Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Navegación de cabotaje

Los cruceros burbuja de TUI en Canarias podrían replicarse en la Península

La prohibición de escala de cruceros internacionales, introducida en marzo 2020, sigue en vigor en España 18 marzo, 2021 Premium
  • Las navieras buscan nuevas maneras de volver a navegar aplicando estrictos protocolos sanitarios
  • Desde julio de 2020 hasta la actualidad, se han realizado 420 cruceros en varios destinos del mundo
  • CLIA: "El arranque de los cruceros en España debería ser gradual y con múltiples capas de protección"

Cerca de 30 millones de personas en todo el mundo se embarcaron en un crucero en 2019. La previsión era llegar a los 32 millones al año siguiente y de hecho el sector parecía ir viento en popa… Hasta que llegó la pandemia. Ahora las navieras buscan nuevas maneras de volver a navegar aplicando estrictos protocolos sanitarios y miran con esperanza al modelo de “cruceros burbuja” aplicado en Canarias por TUI.

Tras la paralización de los cruceros en casi todo el mundo en marzo del año pasado, las navieras desarrollaron estrictos protocolos sanitarios para prevenir el contagio de coronavirus a bordo.

Así, desde julio de 2020 hasta la actualidad, se han realizado 420 cruceros en varios destinos del mundo, donde han viajado cerca de 350.000 pasajeros, según los datos facilitados por la Asociación Internacional de Cruceros (CLIA). “Esto nos demuestra que los protocolos están funcionando para lo que fueron diseñados: mitigar la propagación de la COVID-19”, dice Alfredo Serrano, director de CLIA España.

No obstante, el regreso de los cruceros -incluso aplicando estrictos protocolos sanitarios- también ha tenido algún tropiezo: Siete positivos de Covid-19 en el primer crucero por el Caribe (noviembre 2019).

Vista de un crucero. Foto EFE/Joel Carrett

Situación en España

Cabe recordar que en España está en vigor todavía la prohibición de escala de cruceros internacionales, introducida en marzo 2020.

Una situación que la asociación de cruceros CLIA intenta revertir. “Estamos en contacto permanente y ofreciendo toda la colaboración a los Ministerios de Transportes y de Industria, Comercio y Turismo. Pero de momento, estamos la espera de la decisión que tome el Gobierno para levantar la prohibición de los cruceros internacionales, aunque no hay ninguna fecha prevista de momento”, dice Alfredo Serrano.

Según indica el director de CLIA España, el arranque de los cruceros internacionales en España debería ser “gradual y con múltiples capas de protección, dado que ninguna medida por sí sola da una garantía al 100%”.

Por ejemplo, los cruceros tienen reservados camarotes para posibles positivos y sus contactos estrechos, han establecido normas para garantizar el distanciamiento físico, han aumentado el flujo de aire fresco y aplican las últimas tecnologías de filtración de aire, han creado pasillos de dirección única para evitar que las personas se crucen, etc.

En algunas navieras los pasajeros incluso llevan pulseras de geolocalización que permiten determinar, en caso de sospecha de coronavirus, dónde han estado y con quién, lo que facilita rastrear sus contactos y aislarlos.

Además, las tripulaciones se someten a test y cuarentenas antes y después de embarcar.

CLIA: “Existe un riesgo de pérdida de posición de España como destinos de cruceros, en beneficio del Mediterráneo oriental"

Pero de momento, la autorización para retomar los cruceros internacionales en España no llega y CLIA advierte que otros países competidores del Mediterráneo pueden tomar la delantera.

“Existe un riesgo de pérdida de posición de España como destinos de cruceros, en beneficio de Italia y del Mediterráneo oriental, donde ya se están trasladando barcos”, dice Alfredo Serrano.

“En el pasado, España recibió turistas prestados de otros países. Pero ahora podría suceder al revés y que hubiese un flujo de cruceristas prestados hacia el Mediterráneo oriental y quizá algunos ya no puedan recuperarse”, añade.

La experiencia de cruceros seguros de MSC y Costa

Una de las navieras que está apostando por Italia es la italiana MSC Cruceros precisamente. “Desde agosto del año pasado, un total de 40.000 pasajeros han navegado en el MSC Grandiosa, gracias a un protocolo autorizado por Italia, Grecia y Malta”, explica Fernando Pacheco, director de MSC Cruceros para España.

