Acuerdo con el GDS Travelport

Ryanair se acerca a las agencias después de haberlas despreciado

Ryanair, después de haber despreciado e insultado públicamente durante años a las agencias de viajes, acaba de dar el primer paso tangible para vender a través de aquellas, mediante la firma de un acuerdo con el GDS Travelport.

En un comunicado, Ryanair destacó que el acuerdo permitirá el establecimiento de una "importante plataforma de viajes para el sector empresarial", un nicho de mercado que la compañía pretende explorar. 

"Esta significativa cooperación tiene lugar después que Travelport ha efectuado recientemente importantes avances tecnológicos, lo que la convierte en el socio ideal para que Ryanair penetre en la industria de viajes", explicó la aerolínea. 

Su director de márketing, Kenny Jacobs, aseguró que la iniciativa contribuirá a mejorar "la atención al cliente y la oferta", lo que permitirá a Ryanair transportar durante 2014 "más de 81,5 millones de pasajeros". 

Ryanair ha tardado en darse cuenta de la evidente. Otras low cost de su competencia lo comprendieron hace tiempo, como easyJet, que hace tiempo llegó a un acuerdo con similar objetivo con Amadeus

En cuanto a un posible acuerdo de Ryanair con Amadeus, desde este GDS ha señalado a este diario que “Amadeus ha estado en contacto con Ryanair pero por política de empresa, no comenta o desvela información confidencial respecto a conversaciones con actuales o potenciales clientes". 

El cambio de actitud de Ryanair respecto a las agencias de viajes se produce como un intento de solucionar la sangría económica que está experimentando su compañía, a tenor las últimas cifras conocidas. Y es que, la low cost ha perdido 35 millones de euros en el último trimestre. Y ello pese a ser la que más vende. Sin duda, esa diferencia entre ingresos y resultados demuestra que no todo se puede basar en el precio. Y esas pérdidas son doblemente significativas, habida cuenta de las subvenciones que esta compañía ha recibido y recibe en de muchos de los destinos a los que vuela.   

 El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, en una de sus habituales apariciones públicas. El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, en una de sus habituales apariciones públicas.

Ahora habrá que ver cómo es recibida Ryanair por las agencias, que no olvidan los insultos que prodigaba su esperpéntico presidente Michael O'Leary contra ellas no hace tanto, acusándolas de “vender más caro” y “engañar a los clientes”. Pero las agencias no son rencorosas, y el business es el business. Aunque mucho tendrá que cambiar Ryanair, especialmente en sus abusivas cláusulas de cancelación y modificaciones, si quiere que la relación con el canal sea fructífera para ambos.  

Es de esperar que ahora las agencias no acepten las cláusulas que no permiten cancelar ni modificar billetes. O que más bien, lo permiten, pero a un precio superior al propio vuelo.   

De insultar a seducir 

Y es que no hace tanto que Ryanair regalaba los oídos de las agencias de viajes con piropos como “parásitos” y “lastre del sector turístico”. Unos piropos a los que se sumaban manifestaciones como las de una representante de la low cost en España: “No sólo no tenemos ninguna intención de vender a través de agencias, sino que cuando detectamos que alguna vende nuestro producto, hacemos todo lo posible para impedir que lo haga. Las agencias encarecen los precios”.        

Por no mencionar la particular guerra de Ryanair contra las agencias online, en la que desaconsejaba reservar sus vuelos en OTA o a través de buscadores y aconsejaba utilizar directamente su página web, para "evitar problemas", puesto que las online cobran "cargos ocultos" y no informan adecuadamente a los pasajeros de sus condiciones de vuelo, aseguraban.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.