seguir viajando a los países del área Schengen o a cualquier otro lugar de la UE con su pasaporte británico sin limitación alguna por razón de su nacionalidad y residencia.

Sin embargo, partir del 1 de enero de 2021 empezarán a estar vigentes nuevas condiciones para viajar a los países que siguen en la UE. Sus pasaportes deberán contar con al menos 6 meses de vigencia para viajar a la mayoría de los países de Europa -sin incluir Irlanda-.

Asimismo, teniendo en cuenta que a partir de esa fecha los ciudadanos británicos serán considerados como ciudadanos no pertenecientes al Espacio Económico Europeo, se les aplicarán diferentes controles fronterizos cuando viajen a otros países de la UE o del espacio Schengen, como es España

Además, tal y como publicamos en Viajar a España será más difícil para los británicos a partir de enero, es posible que se les haga mostrar un billete de vuelta o de ida y vuelta y también, demostrar que tienen suficiente capacidad económica para su estancia, como ocurre ahora con los viajeros de muchos otros países.

A partir de esa fecha del 1 de enero, salvo que se llegue a un acuerdo diferente, ya que las negociaciones no han concluido, los británicos podrán viajar a otro país del área Schengen, entre ellos España, y permanecer en él hasta un máximo de 90 días, consecutivos o no, en cualquier período de seis meses sin necesidad de un visado para fines tales como el turismo.

Para permanecer por más tiempo -ya sea por trabajar, estudiar, o viajes de negocios-, se deberá cumplir con los requisitos de entrada establecidos por España en este caso concreto, lo que podrá significar la necesidad de solicitar un visado o un permiso de trabajo

Los británicos podrán encontrarse también con complicaciones en cuando a sus licencias para conducir un vehículo, aunque todavía no existe un acuerdo formal al respecto. E igualmente, tendrán más complicado viajar con sus mascotas, ya que dejará de regir el sistema actual de pasaportes para mascotas y en su lugar deberá iniciarse un proceso distinto que podría prolongarse hasta cuatro meses.

Finalmente, y aunque queda todavía un largo y complejo proceso de negociación, también con el roaming gratuito tendrán dificultades los británicos, ya que, salvo que no haya acuerdo en contra, a partir de enero la itinerancia gratuita de los teléfonos móviles en toda la UE, Islandia, Liechtenstein y Noruega terminará para ellos

La emergencia económica

A pocos días para que finalice, el 31 de diciembre, el periodo de transición antes del Brexit, el Reino Unido se está preparando para afrontar la mayor contracción económica "en más de 300 años" -con una caída del PIB de -11,3% en 2020- por efecto de la pandemia de Covid-19, según ha reconocido el ministro de Economía, Rishi Sunak, que avisó de que la emergencia económica "acaba de comenzar".

"El impacto será duradero", afirmó al presentar ante el Parlamento la llamada Revisión del gasto, que establece sus prioridades presupuestarias para el ejercicio fiscal 2021-22, marcado por la lucha contra el virus y el Brexit, que entra en vigor el 1 de enero con o sin acuerdo.

Se espera que el desempleo aumente hasta unos 2,6 millones de personas el año próximo -su nivel más alto desde 2012-, frente a 1,62 millones de desempleados en la actualidad, 300.000 más que en el mismo periodo del año anterior, tal y como publicamos en El Reino Unido se prepara para una emergencia económica de gran impacto.

¿Cuál es la importancia del mercado británico para España? Siga leyendo...

La importancia del mercado británico para España

Como decíamos más arriba, el Reino Unido es, desde hace unos años, el principal mercado emisor de turistas a España, con el 21,6% del total de turistas internacionales en 2019.

Tal y como indica Turespaña, España es, además, el principal destino vacacional del ciudadano británico, con una cuota de mercado de casi el 21,8%. En 2019 pasaron sus vacaciones en España 18,1 millones de turistas británicos, con un gasto total récord de 17.985 millones de euros.

Uno de los factores que ayuda a que esto sea así son las conexiones aéreas entre ambos países, que en 2019 fueron una realidad entre 28 aeropuertos, y la fidelidad del turista británico, que según cifras de Turespaña en un 82% ha visitado España al menos en una ocasión, y en un 40% lo ha visitado siete o más veces.

En 2019, el gasto total del mercado británico fue de 17.985 millones de euros. El gasto medio por persona creció un 2,7% y pasó a los 995 euros. El gasto medio diario fue de 135 euros, con un crecimiento del 6,3%. La duración media de la estancia de sus vacaciones fue de 7,39 días, una cifra que sí va a la baja respecto al año anterior en un -3,4%

La principal asociación de agencias de viajes británicas, ABTA, pide calma ante los temores del sector y confía en que después del 1 de enero los países, individualmente, serán reticentes a perder a los "lucrativos" turistas del Reino Unido, según recoge el medio sectorial TravelMole. Para esta asociación de agencias, cuyo portavoz menciona específicamente a Madeira y a las islas Canarias, algunos de los destinos favoritos de verano de los británicos, los países de la UE no podrán renunciar a los turistas procedentes del Reino Unido.

Pero sea como sea, los gestores, los responsables políticos, los empresarios que trabajan en un destino turístico español altamente dependiente del mercado británico, harían bien en empezar a buscar alternativas a corto y medio plazo. Aunque esté claro que a la larga todo esto mejorará, la incógnita es cuánto tiempo pasará antes de que la afluencia de los turistas británicos se normalice.

Avatar redactor Esther Mascaró Puntí Redactora Jefe

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.