Diario 5379 19.09.2018 | 21:29
Hosteltur: Noticias de turismo
Un Análisis de José Manuel de la Rosa

Ryanair busca a las agencias que despreció

8 febrero, 2014

Análisis/ El presidente de Ryanair, Michael O'Leary (el particular Mr. Bean del sector), está irreconocible últimamente. Ya no da ruedas de prensa vestido de torero ni hace muecas grotescas al referirse a la competencia. Y, lo más sorprendente, se guarda mucho de insultar a las agencias de viajes que hasta hace muy poco despreciara.

Al contrario, las busca como solución a la sangría económica que está experimentando su compañía, a tenor las últimas cifras conocidas. Y es que, la low cost ha perdido 35 millones de euros en el último trimestre. Y ello pese a ser la que más vende. Sin duda, esa diferencia entre ingresos y resultados demuestra que no todo se puede basar en el precio. Y esas pérdidas son doblemente significativas, habida cuenta de las subvenciones que esta compañía ha recibido y recibe de muchos de los destinos a los que vuela.

El caso es que, en vista de esta peligrosa situación, Ryanair está en conversaciones con los principales GDS (según han confirmado las propias centrales de reservas) con el fin de poder vender a través de las agencias de viajes, como ya lo hizo hace unos años su competidor Easyjet. Su objetivo es arrancar antes de este verano.

Y la low cost también está intentado incluir su producto en el buscador de vuelos de Google, Flight Search, después de años de guerra con los buscadores y OTA para evitar las comparaciones.

Veremos como es recibida por las agencias, que no olvidan los insultos que prodigaba O'Leary contra ellas no hace tanto, acusándolas de “vender más caro” y “engañar a los clientes”. Pero las agencias no son rencorosas, y el business es el business. Aunque mucho tendrá que cambiar Ryanair, especialmente en sus abusivas cláusulas de cancelación y modificaciones, si quiere que la relación con el canal sea fructífera para ambos.

Es de esperar que, llegado el caso de que finalmente Ryanair entre en el canal de las agencias, éstas no acepten las cláusulas que no permiten cancelar ni modificar billetes. O que más bien, lo permiten, pero a un precio superior al propio vuelo. Por lo pronto, Ryanair ya se está preparando.

 Michael O'Leary en una de sus habituales comparecencias ante la prensa. Michael O'Leary en una de sus habituales comparecencias ante la prensa.

De insultar a intentar seducir

Y es que no hace tanto que Ryanair regalaba los oídos de las agencias de viajes con piropos como “parásitos” y “lastre del sector turístico”. Unas manifestaciones que llevaron a asociaciones de agencias como UNAV a interponer una querella criminal, de la que nunca más se supo.

Unos piropos a los que se sumaban manifestaciones como las de una representante de la low cost en España: “No sólo no tenemos ninguna intención de vender a través de agencias, sino que cuando detectamos que alguna vende nuestro producto, hacemos todo lo posible para impedir que lo haga. Las agencias encarecen los precios”.

Por no mencionar la particular guerra de Ryanair contra las agencias online, en la que desaconsejaba reservar sus vuelos en OTA o a través de buscadores y aconsejaba utilizar directamente su página web, para "evitar problemas", puesto que las online cobran "cargos ocultos" y no informan adecuadamente a los pasajeros de sus condiciones de vuelo, aseguraban.

El tiempo pone a cada uno en su lugar.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 1
El modelo low cost (mejor dicho low price) no funcionará nunca con productos de costes altos (como es la aviación, por ejemplo) por mucho que se quiera ahorrar todo tiene un límite o subenciones que se puedan tener (cada vez menos). No es lógico que te cueste más un taxi al aeropuerto, que lo que te cuesta el vuelo para ir a Londres.