Dicho protocolo incluye test de antígenos a todos los pasajeros (con gastos de repatriación cubiertos por un seguro si alguien da positivo); cuarentena previa de la tripulación; excursiones a tierra en una “burbuja social” (al pasajero que salga de esa burbuja e itinerario cerrado se le negará el embarque); rastreo de contactos vía pulsera de geolocalización; reducción de la capacidad de pasajeros a bordo…

De este modo, explica Pachecho, “el MSC sigue navegando por el Mediterráneo occidental e incluso hay pasajeros que, viendo la experiencia tan positiva, han ampliado los días de estancia y llegado a estar cuatro semanas seguidas a bordo”. A partir de mayo, MSC desplegará un segundo buque en Mediterráneo occidental y “esperamos que el gobierno español vuelva a abrir pronto las puertas a los cruceros”, dice.

Otra naviera que comenzó a navegar en septiembre es Costa Cruceros, grupo Carnival. Su director de comunicación para España, Rafael Fernández-Alava, explica por ejemplo que la naviera ofrece a los pasajeros la posibilidad de hacerse pruebas PCR a bordo antes de regresar a sus países de origen y también se ha limitado la capacidad de los barcos para preservar la distancia social. “La tripulación se somete a cuarentenas y PCR antes, durante y después. Y si algún pasajero da positivo, sabríamos en minutos con quién ha estado a menos de dos metros, gracias a pulseras de seguimiento”.

Ahora bien, ¿dan beneficios estos cruceros donde se ha reducido la capacidad?

“No podemos comentar datos de resultado económicos ni de márgenes ni de rentabilidad, al ser el grupo una compañía cotizada en Nueva York y en Londres. Publicamos cuatro veces al año los resultados consolidados”, responde el director de comunicación de Costa Cruceros. En todo caso, admite, “no creo que nadie sea capaz de operar con beneficio con estas capacidades limitadas. Ahora estamos en el proceso de reanudar los cruceros con total seguridad".

El caso de éxito de TUI Cruises en Canarias

Una de las fórmulas que han aplicado las navieras para volver a operar, evitando la prohibición de escalas de cruceros internacionales en los puertos, es llevar a cabo itinerarios de cabotaje. Es decir, una navegación entre diversos lugares del territorio de un estado, sin abandonarlo.

Es lo que han hecho compañías como TUI Cruises, Aida o Hapag Lloyd, donde se han embarcado más de 70.000 pasajeros desde el pasado mes de julio hasta ahora. “Los cruceros domésticos han sido un éxito y de hecho las operaciones se están prorrogando”, explica Alfredo Serrano.

Uno de los destinos donde navegan estos cruceros de cabotaje son las islas canarias y según comenta el director de CLIA España, “hay abiertas conversaciones con otras comunidades autónomas para replicar en la Península ese modelo y protocolos tan completos”.

En todo caso, añade Alfredo Serrano, este tipo de crucero sería "un paso más para la reactivación".

Los 896 pasajeros y los 740 tripulantes del ‘Mein Schiff 2’, del grupo TUI, tienen que realizarse la prueba de la Covid-19 para poder embarcar.

¿Qué resultados han dado esos cruceros de cabotaje en Canarias? Según explica Godja Soennichsen, directora de comunicación de TUI Cruises, esta naviera ha realizado hasta el momento 24 cruceros por el archipiélago desde el pasado noviembre, con 26.000 pasajeros. Además, TUI también ha realizado este tipo de cruceros en Alemania y Grecia.

“Se trata de cruceros para el mercado de habla alemana, siete barcos en total, donde aplicamos un extenso protocolo. De un total de 78.000 pasajeros transportados desde el año pasado, se han registrado menos de 10 casos positivos de coronavirus, que fuimos capaces de identificar, evitando más infecciones, de modo que los cruceros pudieron continuar su ruta prevista".

¿Cómo funcionan los cruceros burbuja de cabotaje?

En el caso de Canarias, la operativa de estos cruceros de cabotaje es especialmente compleja: tras obtener una prueba negativa COVID, los pasajeros ya salen desde Alemania en avión en un "grupo burbuja".

Además, los barcos navegan a un 60% de su ocupación normal y solo se emplean camarotes con balcón.

Es decir, los pasajeros españoles no pueden embarcarse en uno de estos cruceros desde un puerto de las Canarias. "Solo permitimos dentro de nuestro concepto burbuja a pasajeros que empiezan y acaban el viaje en Alemania, transportados en aviones especiales".

De momento, TUI Cruises prevé seguir operando estos cruceros en Canarias para pasajeros de habla alemana durante Semana Santa y más allá. "En las islas canarias contamos con excelentes condiciones para operar: con procesos muy bien establecidos en aeropuertos, puertos y con los proveedores locales para las excursiones", dice Godja Soennichsenye.

¿Podría este modelo replicarse en otros destinos de España?

"Estamos listos para navegar con todos los barcos en verano y esperamos aprovechar la experiencia en Canarias para ir a otros puertos españoles", dice la portavoz de TUI Cruises.

Avatar redactor Xavier Canalis Periodista de Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.